En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...
Guinea Ecuatorial, partidos políticos y elecciones fantasmas, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
No soy negro, soy coloured, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
El Dengue: ¡La Bella Kudugu llora sus muertos!, por Maurice Oudet
...leer más...
África, la eterna promesa , por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Maurice Amutabi

Profesor de historia, becario Fulbright y Vicerrector de la Universidad de Lukenya, Kenia.

Ver más artículos del autor

No necesitas un doctorado para enseñar en la universidad
10/11/2017 -


Ngugi wa Thiong’o tiene dos puestos docentes en la Universidad de California, Irvine, como Profesor Distinguido en Literatura Comparada y Profesor Distinguido de Inglés. No tiene un título de maestría o doctorado, solo una licenciatura. Y él no es el único.

A partir de 2018, La Comisión para la Educación Universitaria (CUE) en Kenia ha dejado claro que a partir de 2018 solo los que tengan un doctorado tendrán empleo como profesores en las universidades. Se ha afirmado que todos los que no tengan doctorado ingresarán como becarios tutoriales y no como profesores asistentes. Todos los becarios tutoriales deben estar registrados para un doctorado o de lo contrario deben ser eliminados de puestos de enseñanza. El puesto de profesor asistente ha sido eliminado. Esto ha provocado ansiedad entre los 8.000 profesores universitarios sin doctorado en Kenia, muchos de los cuales han trabajado como profesores asistentes.

Conozco a muchas personas que, hoy en día enseñan en universidades que han sido docentes por más de 20 años sin doctorado y que temen ser degradados a posiciones de becarios tutoriales apartir del año 2018 sin causa por su parte, sino puras víctimas de las circunstancias. Algunos de ellos fueron mis compañeros de clase y no tuvieron la oportunidad de obtener una Beca Fulbright, Fundación Ford y la Beca de la Fundación Rockefeller de la misma manera que yo la tuve para continuar mis estudios de doctorado en los Estados Unidos de América. Hay algunos que se registraron para un doctorado y lo dejaron después de más de diez años de lucha.

Me gustaría confesar que si no tuviera tenido la oportunidad de obtener mi doctorado en los EE. UU. sería quizás un profesor sin doctorado efectivo en la Universidad de Moi. Muchos de estos profesores sin docctorado simplemente carecen de oportunidades. Me había inscrito para un doctorado en una universidad de Kenia en 1994 y todas las vueltas que uno da me hubieran hecho recibir mi doctorado hoy, con canas y quedandome calvo, y dejando de ser profesor ya que eso tomaría otros diez años después del doctorado.

Kenia tiene 400 profesores titulares, 600 profesores asociados y menos de 7,000 titulares de doctorado. El país necesita conseguir 25,000 titulares de doctorado para cubrir el déficit actual en 73 universidades y 300,000 estudiantes en universidades en el país. El país necesita producir 2.500 doctores anualmente para reducir la brecha en los próximos diez años y, sin embargo, está produciendo poco menos de 200 doctores por año, muchos de ellos a punto de alcanzar la edad de jubilación porque pasan 10 años haciendo un doctorado cuando debería tomar tres años. Uno de los graduados de 2016 de la Universidad de Nairobi, el senador G. G. Kariuki falleció recientemente a la edad de 79 años.

Estoy escribiendo esto porque ha habido algunas desinformaciones según las cuales sería necesario tener un doctorado para enseñar en la Universidad a partir de 2018. Esto no es cierto, ya que la verdadera posición es que el tutorial será el nivel de entrada para el personal docente con una maestría y no profesor asistente o conferenciante como ha sido el caso. El argumento es que hay personas que han enseñado como profesores asistentes durante más de diez años sin intentar avanzar hacia al doctorado porque son permanentes y pensionables y tienen asegurada la permanencia en el empleo. La creencia es que si son contratados por contrato renovable con informes de progreso positivo en doctorado, trabajarán más arduamente para obtener el doctorado y mejorar la calidad de enseñanza en nuestras universidades.

Estaríamos clamando erróneamente por el doctorado como si fuera una panacea, una bala de plata para solucionar problemas que afectan a la educación superior en Kenia. El enfoque en el doctorado en lugar de en la calidad de la enseñanza por titulares de maestría es lo que está causando, en la actualidad, ansiedad entre las partes interesadas en la enseñanza en Kenia. De las 73 universidades de Kenia, alrededor del 50% no ofrecen capacitación de postgrado, lo que significa que los titulados de maestría pueden enseñar eficazmente en muchas de ellas, con supervisión y orientación adecuadas del personal superior.

El profesor Basil Davidson es quizás uno de los eruditos más citados en historia africana. Su trabajo de investigación en África es inmenso y su nombre ha aparecido en casi todas las disertaciones de doctorado sobre historia de África durante los últimos cincuenta años. Mucha gente no sabe que el profesor Basil Davidson no asistió a ninguna universidad. No tenía ningún grado. Sin embargo, fue uno de los historiadores más destacados que he leído y escuchado. He utilizado sus documentales históricos en mis conferencias.

Davidson dejó su educación formal en la escuela secundaria y ascendió de reportero de campo para varios medios de comunicación a profesor universitario y ha escrito algunos de los mejores libros de historia. Se convirtió en miembro honorario de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) en Londres para permitirle enseñar en la universidad. Escribió muchos libros influyentes que incluyen África: Historia de un Continente (1966), África en la Historia (1968), Historia de África Occidental 1000-1800 (1977) y Civilización Africana Revisitada: de la Antigüedad a los Tiempos Modernos (1995). Estos son libros que hemos utilizado como estudiantes de pregrado y posgrado.

Si alguien hubiera insistido en un requisito de doctorado para trabajar en la universidad, el mundo nunca habría conocido al profesor Basil Davidson. Su nombre es mencionado junto a grandes eruditos de la historia africana como B. A. Ogot, E. A. Ayandele, J. F Ade Ajayi, A. B. Itandala, I. N Kimambo, A. J. Temu, Roland Oliver, J. D. Fage, Terence Ranger; Philip Curtin, Ronald Robinson, Adu Boehen, Walter Rodney, Jack Gallagher, William Robert Ochieng ’, Robert Maxon, John Iliffe, entre otros.

En Kenia, el profesor Ngugi wa Thiong’o es quizás el profesor más famoso. No tiene un título de maestría o doctorado, solo su buen título de licenciatura y es uno de los autores más conocidos de Kenia. Él es uno de los mega profesores que Kenia ha producido además de Ali A. Mazrui. No tendríamos al profesor Ngugi si hubiésemos insistido en un doctorado para enseñar en la universidad.

De hecho, algunos de los mejores profesores que el continente africano ha producido como Chinua Achebe, Cyprian Ekwenzi o Wole Soyinka nunca han tenido doctorados, pero sus trabajos son los más citados en el mundo académico.

Los lectores pueden querer saber que además de no tener un doctorado, Wole Soyinka ha sido profesor en universidades como Ivy League, Harvard (actualmente la universidad número uno en el mundo), Yale, Cornell y universidades destacadas como Emory, University of Nevada, Las Vegas y en la Universidad Obafemi Awolowo en Nigeria.

El profesor Francis Fredrick Ojany, distinguido profesor de Geografía de la Universidad de Nairobi, no tiene un doctorado, pero llego a ser profesor titular antes de jubilarse después de 46 años. Mis colegas siempre lo elogiaron por su enseñanza eficaz cuando éramos estudiantes universitarios en la Universidad de Nairobi en la década de 1980. El currículum del profesor Francis Fredrick Ojany está lleno de distinciones desde sus días en la Alliance High School, en la Universidad de Makerere, hasta su maestría en la Universidad de Birmingham, Reino Unido. La falta de doctorado no le impidió llegar a ser profesor titular de la universidad.

El profesor George M. O Magoha es titular de cirugía y urólogo distinguido de la Universidad de Nairobi, no de poco prestigio, que ascendió a vicerrector de la universidad y no tiene doctorado. El profesor Magoha no tiene un doctorado, pero es uno de los administradores universitarios más famosos y logrados que Kenia ha producido. Mirando su CV, uno descubre una gran mente desde sus días en Starehe Boys Center, Strathmore y en la Universidad de Lagos. ¿Por qué se pondría un doctorado como obstáculo a tal talento? Es necesario cultivar la comprensión de que un doctorado no es una condición sine qua non para el éxito en la docencia e investigación universitaria.

La Universidad de Nairobi se hizo famosa por eruditos como Okot P’Bitek, Taban Liyong, Peter Anyumba, Mukaru Ng’ang’a, entre otros, y cuyo denominador común era que no tenían doctorado, solo un buen titulo de maestría. Eran populares entre los estudiantes y algunos de sus alumnos como el profesor Chris Wanjala, el profesor Ralenga Mtaali Osotsi, la profesora Tabitha Kanogo, el profesor Henry Mutoro, el profesor Peter Amuka y el profesor Henry Indangasi son hoy algunos de los mejores del mundo. La falta de doctorado no les impidió enseñar eficazmente en la universidad. Eran profesores y no compañeros de tutoría.

Muchas universidades en países desarrollados aún emplean profesores sin doctorado. El punto de entrada sigue siendo un título de maestría y muchos son lasificados muy alto en términos de calidad de enseñanza, investigación y servicio a la comunidad. Solo necesitas mirar los sitios web de las principales universidades del mundo y observar las calificaciones académicas, y te sorprenderías de ver que un doctorado no sea uno de los denominadores comunes de muchos de ellos. Descubrirías que Ngugi wa Thiong’o tiene dos puestos docentes en la Universidad de California, Irvine, como Profesor Distinguido de Literatura Comparada y Profesor Distinguido de Inglés en la Facultad de Humanidades. Cuando hayas terminado con las 100 mejores universidades del mundo, entre las cuales hay pocas universidades africanas, descubrirás que más del 30 por ciento de sus docentes no tienen doctorado y que son más dotados y eficaces que nuestro profesorado de Kenia.

Me gustaría declarar que algunos de mis mejores profesores en la Universidad de Nairobi no tenían un doctorado. Cuando el profesor Peter Wanyande me enseñó Ciencias Políticas, era uno de los mejores tutores y no tenía un doctorado en ese momento. Hubo muchos jóvenes académicos que fueron nuestros tutores en Historia de África trabajando bajo el profesor Atieno Odhiambo y fueron ciertamente excelentes y populares y no tenían doctorados. Existela evidencia que sugiere que algunos titulares de maestrías son mejores en la impartición de contenido que los titulares de doctorado. No me gustaría abrir un debate sobre este tema porque sé que el doctorado amplió mis horizontes y debería ser aconsejado a todo el personal docente de universidad.

No me malinterpreten, porque sé lo poco refinado y desinformado que era antes de seguir un doctorado con cursos e investigación. El viaje de doctorado fue una apertura de horizontes para mí. Abrió mis ojos y oídos académicos. Añadio valor y no habría escrito 20 libros que son mejores y más sofisticados.

Nunca podré enumerar los beneficios de tener un doctorado para un académico, especialmente alguien que ha realizado cursos, porque son muchos, incluyendo la posibilidad de leer más de 2,000 libros en diferentes campos bajo seguimiento de cursos y revisión de literatura. Asistí a más de 20 conferencias y talleres y publiqué 20 artículos y dos libros cuando estaba terminando mi doctorado.

Sin embargo, la enseñanza en pregrado no necesita un doctorado porque los temas en ese nivel son menos complicados. Sé que muchas universidades quieren que los alumnos en sus primeros años sean dirigidos por profesores graduados de experiencia para promover la alta calidad y la experiencia, pero los beneficios de la alternativa todavía pueden debatirse, especialmente entre los profesores con responsabilidades.

Después de mi doctorado y de convertirme en profesor titular, enseñé a uno de mis antiguos alumnos a nivel de doctorado y me dijo que había disminuido mi entusiasmo y me había vuelto un poco complicado, una forma educada de decirme que era menos interesante en comparación con el tiempo en que no tenía un doctorado y me presentaba frente a la clase citando a Walter Rodney como la Biblia. Muchos estudiantes me han comentado sobre sus tutores y profesores antes y después de que recibieran el doctorado y el consenso parece ser que los titulares de maestría enseñan mejor a nivel de pregrado.

Cuando fui nombrado profesor de la Universidad Moi a principios de la década de 1990, la Escuela de Desarrollo de Recursos Humanos tenía 36 miembros del personal con maestrías y solo dos tenían doctorado: el Decano de la Escuela, George Godia, y el Jefe del Departamento de Comunicación, Mary Lutta-Mukhebi. El resto eran señores y señoras interesados en busqueda. Fueron nombrados profesores y se les permitió progresar y obtener sus doctorados y hoy de ese grupo sin grados han salido, entre otros, el profesor Joshua Kwonyike, el profesor Peter Omboto, el profesor Obi Okumu Bigambo, la profesora Juliet Macharia, el profesor Richard Musebe, el profesor Maurice Amutabi, el prof. Leonard Mulongo,y el prof. Joseph Kibet Rotich.

Después del doctorado, la tendencia de la mayoría de profesores es tomarse unos minutos del tiempo de enseñanza para hablar sobre los días que estuvieron en Harvard, Stanford, Cambridge, Oxford, Illinois, Berkeley, Chicago, Londres, Melbourne, Ciudad del Cabo, Nairobi, etc. haciendo el doctorado y lo brillantes y extraordinarios que eran. No dirán que sus temas de tesis fueron rechazados más de una docena de veces y que fallaron su presentación de defensa al menos una vez. Por supuesto, ellos no se dan cuenta que a nadie le importa un comino si fuiste a Lukenya o Harvard, pero les importa que des una buena clase con buen contenido.

Hay una corriente de pensamiento en la que "expertos" conocedores que no tienen títulos universitarios se incorporan como instructores en las universidades. Son graduados de la Universidad de la Vida y tienen un conocimiento inmenso sobre diversos temas como la medicina indígena y cirugía, el clima etnográfico y la seguridad alimentaria, la astrología y la minería. En los Estados Unidos, muchos expertos americanos nativos reciben a menudo catedras en universidades por su conocimiento de temas indígenas. Tomemos el caso de Kisambira en Busoga, que recibió una cátedra en una universidad debido a su conocimiento de la cultura busoga.

Está el caso de Oliver Mutukuzi de Zimbabwe, a quien se le dio un puesto en una universidad debido a su conocimiento de la música indígena. La Universidad de Kenyatta acogió en su claustro a Daudi Kabaka en su centro de artes. Tenemos muchos casos que merecen compartir conocimiento en universidades como el caso de los Isangomas en Sudáfrica que han sido reconocidos como agentes importantes en medicina alternativa. ¿Por qué no reconocemos a los cirujanos indígenas de Marakwet que abren cráneos para sanar a las personas?

Pero a medida que clamamos por titulares de doctorado para enseñar en las universidades debemos también apoyar los procesos en nuestras universidades para graduar de doctorado a tiempo. Recientemente he estado preparando y entrevistando una lista reducida de estudiantes de doctorado de universidades locales para posiciones de tutorías en nuestra universidad y me ha sorprendido descubrir que algunos se habían registrado para doctorado antes de 2007, lo que significa que han tomado más de diez años. ¿Cómo puede alguien gastar más de diez años preparando un doctorado? Debe haber algún problema con nuestras universidades, académicos y estudiantes en Kenia para mantener a un estudiante en un programa de doctorado durante diez años cuando se necesitan solamente 3 años en otros lugares.

Maurice Amutabi

Fuente: Pambazuka

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- 25 universidades africanas entre las 1000 mejores del mundo

- La Universidad Técnica de Kenia promociona sus estudios de aeronáutica

- La Universidad de Nairobi calificada como la mejor de Kenia

- Ranking de las mejores universidades del mundo: África obtiene 10 puestos

- Cinco universidades africanas entre las mejores del ranking de Shangai

- Descolonizar la universidad en Sudáfrica

- La Universidad sudafricana de Witwatersrand vuelve a la normalidad tras las protestas estudiantiles


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios