En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...
Guinea Ecuatorial, partidos políticos y elecciones fantasmas, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
No soy negro, soy coloured, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
El Dengue: ¡La Bella Kudugu llora sus muertos!, por Maurice Oudet
...leer más...
África, la eterna promesa , por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Pensé que era feminista, hasta que escuché sus historias
10/11/2017 -

Soy feminista, pero cada día me pregunto cómo vivo esa verdad. Y me doy cuenta de lo arrogante que soy de creer que sé lo que significa ser una mujer en un mundo patriarcal brutal y opresivo. Tuve el honor de compartir un taller educativo de dos días con cinco mujeres extraordinarias que me enseñaron lo que era ser una mujer hoy en día.

"Estaba sentada en una celebración familiar. Tenía ocho años. Recuerdo estar sentada en un banco con un hombre mayor. Puso su mano debajo de mi vestido y su dedo en mi vagina. No sabía por qué este hombre, que era amigo de la familia, estaba haciendo esto. Pero me sentí incómoda. Me escapé. Me sentí avergonzada. Me sentí culpable. Le conté a mi madre. Empecé a temer a los hombres", lo contó Lucie Pagé, mi esposa, mi confidente y el amor de mi vida. Conocía su historia, por supuesto, después de 27 años juntos, pero escucharla contar sus experiencias una tras otra, sentada en el escenario con estas otras mujeres, me hizo estremecer.

Me conmoví. Estaba avergonzado de ser hombre. A pesar de compartir el cuidado y la educación de los hijos, apoyar a mi esposa en su trabajo, cambiar pañales, tratar de ser un hombre progresista, de luchar por los derechos de las mujeres, nunca podría entender el dolor de una mujer de vivir en un mundo lleno de prejuicios contra ellas. El abuso sexual es, a menudo, obra del tío, el primo, el amigo de la familia, que quebrante la confianza e inflige una profunda herida física y psicológica que destruye la confianza en sí misma e infunde temor y enojo en las mujeres.

"A medida que fui creciendo, creció mi miedo a los hombres. Me sentí impotente. Para ayudar a pagar mis estudios, conseguí un trabajo en una gasolinera. Pero era el turno de noche. Estaba sola y los hombres que venían a llenar el tanque sentían que yo también estaba a la venta. Me acosaban como si fuera su derecho de nacimiento palparme. Cuando terminé la universidad, conseguí un trabajo. Era una gran compañía. Tenía que quedarme más allá del horario de oficina para editar el rodaje del día. Mi productor vendría a la sala de edición. De manera general, frotaba su pene contra mi espalda. Ponía sus manos sobre mi hombro.

’Relájate’, dijo, ’Estás demasiado tensa. Te daré un masaje”.

"Estaba aterrada. Él se envalentonó.

’¿Quieres denunciarme? Perderás tu trabajo. ¿Quién te creerá? ", Se burló de mí".

Siento su dolor

"Perdí muchos trabajos para escapar del acoso sexual. Y luego mi miedo creció. Temí a todos los hombres. Tenía miedo de los hombres y su pene. Hablábamos como mujeres Pero nos sentíamos impotentes. La única opción era irse. Pero yo era madre soltera y necesitaba esos trabajos para cuidar a mi hijo. Empecé a sentirme inútil. Me aislé. Tenía miedo de hablar. Se necesitan semanas de preparación para poder hablar en público. Me sentía ridícula, incluso cuando todos sentían que la presentación o aportación que daba era invaluable y brillante. Aunque muchos piensan que tengo confianza y éxito, yo no me siento así. Incluso hoy, cuando un hombre me busca a tientas en un ascensor o en una fiesta, quiero culparme a mí misma. Yo soy la culpable".

Agosto - El mes de No Violencia contra las Mujeres, un programa inspirado por el gobierno, es una proclamación insultante cuando los que están en el poder siguen abusando impunemente de la confianza de las mujeres. Estoy cansada de vaciedades. Necesitamos que cada día sea un día de respeto a las mujeres. Las mujeres son sagradas Ellas nos dan la vida. ¿Dónde estaríamos como especie humana si desaparecieran las mujeres? ¡Extinguidos! Son nuestras madres quienes llevan nuestros hijos, quienes dan a luz a una nueva vida, quienes amamantan a nuestros hijos y quienes crían y educan a nuestros hijos. Las mujeres son el corazón, el amor, la compasión, la generosidad y la paz que necesitamos en el mundo. Al violar a las mujeres, nosotros, como hombres, nos violamos a nosotros mismos y pisoteamos nuestro papel real: ser protectores de lo que es sagrado.

Otro punto de vista fue muy revelador de mi ignorancia. "Crecí en una familia de mujeres", dijo Jackie Zondo, una poderosa líder. "Una madre fuerte con chicas. Me sentía segura. Estaba en la cima del mundo, creyendo en mí misma. Al crecer en barrio de ciudad tuvimos que aguantar las burlas de chicos. Éramos maltratadas, heridas y ellos se burlaban: ’te estamos enseñando a ser una mujer’. Fui a la escuela. Fue lo mismo. Todos los días igual. Aprendí a usar mis puños. Yo estaba sola. No me atrevía a decirles nada a mis padres porque serían amenazados. Sentí una profunda ira que persistió en mi matrimonio y en mi trabajo", dijo Jackie.

"Es muy difícil para mí confiar en los hombres. Incluso en aquellos que dicen que son amables y cultivados. No se trata solo de igualdad. Queremos respeto. Fui una alta ejecutiva en un mundo corporativo masculino. Cuando teníamos una reunión ejecutiva, siempre sentí que las decisiones se tomaban en otro sitio, en algún otro lugar, en algún vestuario. No en la reunión que estábamos teniendo. Cuando desafiaba posiciones, las miradas se ausentaban. Podías sentir el encogimiento de hombros gritando fuertemente: ella es tan orgullosa, enojada, insistente o malintencionada. Mi ira creció y se comía mi alma".

Nosotros, hombres debemos aprender a escuchar con empatía. Tenemos que respetar espacios sagrados donde las mujeres puedan contar sus historias. Sólo escuchar. Sentir. Entender. No ahogar las voces de nuestras Madres, Esposas, Hermanas e Hijas. Solo callarse y cambiar.

Una tercera historia que escuchamos fue la de mi hija, Shanti. Ella tiene 22 años. Ha crecido en un hogar donde siempre hemos afirmado positivamente su feminidad y hemos compartido valores que le dieron la confianza de que ella era igual a cualquier otra persona. Ella creció sin el miedo y la ira que generaciones de mujeres tuvieron que soportar. Eso se evidencio en su historia, "Me siento un poco culpable, escuchando vuestras historias, mujeres mayores. Fui afortunada. Aprendí de mis padres a creer en mí misma. Pero también aprendí a defenderme. Sé cómo tratar a hombres que me muestran falta de respeto. Sé que cada niña en su crecimiento debería tener el mismo derecho. Pero la mayoría no lo tienen. Y esa es toda nuestra lucha. Mientras que los hombres y las mujeres no sean iguales y no destruyamos el patriarcado, nunca tendremos paz en el mundo".

Todos los hombres deberían asimilar estas lecciones. Cada hombre debería sentarse con sus compañeras de trabajo, amigas, familia, y preguntarles: ¿cuál es tu historia? ¿Qué dificultad pasaste en la vida a causa de tu género?

Rajeshree Gandhi, un blogger de la India, usa un término muy interesante que encaja en esta conversación: “mansplaining”. "Es una reacción a la presencia de mujeres en espacios tradicionalmente dominados por hombres y su articulación de sus propias experiencias. Información, trivialidades, anécdotas son utilizadas por “mansplainers” para suprimir el conocimiento y las opiniones de mujeres sobre diversos temas. Es una completa desestimación de las preocupaciones de una mujer a través del silencio, miradas petulantes, risitas y gestos de no asintiendo con la cabeza".

Lo he visto una y otra vez Estoy seguro de que también he sido culpable de esto. No sé lo que significa ser una mujer. Sé muy bien que nuestro mundo necesita desesperadamente un reequilibrio de la energía dentro de nosotros mismos- el yin y el yang- y entre hombres y mujeres. Una cosa que los hombres debemos preguntarnos es: ¿cuál es la energía femenina dentro de nosotros y cómo la expresamos? ¿Con orgullo y placer o con culpabilidad y vergüenza?

Como el padre fundador de nuestra democracia, Nelson Mandela expuso con determinación: "La causa de la emancipación de las mujeres es parte de nuestra lucha nacional contra prácticas obsoletas y prejuicios. Es una lucha que exige el mismo esfuerzo tanto de hombres como de mujeres".

Jay Naidoo

Fuente: Daily Mavercik

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- El feminismo en África Subsahariana

- Feminismo de Estado

- Voces y luchas contemporáneas del feminismo negro. Corpolíticas de la violencia sexual racializada

- Panafricanismo, feminismo y búsqueda de las mujeres panafricanistas olvidadas

- Movimientos feministas etíopes y el papel del Colectivo Setaweet

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (parte 1/4)

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (Parte 2/4)

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (Parte 3/4)

- El feminismo y la lucha panafricana: Desde Anna J. Cooper hasta Addie W.Hunton (Parte 4/4)

- Maboula Soumahoro: “El afrofeminismo es el verdadero feminismo, pues no excluye a ninguna mujer”., por Afribuku

- La tradición es el desafío clave para las feministas africanas en el siglo 21

- Paulina Chiziane, una feminista africana, Por Chema Caballero

- Mujeres egipcias Pioneras del movimiento feminista del s. XX, por Paquita Reche, mnsda


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios