En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Yibuti invierte 10 millones de euros en apoyo de infraestructuras y actividades económicas
...leer más...

Campaña presidencial en Malí Oumar Mariko del opositor SADI promete un país justo y soberano
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Rabat en solidaridad con los detenidos del movimiento Hirak del Rif
...leer más...

Chamisa declara que el ejército de Zimbabue ha abandonado al Zanu PF
...leer más...

El Movimiento Potal de Kenieba prioriza la paz en Malí
...leer más...

Human Rights Watch denuncia las violaciones de Derechos Humanos en la cárcel de Ogaden
...leer más...

China formaliza su presencia en Burkina Faso
...leer más...

Egipto y China refuerzan su relación comercial
...leer más...

La consideración de la mujer en la Cabilia
...leer más...

Sube el precio de la gasolina en Guinea
...leer más...

El opositor togolés Jean-Pierre Fabre esceptico hacia la CEDEAO
...leer más...

139 víctimas de la trata de personas, liberadas en Kassala (Sudán)
...leer más...

La Pastoral Afroamericana y Caribeña se da cita en Colombia
...leer más...

Los refugiados namibios en el campo de Dukwi en Botsuana no serán deportados de inmediato
...leer más...

Se reafirman las relaciones entre Angola y Francia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Nuevos campeones nacidos en África, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Y nos cansamos de enriquecer a nuestros opresores, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Los eslabones del cinturón verde, por Ana Henriquez
...leer más...
Desde Soweto llegan cantando , por Literafricas
...leer más...
Ana Palacios documenta la reinserción de los niños esclavos, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Cómo la energía solar puede hacerse aún más atractiva para África
05/12/2017 -

El coste de la energía solar está cayendo en picado, pero aún quedan algunos desafíos.

Nací y crecí en Kenia, un niño de ciudad criado con un profundo amor por mi hogar ancestral en Oyani. Ubicado entre el Lago Victoria y el Maasai Mara, era un lugar al que llamamos cariñosamente "la tierra prometida".

Cada año, durante las vacaciones de Navidad, mis padres nos reunían a mí y a mis hermanos y nos llevaban desde la ciudad de Mombasa, en el Océano Índico, donde vivíamos, a Oyani, un viaje de más de 1.000 km. Al igual que la mayoría de los niños criados en la ciudad, me quejaba sin parar de pasar dos semanas enteras en una aldea sin agua corriente y, lo que es más importante, sin electricidad. La idea de no tener ni la televisión ni la ducha de agua caliente me hicieron rechistar cada vez que emprendíamos nuestra peregrinación anual.

Pocas personas estaban tan emocionadas como yo cuando, después de más de una década de cabildeo, recaudación de fondos, engatusamiento y súplicas, el gobierno comenzó a extender la red eléctrica a nuestra aldea. Hacerlo requería instalar 17 kilómetros de líneas de transmisión y costó caro a la comunidad de Oyani, el proyecto de conexión llegó a costar más de 170.000 dólares.

Sin embargo, la conexión a la red nacional había sido un sueño desde hacía décadas para los residentes de la zona y rápidamente hicieron el sacrificio necesario. Hoy en día, cuando comenzamos nuestra peregrinación anual a la aldea, lo hacemos sabiendo que tendremos acceso a la mayoría de las comodidades de la vida en la ciudad a las que nos hemos acostumbrado.

Generando electricidad justo donde se necesita

La lucha durante décadas para llevar la electricidad de la red eléctrica a Oyani me dejó claro que, para la mayor parte de la población de África, la conexión a una red nacional seguirá siendo una quimera en el futuro previsible. Al ser el continente menos densamente poblado del mundo, África presenta un desafío único para las formas centralizadas de infraestructura pública, como las redes eléctricas nacionales, un hecho que ha resultado en una enorme inversión deficiente.

Se estima que todo el continente tiene menos kilómetros de líneas de transmisión de energía que Brasil. Solo en Kenia se necesitan 4 mil millones de dólares de inversión adicional en infraestructura de transmisión de energía para satisfacer las necesidades energéticas actuales. Mientras organizaciones como el Banco Africano de Desarrollo trabajan para desarrollar la capacidad de generación de energía adicional, la cuestión de cómo llevar la energía desde donde se genera hasta donde se necesita sigue representando un gran desafío para los planes de África para la electrificación universal.

Sin embargo, los desafíos geográficos y de recursos en África ofrecen una oportunidad única para que el continente cambie la forma de pensar sobre cómo lograr el acceso a la electricidad para todos. Al priorizar la tecnología de las mini-redes, el uso de paneles solares fotovoltaicos y baterías de iones de litio, África puede trazar un nuevo camino hacia la electrificación universal, donde la electricidad se genere justo donde se necesita.

Las mini-redes también se conocen como micro-redes o redes aisladas. Son un conjunto de sistemas de generación y almacenamiento de electricidad interconectados a una red de distribución que suministra electricidad a un grupo localizado de clientes. Las mini-redes a menudo involucran la generación de electricidad a pequeña escala (10 kW a 10 MW).

La principal preocupación cuando se habla de generación de las minis-redes es el costo. Dado que la mayoría de los africanos apenas pueden permitirse el poder de fuentes existentes, ¿cómo podría uno considerar opciones como las mini-redes solares? El costo ha sido una gran barrera para la adopción en el pasado, pero la industria ha experimentado un cambio dramático en los últimos años.

Los precios de los paneles solares cayeron un 80% entre 2008 y 2014, gracias principalmente a los aumentos masivos en la producción en China. El precio de las baterías de iones de litio -el tipo de batería utilizado para alimentar teléfonos celulares, computadoras portátiles y vehículos eléctricos- también ha experimentado una disminución del 80% en los últimos seis años, impulsada por importantes aumentos en la producción de compañías como Tesla.

Debido a estas importantes alteraciones de los precios, la energía solar se convirtió en la mayor fuente mundial de nueva capacidad de generación de energía en 2016, una primicia para la tecnología. Todas estas tendencias apuntan a un futuro dominado por la energía solar, y África puede tomar la iniciativa para hacer de este futuro una realidad superando a la red eléctrica justo cuando superó la red de telefonía fija.

Retos que superar

Sin embargo, a pesar de estas tendencias positivas, aún quedan varios desafíos, que incluyen:

1. Refinar los modelos comerciales de mini-redes: las necesidades financieras de los proyectos de mini-redes difieren de las de los proyectos de energía convencionales. Es necesario perfeccionar los enfoques para financiar los altos costos de interconexión que limitan el mercado para el poder de la mini red. Esto debería incluir un mayor acceso al financiamiento subsidiado que normalmente se ofrece a los proyectos nacionales de extensión de la red.

2. Gestionar la amenaza de la extensión de red: las predicciones más precisas de los planes de extensión de red podrían ayudar a los desarrolladores de mini-redes a elegir sitios con bajo potencial de conexión a la red nacional, lo que haría que los desarrolladores colaboren en la electrificación universal en lugar de competir con red nacional.

3. Asegurar la financiación a largo plazo: existe una gran necesidad de opciones de financiación que tengan plazos de amortización más largos para los desarrolladores de mini-redes. Las ofertas actuales no se alinean bien con los modelos de ingresos que pueden hacer que el poder de la mini-red sea asequible para los consumidores con bajos ingresos en África. Los préstamos con períodos de amortización más largos aumentarían significativamente las tasas de éxito en el despliegue de la mini red.

Hacer frente a estos tres desafíos contribuirá en gran medida a ayudar a que las mini-redes se conviertan en una fuente importante de energía eléctrica en toda África.

Espero con ansia mi peregrinación a Oyani, "la tierra prometida", este diciembre. Sé que sonreiré mientras recorremos las ciudades y los puestos comerciales que hay de camino a mi pueblo. Muchos de ellos muestran signos de la expansión lenta y constante de la energía de la red con bombillas que brillan intensamente en escaparates y puertas.

Sin embargo, demasiados siguen envueltos en la oscuridad, se mezclan en las sombras proyectadas por las colinas que los rodean. Espero ver mini-redes solares aprovechando el poder del sol para iluminar cada uno de estos pueblos durante la próxima década.

John Kidenda

Fuente: African Arguments

[Traducción: Juan Vacas]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Las mujeres que "iluminan" Liberia

- Burkina Faso inicia las obras de la planta de energía solar más grande del Sahel Occidental

- Cuatro consejos para promover la energía solar en África

- La Planta Namibia de energía solar Osona aumenta la energía y crea puestos de trabajo

- Acuerdo para la obtención de energía solar en Mozambique


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios