En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe desafía a los zimbabwenses.
...leer más...

El ZANU PF cesa a Mugabe como presidente del partido y le da de plazo para dimitir como presidente de Zimbabue hasta mediodía de hoy 20 de noviembre
...leer más...

Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Ramos Sierra, Leo

Leonildo (Leo) Ramos Sierra nación en la ciudad suiza de Lucerna en 1.972 .

Sacerdote diocesano de Salamanca destinado en Zimbabue como asociado del IEME, el Instituto Español de Misiones Extranjeras. Llegó a Zimbabue el 26 de julio de 2016 trabaja en la diócesis de Hwange. Vive en una población de unos 3.000-4.000 habitantes llamada Binga, junto al lago Kariba, a lo largo del cual se encuentran los tongas, pueblo bantú que también vive en el fue de Zambia y, en menor medida, en Mozambique

Se define como Buscador de preguntas y de respuestas. De vida y de plenitud. Buscador del hombre. Buscador de Dios. y tabién en su blog Mwapona.com

Ver más artículos del autor


Yo no quiero morir así , por Leo Ramos Sierra

25 de octubre de 2017.

Se llamaba Bathwrong. Sí, sí, como suena. Literalmente “baño incorrecto o equivocado”. No sé qué pasaría en torno a su nacimiento para que sus padres le pusieran ese nombre; o quizá fue un error por parte de la persona encargada de registro: “¿bathroom?” “¿Cuarto de baño?” En cualquiera de los casos no importa ahora.

Bathwrong tenía 12 años y lo conocí casi de casualidad en el hospital, mientras visitaba los pabellones. Como por desgracia pude comprobar después, me pareció un chico con VIH: muy delgado, extremadamente delgado, poca masa muscular, sin fuerza, ojos cansados… allí tumbado en la cama. Me acerqué a la cama unos segundos y le saludé tímidamente, sonriéndonos mutuamente. Ése fue mi único contacto con él.

Unos días después, estaba nuevamente en el hospital, esta vez sentado en uno de los bancos de maternidad, porque allí la cobertura es un poco mejor que en la casa de la misión, donde apenas existe. Estaba allí sentado, decía, y viene a llamarme una de las enfermeras, que a la vez es religiosa, sister Beatina. Quiere que bautice a un niño inconsciente que está muriendo. Está también por allí el párroco y, casi sin saber qué hacer, finalmente, el párroco opta por bautizarlo. Digo sin saber casi qué hacer porque el niño no acude a catequesis ni va a la Iglesia, pero han hablado con la abuela, que tampoco es católica, y lo ve bien. Y una cosa está clara: no es momento de discutir sobre qué hacer o no en esas situaciones; eso ya quedará para nosotros y las hermanas que trabajan en el hospital.

Un bautizo de un niño en peligro de muerte, que no sabemos ni siquiera si quería recibirlo o no, asistido por el párroco, y como testigos la abuela del moribundo, dos hermanas enfermeras, otro enfermero más y servidor. Su madre está en el poblado, recuperándose de una cadera porque la atropelló un coche, y no puede valerse. Su padre les abandonó tiempo atrás y se fue con otra mujer. Y todo esto tiene lugar en la soledad de un pabellón para siete camas, en la que la única ocupada era la de Bathwrong.

Le hemos bautizado. A continuación le he tomado de la mano, para acariciarle, para hacerme presente… No sé. Sentía que tenía que hacerlo. Quería pensar que Bathwrong podía percibir mis manos. Por momentos así lo pensé. Han pasado dos minutos después de su bautizo y sin casi darnos cuenta, ha muerto. Una de las hermanas comenta: “Es como si hubiera estado esperando el bautismo para morir.” Nadie llora, ningún lamento. Ni siquiera la abuela. “Los tongas no lloran fuera de casa cuando se les muere alguien”, me comenta Masimba, el párroco.

Se ha hecho de noche y nos piden llevar el cuerpo muerto de Bathwrong a su poblado, que está a unos siete u ocho kilómetros. De este modo, además, evitamos que la abuela tenga que ir andando por el bosque a esas horas sola. Accedemos a la petición y metemos el cadáver del difunto niño envuelto en una manta en la parte de atrás del 4×4. En este improvisado coche fúnebre van el fallecido, su abuela, el enfermero que estuvo en el bautizo, una hermana y un familiar que ha salido casi de la nada, y que es el que nos guía una vez dejamos la carretera principal hasta llegar al poblado.

En el traslado todo es silencio en medio del bosque. Sólo el ruido del motor. Nadie habla, nadie llora, nadie parece lamentar la pérdida de Bathwrong. Después de un cuarto de hora aproximadamente se empieza a oír un quejido, una especia de lamento, casi aullido. Primero en voz baja, subiendo la voz cada vez más. Estamos llegando a la casa y ya en los alrededores ese lamento es la manera de advertir de la muerte de Bathwrong.

A los dos o tres minutos llegamos a la casa y entonces parece que se desataran todos los lloros y lamentos antes ahogados en la espesura de la noche. Van saliendo de la oscuridad mujeres y niños, que lloran y gritan. A veces parecen una jauría. Van y vienen de un lado para otro. Para mí resulta casi un espectáculo; son como plañideras, por momentos a caballo entre la tragedia y el teatro. También la madre de Bathwrong llora y se lamenta, sentada en el suelo, más retirada de la choza donde hemos dejado al niño muerto. Y mientras, da palmas expresando su sorpresa y su dolor.

El familiar que nos ha guiado hasta el poblado se encarga de que los niños se alejen del muerto, y si es preciso les pega, ya que puede que si están cerca del fallecido el espíritu de éste pase a alguno de ellos. Todo el mundo está alborotado. Dolor. Impotencia. Rabia. Miedo. Oscuridad. Soledad.

Volvemos a la misión. Y en mi corazón pesa la soledad en la que ha muerto Bathwrong en el hospital; inconsciente, sólo con su abuela y unos desconocidos. El dolor ante la impotencia de la muerte. La angustia de esa noche en el bosque. Yo, en mis adentros, encomiendo a Bathwrong al Señor, mientras me entra un escalofrío al pensar que yo no quiero morir así.

Y si prefería escuchar la entrada

Original en : Testigo en Zimbabue



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios