En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Se aplaza la firma de pacto de paz en Mozambique entre el gobierno y la RENAMO
...leer más...

El IVA entra en el sistema tributario angoleño
...leer más...

Una aplicación para combatir el hambre y el desperdicio de alimentos
...leer más...

El presidente de Burkina Faso pide justicia para todos
...leer más...

La guerra de bandas en Ciudad del Cabo
...leer más...

Grupos armados en África Central utilizan los controles de carretera como fuente de financiación
...leer más...

Impuesto "voluntario" en Burundi para financiar las elecciones de 2020
...leer más...

Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Obiang et alii o cuando los negros aman el sado, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...
El tango, sobre blanco y negro , por Omer Freixa
...leer más...
Senegal ya presume de nuevo aeropuerto , por José Naranjo
...leer más...
Guintche llega a Madrid después de deslumbrar Barcelona, por Wiriko
...leer más...
En el corazón de las tinieblas…, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Jennifer Thorpe

Jennifer es una feminista, activista y defensora de los derechos de las mujeres. Tiene un máster en Política de la Universidad de Rhodes y otro en Escritura Creativa de la UCT. En 2010 comenzó un proyecto de escritura para mujeres llamado "Mi primera vez". Se enfoca en historias de mujeres sobre experiencias significativas de primera vez. Puedess comprar la obra en el sitio http://myfirsttimesa.com o a través de Modjaji Books. La primera novela de Jen, The Peculiars, salió en febrero de 2016 y fue publicada por Penguin. Puedes conseguirlo a través de Takealot.com

Ver más artículos del autor

Lágrimas feministas masculinas
14/11/2017 -

El reciente artículo de Jay Naidoo "Yo pensaba que era feminista, hasta que escuché sus historias" requiere una respuesta.

Mientras que el artículo de Naidoo comienza con un espacio considerado para las historias de mujeres que compartieron relatos de sus abusos, y es positivo en sus reflexiones sobre lo que los hombres pueden hacer para apoyar a las mujeres, hay un párrafo en particular que se mete debajo de mi piel feminista . Lo descomprimiré.

"Agosto - Mes de No Violencia contra las Mujeres, un programa inspirado por el gobierno, es una acusación impactante cuando los que están en el poder continúan abusando de la confianza de las mujeres con impunidad. Estoy cansado de lugares comunes. Necesitamos todos los días para ser un día de respeto a las mujeres".

Estoy cansada de las trivialidades también. Necesitamos todos los días para ser un día de respeto a las mujeres.

Agosto, también conocido como "mes de la mujer", hace que la mayoría de las feministas sudafricanas quieran vomitar. Se caracteriza por eventos aleatorios organizados por el Departamento de la Mujer, un departamento que, desde el principio, raramente ha podido cumplir sus propios objetivos para mejorar las vidas de las mujeres, regularmente pasa de manera irregular, y es, en mi humilde opinión, un obstáculo importante para la igualdad de género dentro de los programas y departamentos gubernamentales.

Los departamentos pasan el mes de la mujer elogiando su propia excelencia y lanzando informes, cuando lo que deberían hacer es sentarse con tesorería y asignar algo de dinero para implementar servicios para las mujeres. A los gobernantes les hemos visto una y otra vez, continúan abusando de las mujeres, sin importar su confianza, con impunidad.

Si bien está claro que desde el punto de vista general de su artículo Naidoo está tratando de dar a las mujeres el respeto que él menciona en la frase anterior, me gustaría desafiarlo en su explicación de la necesidad de este respecto.

Las mujeres son sagradas

Me gusta el lenguaje de ’las mujeres tienen derechos humanos’ mejor, pero eso es probablemente solo una preferencia personal. Es la siguiente frase la que es problemática.

Ellas nos dan vida

¿Podría ser este el uso moderno del término, como he visto a las jóvenes feministas decir "Zadie Smith me da vida"? Tal vez. En ese caso, estoy de acuerdo. Las mujeres me dan vida también. Cada maldito día. Pero, la siguiente oración me hace pensar que esta declaración es un poco más literal que esto.

¿Dónde estaríamos como especie humana si las mujeres desaparecieran? ¡Extintos! Son nuestras madres quienes llevan a nuestros hijos, quienes dan a luz a una nueva vida, quienes amamantan a nuestros hijos y quienes crían y crían a nuestros hijos.

Esto podría ser biológicamente preciso (hasta que los científicos nos cultiven en laboratorios), pero es tan políticamente problemático.

Las mujeres realizan estas tareas, y son duras y dignas de reconocimiento. Pero, ¿y si, tal vez, pensamos desafiar la narrativa de que esta es la única razón por la que las mujeres tienen valor?

Las mujeres no son la suma de sus capacidades reproductivas, y no solo están allí para criar a los niños mientras los hombres hacen todo el ’trabajo real’. Este pasaje también ignora a los hombres que crían y educan niños y que también formaron parte del proceso reproductivo.

Además, está claro que como sociedad realmente no valoramos de todos modos estos rasgos reproductivos. Si bien tenemos baja por maternidad, no es obligatorio que el empleador pague a una mujer durante este tiempo. Muchas madres están en casa con licencia de maternidad haciendo hincapié en la crianza de la vida humana y sobre si pueden permitirse el lujo de comer o pagar las facturas o los controles de salud que necesitan después del embarazo para asegurarse de que estén sanos.

No tenemos una licencia de paternidad legislada, que les dice a las mujeres que no solo valoramos su trabajo por igual a los hombres, sino que queremos que críen a los niños solos porque es su trabajo sagrado y los hombres tienen un trabajo real para hacer.

Esta narración no es útil. Es dañina y refuerza una carga desigual de cuidado, y la subvaloración del trabajo de las mujeres y de los muchos roles que las mujeres juegan en la sociedad fuera de la maternidad. No es feminista Ni siquiera un poco.

Desafortunadamente, el resto del párrafo también nos decepciona de muchas maneras.

Las mujeres son el corazón, el amor, la compasión, la generosidad y la paz que queremos en el mundo.

Hay muchas mujeres que sé que son tan agradables como esto nos hace sonar. Pero también hay un problema con socializar y respaldar a las mujeres como ’bonitas’.

En primer lugar, significa que las mujeres tienen miedo de hablar en situaciones abusivas, como las que describe Naidoo, porque no quieren que las vean como "no amables". Esta narración de la bondad de las mujeres es especialmente dañina para las mujeres jóvenes, a quienes se les dice que digan que sí y sean amables y nunca digan que no. No a los abrazos y besos no deseados de los miembros de la familia. No a los avances de su pareja sexual. No al sexo. No al acoso. No a su maestro desestimándolas.

En segundo lugar, con demasiada frecuencia les enseñamos a las niñas a ser pacíficas, amables y compasivas, y esas son características tan valiosas que debemos tener en la vida. Pero no enseñamos a los niños lo mismo. Les enseñamos a ser valientes, feroces y decididos, y nunca aceptar un no por respuesta. No apoyamos a niños amables y no apoyamos a chicas feroces.

Les enseñamos a las niñas a aceptar y a los niños a seguir intentándolo hasta que lo logren. ¿Puedes ver cómo esto se relaciona con una cultura de violencia contra las mujeres?

Al violar a las mujeres, nosotros como hombres nos violamos a nosotros mismos.

Estoy de acuerdo en que la violencia implica la deshumanización tanto de la víctima como del perpetrador. La desigualdad de género es mala para hombres y mujeres. Si leo esto bien, Naidoo está tratando de hablar con hombres aquí, y les digo que respetar a las mujeres permite una realidad más sana y más igualitaria. Pero cualquier esencia de esta lectura potencial se ve disminuida en la siguiente oración.

Y aplastamos nuestro papel real: ser protectores de lo que es sagrado.

Lo que esta oración hace a la anterior es importante. Dice que los hombres que violan a las mujeres están haciendo lo incorrecto, no porque violar a otro ser humano es malo en sí mismo, sino porque no se están apegando a sus responsabilidades de protección de género.

Las mujeres como protegidas, los hombres como protectores. Un millón de tesis escritas en un millón de cursos de estudios de género en todo el mundo ya han tratado el daño que esta narrativa causa al convertir a las mujeres en la categoría más débil de personas, que requieren la ayuda y la protección de los hombres para vivir sus vidas.

Esto es condescendiente y sexista. Si anhelas proteger, entonces pasa tu tiempo hablando con los hombres sobre el sexismo y el patriarcado y haz que dejen de ser tan violentos. La protección no cambia el status quo, lo mantiene.

Naidoo agrega más adelante en su pieza,

Los hombres debemos aprender a escuchar, con empatía. Tenemos que respetar los espacios sagrados donde las mujeres pueden contar sus historias. Sólo escucha. Sensación. Entender. No para ahogar las voces de nuestras Madres, Esposas, Hermanas e Hijas. Solo cállate y cambia

De acuerdo. Y como alguien que no es madre, esposa, hermana o hija de Jay Naidoo, me gustaría preguntar, como podría hacerlo el presidente actual, escuchar bien.

Si las mujeres merecen respeto, entonces nos merecemos ese respeto por nuestra humanidad, nuestras habilidades y nuestra capacidad de adaptación, no solo por nuestra biología o nuestra importancia o relación con los hombres. Somos mucho más, siempre lo hemos sido.

Jen Thorpe

Fuente: Thought Leader

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Pensé que era feminista, hasta que escuché sus historias

- El feminismo en África Subsahariana

- Feminismo de Estado

- Voces y luchas contemporáneas del feminismo negro. Corpolíticas de la violencia sexual racializada

- Panafricanismo, feminismo y búsqueda de las mujeres panafricanistas olvidadas

- Movimientos feministas etíopes y el papel del Colectivo Setaweet

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (parte 1/4)

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (Parte 2/4)

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (Parte 3/4)

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (Parte 4/4)

- Maboula Soumahoro: “El afrofeminismo es el verdadero feminismo, pues no excluye a ninguna mujer”., por Afribuku

- La tradición es el desafío clave para las feministas africanas en el siglo 21

- Paulina Chiziane, una feminista africana, Por Chema Caballero

- Mujeres egipcias Pioneras del movimiento feminista del s. XX, por Paquita Reche, mnsda


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios