En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...

Suiza devolverá 320 millones de dólares robados por el exdictador nigeriano Sani Abacha
...leer más...

Devolver los 321 millones de dólares de Sani Abacha es un buen comienzo, pero ¿dónde está el resto?
...leer más...

El líder opositor ugandés Norbert Mao, y otros seis parlamentarios, han sido arrestados.
...leer más...

La reina Letizia de España invitada de honor de las mujeres de Casamance
...leer más...

LG en Argelia
...leer más...

El tren de alta velocidad marroquí estará listo para abril de 2018 tras dos años más de espera
...leer más...

Gambia ya tiene su primera estación de televisión privada
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Obiang et alii o cuando los negros aman el sado, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...
El tango, sobre blanco y negro , por Omer Freixa
...leer más...
Senegal ya presume de nuevo aeropuerto , por José Naranjo
...leer más...
Guintche llega a Madrid después de deslumbrar Barcelona, por Wiriko
...leer más...
En el corazón de las tinieblas…, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

¿Por qué está Estados Unidos en guerra en África Occidental?
08/11/2017 -


Entre 2006 y 2010, el despliegue de tropas de las fuerzas especiales estadounidenses en África aumentó en un 300%. De 2010 a 2017, el número de tropas desplegadas aumentó en casi un 2000%, ocupando más de 60 puestos de avanzada encargados de llevar a cabo más de 100 misiones en un momento dado en todo el continente.

Los asesinatos del 4 de octubre de cuatro Boinas Verdes de los Estados Unidos en Níger han expuesto una extraña visión de las operaciones militares estadounidenses de largo alcance en todo el continente africano, que se han llevado a cabo casi en su totalidad en secreto.

Funcionarios del Pentágono dijeron el viernes a los periodistas que la emboscada fue llevada a cabo por un grupo autoradicalizado, supuestamente, afiliado a ISIS. El Pentágono admitió además que al menos 29 patrullas similares a la que fue fatalmente emboscada han sido llevadas a cabo por soldados estadounidenses en Níger.

Según AFRICOM, el comando militar estadounidense con base en Stuttgart, Alemania, las fuerzas especiales estadounidenses desplegadas en Níger tienen la tarea de proporcionar entrenamiento, logística e inteligencia para ayudar al ejército nigerino en la lucha contra militantes afiliados a Al-Qaeda en Malí y Boko Haram en la vecina Nigeria. AFRICOM ha declarado oficialmente que sus fuerzas interactúan con el ejército nigerino en capacidad "asesora, no de combate".

Las circunstancias que rodearon la emboscada que resultó en la muerte de los cuatro Boinas Verdes evidencian que la afirmación de AFRICOM de no participación en combate es una mentira. Los asesinatos ocurrieron durante una patrulla conjunta de soldados estadounidenses de élite y fuerzas nigerinas en una remota región hostil en la frontera con Mali, conocida por las frecuentes incursiones realizadas por militantes islamistas. Unos 800 comandos estadounidenses han sido desplegados en bases en Niamey y Agadez, dejando muy claro el papel ofensivo que el ejército estadounidense está realizando en Níger.

Subrayando el incidente está la configuración de Níger en la ofensiva imperialista de Washington a través de África. Los niveles de expansión de las fuerzas militares de EE. UU. desplegadas en todo el continente han adquirido cada vez más el carácter de un ejército de ocupación. Según el Pentágono, hay un total de 1.000 soldados estadounidenses en las cercanías de la cuenca del lago Chad, que incluye el este de Níger, Chad, el norte de Nigeria y parte de la República Centroafricana. Unos 300 soldados adicionales están estacionados hacia el sur en Camerún.

Después de su establecimiento en 2008 como un comando independiente, AFRICOM ha expandido significativamente la influencia militar estadounidense y el despliegue de tropas en el continente africano. Como medida de la expansión militar deEstados Unidos está la construcción de una base de 100 millones de dólares en Agadez, en Níger central, a partir de la cual la fuerza aérea de los EE. UU. lleva a cabo vuelos regulares de drones de control remoto en toda la región del Sahel.

Aumentando el contingente de fuerzas especiales en la región se encuentra personal militar estacionado en varias docenas de bases y puestos de avanzada, incluida una base estadounidense en Garoua, Camerún.

Las unidades de operaciones especiales en África tienen su origen en 1980, después de que el Pentágono creara el Comando de Operaciones Especiales (SOCOM) para llevar a cabo una incursión en la embajada de Estados Unidos en Teherán, Irán, para rescatar a los rehenes estadounidenses. Con los años, SOCOM ha ampliado ampliamente su alcance, y actualmente tiene fuerzas estacionadas en todos los continentes del mundo.

Compuesto por varias unidades de las fuerzas armadas de los EE. UU., Incluidos Green Berets, Delta Force y Navy Seals, SOCOM lleva a cabo un amplio espectro de operaciones ofensivas que incluyen asesinatos, contraterrorismo, reconocimiento, operaciones psicológicas y entrenamiento de tropas extranjeras. Bajo AFRICOM, estas fuerzas forman un subgrupo de SOCOM designado como Comando de Operaciones Especiales en África (SOCAFRICA).

Entre 2006 y 2010, el despliegue de tropas de las fuerzas especiales estadounidenses en África aumentó un 300%. Sin embargo, de 2010 a 2017, el número de tropas desplegadas creció en casi un 2000%, ocupando más de 60 puestos de avanzada encargados de llevar a cabo más de 100 misiones en un momento dado en todo el continente.

La escala de la expansión militar que comenzó con fuerza bajo la administración Obama es parte de una renovada "lucha por África", compuesta de un impulso de gran codicia para un dominio económico sobre los vastos recursos económicos de África que amenaza con transformar todo el continente en un campo de batalla.

Las raices inmediatas de la emboscada de Níger se remontan a la guerra de 2011 de Estados Unidos y la OTAN en Libia, que resultó en la caida y asesinato del líder de Libia, Muammar Gaddafi.

Bajo la administración de Obama, Washington cultivó y armó varios grupos militantes islamistas con vínculos con Al-Qaeda como una fuerza sustituta para llevar a cabo su objetivo de cambio de régimen. El resultante bombardeo de Estados Unidos y la OTAN dejó a la sociedad libia en ruinas, y los combatientes islamistas se dispersaron por el norte de África y el sur hasta el Sahel.

En 2012, como consecuencia de un golpe respaldado por Estados Unidos y Francia contra el gobierno de Bamako, los rebeldes tuareg en el norte de Malí aprovecharon el caos resultante del golpe para organizar una rebelión. Después de que los militantes tuareg comenzaran a tomar el control de las ciudades y territorio a medida que se internaban en el sur de Malí, Francia con el respaldo de la administración Obama desplegó 4.000 soldados en el país para neutralizar a los rebeldes tuareg, estabilizando finalmente el gobierno que, ella misma, había establecido en Bamako.

Si bien la rebelión tuareg pudo haber sido detenida por la ofensiva francesa respaldada por Estados Unidos, los combatientes islamistas de Libia estaban llegando a Malí, y muchos tomaron las armas contra el gobierno títere respaldado por Occidente. Los combatientes islamistas se unieron en gran medida en un gran grupo, declarando lealtad a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Las fuerzas militares de Níger y Chad que participaron en la intervención estadounidense / francesa en Malí se han convertido en frecuentes blancos de los militantes islamistas que comenzaron a realizar incursiones transfronterizas y lanzaron ataques contra patrullas y guarniciones.

El ascenso de estas milicias islamistas en guerra que transformaron África Occidental en un campo de batalla es el resultado final de la estrategia de décadas de Washington de cultivar estas fuerzas como un ejército alterno en sus guerras para cambio de régimen, al principio, en Medio Oriente y Afganistán, y posteriormente en África.

Subrayando el despliegue militar de Francia están los intereses económicos franceses que busca proteger no solo a Malí, sino a través de África Occidental, la región que una vez fue parte de su imperio colonial. En Níger, el gigante energético francés Areva ha establecido operaciones mineras que extraen los ricos recursos de uranio del país.

Por su parte, Washington ha alistado la participación de las fuerzas militares de Burkina Faso, Camerún, Nigeria, Níger, Chad y Malí en su campaña por el dominio del Sahel y el África Occidental, con todos estos países con avanzadas o bases estadounidenses.

Un elemento clave de la expansión militar de Washington en la región son los importantes recursos económicos que pretende asegurar para los intereses corporativos estadounidenses. En nombre de estos intereses, y complementario a su operación militar, Washington ha construido una embajada de 300 millones de dólares en Niamey.

Las intervenciones militares de Washington en África deben verse también como un esfuerzo por contrarrestar la creciente influencia económica de China en el continente. En losúltimos años Beijing ha asegurado acuerdos de inversión con gobiernos africanos en casi todos los sectores de la economía de África.

China National Petroleum Company (CNPC) compró el permiso para la extracción de petróleo en la cuenca Agadem de Níger, y CNPC también construyó y opera la refinería Soraz cerca de Zinder, la segunda ciudad más grande de Níger. Los acuerdos de Pekín para la construcción de oleoductos, que se encuentran actualmente en la etapa de desarrollo, atravesando Chad, Níger, Burkina Faso y Camerún han causado una gran preocupación en Washington.

Eddie Haywood

Fuente: Pambazuka

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 6/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 5/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 4/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 3/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 1/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 2/6)

- El Congreso de Estados Unidos rechaza los recortes de ayuda a África propuestos por Trump

- Estados Unidos despliega nuevas fuerzas en Somalia

- Estados Unidos parece estar perdiendo su guerra secreta en Somalia

- La Política Exterior de los Estados Unidos y las relaciones con Sudáfrica durante y después del apartheid, Por Eduardo Dolado Oreja

- La militarización de Estados Unidos: la tragedia de Somalia

- Recolonizando el Azawad, la “Françafrique” abrazará al Sahel

- Lionel Zinsou: «África debe pertenecer a los africanos»

- La compañía francesa AREVA regala un avión de lujo al presidente de Níger, donde explota el uranio


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios