En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Impuesto "voluntario" en Burundi para financiar las elecciones de 2020
...leer más...

Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...

Suiza devolverá 320 millones de dólares robados por el exdictador nigeriano Sani Abacha
...leer más...

Devolver los 321 millones de dólares de Sani Abacha es un buen comienzo, pero ¿dónde está el resto?
...leer más...

El líder opositor ugandés Norbert Mao, y otros seis parlamentarios, han sido arrestados.
...leer más...

La reina Letizia de España invitada de honor de las mujeres de Casamance
...leer más...

LG en Argelia
...leer más...

El tren de alta velocidad marroquí estará listo para abril de 2018 tras dos años más de espera
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Agroindustria y violencia. por Chema Caballero

23 de noviembre de 2017.

Un informe de Farmlandgrab asegura que el grupo Socfin causa destrucción y desplazamientos en cuatro países de África

El grupo multinacional agroindustrial Socfin no deja de recibir quejas y denuncias en los diversos países africanos donde opera: Nigeria, Sierra Leona, Liberia y Camerún. En todos ellos mantiene enormes plantaciones de palmeras de aceite o de árboles de caucho. En 2016, la compañía, controlada por la familia belga Fabri y el grupo francés Bolloré (liderado por Vicent Bolloré), anunció su llamada política de gestión responsable. Esta fue aprobada para “completar y sustituir los compromisos de desarrollo sostenible del grupo, formalizados en 2012”, dice su página.

Socfin no parece seguir sus propias normas ya que, según se asegura en un informe de la organizaciónFarmlandgrab, sus intervenciones en el terreno conllevan "usurpación de tierras a comunidades locales, desplazamiento de estas, explotación laboral, destrucción del medioambiente, incumplimiento de promesas, represión por parte de la policía o el ejército, muertes y encarcelamiento de líderes comunitarios y activistas medioambientales..."

La nueva política de gestión responsable se refiere a normas medioambientales estrictas, respeto a los derechos humanos, transparencia,certificado de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible(RSPO) que garantiza que el aceite de palma es ecológico y sostenible, o buena gestión entre otras medidas. Pero dado el historial de esta empresa, ¿por qué deberíamos creer que ahora sí va a cumplir sus propias normas y cambiar su trayectoria? Esto es lo que se ha preguntado Farmlandgrab, una organización que lucha contra el acaparamiento de tierras en todo el mundo. Por ese motivo ha analizado lo que está sucediendo en el terreno en algunos de los países en los que esta empresa promueve plantaciones de caucho y palma de aceite.

El resultado está recogido en Socfin’s plantations in Africa: Many places of violence and destruction(Las plantaciones en África de Socfin: demasiados lugares de violencia y destrucción). Este análisis revela la gran brecha que existe entre la denominada gestión responsable y la realidad de violencia y destrucción en torno a las plantaciones que, con la complicidad de los gobiernos nacionales, intentan suprimir la resistencia popular. Vemos con más detalle lo que sucede en los diversos países:

Nigeria

En 1990, Socfin adquirió gran parte de la empresa estatal Okomu Oil Palm Company PLC dedicada a la plantación de palmeras y caucho industrial. En 1998, cuatro aldeas fueron destruidas y sus tierras entregadas a Okomu, en el estado de Edo. Cuando dos años más tarde el pueblo de Makilolo iba a ser desalojado, sus habitantes se resistieron. Las fuerzas de seguridad de la compañía lo bloquearon e impidieron cualquier contacto con el mundo exterior. La presión consiguió que parte de los habitantes firmaran un acuerdo de cesión de sus tierras a Okomu. A cambio esta les permitía vivir en su aldea y continuar con sus labores diarias. Sin embargo, la empresa solo dejó 50 hectáreas como una donación para la comunidad y, además, impuso restricciones sobre su uso, como limitar el derecho a sembrar cultivos alimenticios. Además, el río del que dependía el pueblo para su abastecimiento de agua se contaminó con agrotoxinas utilizadas en plantaciones de palmeras de aceite.

Tras varios litigios, en 2015, el gobierno estatal de Edo ordenó la revocación de los acuerdos de tierras firmados por Okomu que afectan a unas 13.750 hectáreas. Pero hasta ahora la empresa ha desatendido la orden y ha militarizado sus áreas de operaciones. Bajo este escudo militar, ha continuado con la desforestación del terreno para ampliar sus plantaciones de palma de aceite. Como resultado, más de 20.000 campesinos y sus comunidades, que dependen de la selva para sobrevivir, han sido desplazados.

El pasado 21 de junio, a pesar de los intentos de intimidación por parte de las fuerzas de seguridad, comunidades afectadas por las operaciones de Okomu organizaron una protesta masiva contra la complicidad del actual gobernador del Estado de Edo con las actividades de la compañía.

Sierra Leona

Desde que en 2011, Socfin desembarcase en este país,hemos seguido sus actividades en estas páginas.En ese año llegó a la zona de Malen en el Distrito de Pujehun, en la Provincia Sur. En este caso, la empresa pagó 200 dólares por acre expropiado a sus propietarios, por un periodo de 50 años. Además, paga un alquiler anual de 5 dólares por acre, de los cuales la mitad corresponde al propietario y la otra a las autoridades locales y al gobierno central. Estas cantidades son ridículas, si tenemos en cuenta que las familias podrían ganar más de 200 dólares por acre al año si trabajaran sus tierras. y los pocos miembros de la comunidad que podrían obtener puestos de trabajo en la empresa reciben muy poco.

Socfin quería desplazar algunas comunidades, pero la gente se resistió y creó la Organización de Propietarios y Usuarios de Malen (MALOA) después de que 40 campesinos fueran arrestados por la policía durante una protesta contra las actividades de Socfin en 2011. Desde entonces no cesa el acoso a los dirigentes de esta organización: detenciones incluso durante meses, sin juicio, causas penales, multas (de alrededor de 35.000 dólares). La última de estas les ha sido impuesta el pasado mes de julio.

Los pocos vecinos que han conseguido un puesto de trabajo en las plantaciones se quejan de las malas condiciones laborales, especialmente para las mujeres, y de los sueldos que no llegan ni para pagar el colegio de los hijos. También hablan de violencia, abusos y arrestos.

Los miembros de MALOA han organizado sentadas de protesta y exigen una revisión del acuerdo de concesión, así como una investigación independiente de sus quejas. También piden la aplicación de las recomendaciones contenidas en el informe sobre la investigación dirigida por la Agencia de Protección Medioambiental sobre la contaminación del río Malen por los productos químicos utilizados por Socfin. Igualmente, pide la devolución de algunas de las tierras de cultivo a la comunidad y una compensación adecuada por sus tierras y sus cultivos, lo que supondría una pequeña mejora de la situación actual. Sin embargo, saben que sin sus tierras su situación nunca será la misma y por tanto lucharán hasta recuperarlas en su totalidad.La última gran acción tuvo lugar el 21 de septiembre cuando una manifestación de unas doscientas mujeres de MALOA y otras asociaciones que se dirigía a la capital del distrito a pedir a las autoridades que tomen acciones contra Socfin fue disuelta por la policía.

Liberia

En este país, Socfin opera desde 1983, a través de dos de sus filiales: Liberian Agricultural Company (LAC) y Salasa Rubber Corporation (SRC) y controla casi 130 mil hectáreas de tierra gracias a las concesiones obtenidas del gobierno. De ellas 18.000 están destinadas a plantaciones de caucho.

Las comunidades en y alrededor de las plantaciones sufren pobreza extrema, asegura Farmlandgrab. Ya en 2006, la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL) publicó un informeque describía la grave situación de los derechos humanos en las plantaciones: uso de menores de 14 años, uso generalizado de la subcontratación, uso de productos cancerígenos, persecución de los sindicatos, despidos arbitrarios, relaciones con las milicias privadas y su uso para el desalojo de los campesinos que obstaculizan la expansión de las plantaciones. Desde entonces la situación de estas comunidades no ha cambiado.

Camerún

También hemos seguido de cerca el caso de este país en esta sección. En 2000, la empresa pública Socapalm fue privatizada y vendida al grupo Socfin. En 2005, el estado le aseguraba la disponibilidad de 20 mil hectáreas de tierra, sin informar a las comunidades de los acuerdos de compra con Socfin. En la actualidad, la empresa continúa con la expansión de sus plantaciones de palmera de aceite en terrenos pertenecientes a las comunidades, sin pagar alquiler o compensación por ello, denuncia Farmlandgrab.

En 2010, las comunidades afectadas por las plantaciones de Socfin formaron la Asociación Nacional de Poblaciones Campesinas y Rurales de Camerún (SYNAPARCAM), que fue reconocida por el gobierno en 2014.

SYNAPARCAM junto a organizaciones de otros países como la sierraleonesa MALOA, crearon una alianza de personas afectadas por Socfin. En 2013, organizaron acciones en cuatro países para protestar contra la multinacional y reivindicar sus derechos como comunidades. Como resultado de estas acciones, en octubre de 2014, se produjo un encuentro entre estas asociaciones y Vicent Bolloré en París. Pero este no asumió ninguna responsabilidad por los problemas y violaciones causados por su compañía y les remitió a las filiales nacionales de esta. Desde entonces no ha habido ningún avance significativo en el diálogo.

Anteriormente, en 2010, varias ONG camerunesas presentaron una denuncia contra Socfin ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en la que acusaban a la compañía de afectar negativamente los medios de vida tradicionales de las personas y los trabajadores de las plantaciones. La OCDE la tomó en consideración y elaboró un plan de acción para responder a estos alegatos, pero la compañía no lo ha aplicado.

SYNAPARCAM continúa con sus protestas para exigir el acceso de las comunidades afectadas por Socfin a 250 hectáreas de tierra alrededor de sus aldeas.

Conclusiones

Después de analizar estos casos, Farmlandgrab concluye que mientras Socfin formula políticas y planes de responsabilidad, como los que indicábamos al inicio, sus prácticas sobre el terreno son totalmente opuestas. A diario, miles de personas se enfrentan a la destrucción de las tierras de sus comunidades, sus medios de subsistencia y cultura y a una violencia severa en muchas áreas cercanas a las plantaciones de la empresa. Esta actúa con total impunidad bajo la protección de los gobiernos locales que utilizan a la policía y al ejército para reprimir cualquier intento de protesta ante estos abusos y, a pesar de ello, las comunidades locales siguen resistiendo.

Original en : Blogs de El País - África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios