En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El primero de septiembre elecciones legislativas en Mauritania
...leer más...

Dimite el jefe de la policía de Gambia por la muerte a tiros de tres manifestantes en la aldea de Faraba Banta
...leer más...

19.200 toneladas de café exportadas desde Mayombe, en Congo RDC
...leer más...

16.000 desplazados desde enero por la inseguridad en la frontera entre Malí y Niger
...leer más...

Somalilandia libera a un monarca
...leer más...

Las aerolíneas africanas encabezan la nueva lista negra de la Unión Europea sobre seguridad aérea
...leer más...

La misión angoleña de Lukula-Nzenze celebra sus 125 años
...leer más...

El presidente de Costa de Marfil anuncia medidas inmediatas tras las inundaciones que causaron 20 muertos
...leer más...

La policía de Gabón arresta a 5 nigerianos que transportaban cannabis
...leer más...

Incitación a la violencia de género desde las redes sociales en Argelia
...leer más...

La Exposición Internacional de Empleos y Oficios de Burkina Faso
...leer más...

Trescientos cuarenta casas MIBA confiscadas por los jubilados de esta empresa
...leer más...

El norte de África a la vanguardia en Objetivos de Desarrollo según la UA
...leer más...

Marruecos confirma resultados de bachillerato para el 22 de junio
...leer más...

El ayuntamiento de Akanda y Airtel Gabon cooperan para difundir un mensaje en defensa del media ambiente
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Un árbol que podría regenerar las zonas áridas de África. por Bartolomé Burgos
...leer más...
Belgrano, mucho más que el creador de la bandera, Omer Freixa
...leer más...
Una vuelta por Kinshasa
...leer más...
Alex Ikot: de Guinea Ecuatorial al mundo, por Afribuku
...leer más...
Patxi Zubizarreta ¡Corre, Kuru, corre!, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

El problema del turismo voluntario para las ONG es que no sirve de mucho
10/11/2017 -

El turismo voluntario, o el volunturismo, es una tendencia emergente de viajar vinculada a "hacer el bien". Sin embargo, estos esfuerzos para ayudar a las personas y al medio ambiente han recibido fuertes críticas, lo creo por una buena razón.

La capacidad de los "Volunturistas" para cambiar los sistemas, aliviar la pobreza o brindar apoyo a los niños vulnerables es limitada. Simplemente no tienen las habilidades. Y pueden inadvertidamente perpetuar ideas condescendientes e inútiles sobre los lugares que visitan.

La tendencia del volunturismo se ha producido en parte a través de iniciativas de organizaciones bien establecidas a gran escala como UNICEF, Save the Children, CARE International y World Vision. Recaudan dinero para programas que han desarrollado para huérfanos y niños vulnerables.

Sus llamadas han sido efectivas porque los niños necesitados tienden a despertar compasión y porque la tecnología de comunicación moderna hace que sea fácil compartir la llamada para ayudar.

Pero hay peligros en estas apelaciones, que están principalmente dirigidas a audiencias occidentales. Por ejemplo, la cantante Madonna, en su documental I Am Because We Are, dice que Malaui está en "estado de emergencia". Ella dice que hay más de un millón de niños huérfanos a causa del SIDA en el país centroafricano y que están "viviendo en las calles, en edificios abandonados y secuestrados, secuestrados y violados".

La descripción de Madonna es inexacta. No hay un millón de niños viviendo en las calles de Malaui, ni hay altos niveles de secuestro y violación.

Además de a veces crear una impresión incorrecta, estas llanadas han atraído a un número creciente de estudiantes voluntarios, mejor descritos como trabajadores humanitarios aficionados. Tienen la intención de servir a las personas, especialmente a los niños, pero ¿es así?

El problema con el volunturismo

La mayoría de los estudiantes aportan pocas habilidades relevantes a sus sitios de voluntariado. Tampoco están obligados a comprometerse con la participación a largo plazo. En cambio, los voluntarios participan en proyectos de servicio como construcción básica, pintura, tutoría en inglés y matemáticas, distribución de alimentos, o "solo para ser un amigo" para niños percibidos como solos y necesitados de apoyo social.

El "volunturismo" con niños también perpetúa la noción de una África desesperada que necesita la benevolencia de Occidente. Los voluntarios son llevados a imaginar que su compromiso se dirige directamente al sufrimiento. Muchos creen que los niños con quienes trabajan no tienen ningún otro sistema social para apoyarlos material o socialmente.

Esto es evidente a partir de las imágenes y anécdotas que circulan de un África enferma y sufriente. Las imágenes que retratan es que África es incapaz de escapar de la pobreza y la violencia sin la intervención occidental.

Las formas en que los voluntarios se involucran tienden a no abordar las causas del sufrimiento.

El diseño de estos programas conduce a un compromiso superficial para los voluntarios. Esto les dificulta pensar, o hacer algo al respecto, los problemas estructurales que crean las crisis humanitarias en primer lugar.

Estos problemas incluyen la historia, las condiciones sociales, políticas y económicas que enmarcan las vidas de las personas.

Mi investigación sugiere que los estudiantes que participan en estos programas en realidad contribuyen a la mistificación de sistemas más grandes que producen desigualdad, pobreza, patrones particulares de distribución de enfermedades y diversas formas de violencia.

Los programas deben ser revisados

Los problemas descritos aquí no significan necesariamente que el trabajo voluntario deba abandonarse. En un mundo cada vez más violento y xenófobo, este tipo de compromiso intercultural puede ayudar a las personas a comprenderse y apreciarse mutuamente.

Pero si esto se logra, las experiencias de voluntariado deben reformularse y los programas deben revisarse. Cualquier organización que lleve a los jóvenes a lugares de voluntariado en Malaui debería estar preparándoles con información adecuada antes de ir, así como con oportunidades para una discusión crítica durante y después de sus viajes. Muchos de estos programas están asociados con campus universitarios o grupos religiosos organizados que tienen la capacidad de aprender, enseñar y apoyar un intercambio cultural más sofisticado.

Los estudiantes necesitan aprender sobre las historias políticas, sociales, económicas y culturales de los lugares que visitan. Deberían tener la oportunidad de explorar sistemas de pobreza y desigualdad en mayor profundidad.

Lo que es más importante, los estudiantes deben pensar en estas experiencias como intercambios culturales destinados a generar conocimiento y respeto sobre otras formas de ser y no como viajes que "ayudan" a los pobres.

Si los voluntarios pueden entender a las personas con las que trabajan como ciudadanos con derechos en lugar de objetos de caridad, pueden comenzar a pensar en la asociación a largo plazo, la justicia y el cambio estructural.

Creo que el compromiso a largo plazo es la clave. Los médicos, ingenieros, informáticos y tipos de educadores en particular tienen habilidades importantes y podrían hacer contribuciones más duraderas. Los médicos, por ejemplo, podrían capacitar al personal médico en nuevos procedimientos para usar una vez que el voluntario se vaya.

A corto plazo, los voluntarios deberían ver su presencia como un intercambio cultural en lugar de un alivio humanitario.

Andrea Freidus, Profesora Asistente de Antropología, Universidad de Carolina del Norte - Charlotte

Fuente: Quartz Africa

[Fundación Sur]

Artículos relacionados :

- Se revisan en Sudáfrica licencias de ONGs tras la muerte de enfermos mentales

- La complicidad de muchas ONG en África y en el mundo.

- ¿Dónde van nuestros donativos para África?
- "Volunturismo" o la inefable experiencia de hacer el bien, por Alberto Eisman


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios