En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Barclays vende el último porcentaje previsto de su división africanafrica
...leer más...

Macron visitó Argelia por segunda vez este año
...leer más...

No más tierras a los chinos en Zambia : opiniones del Dr. Lubinda Haabazoka
...leer más...

El Gobierno de Etiopía cerrará 27 campamentos de refugiados.
...leer más...

El Gobierno de la República Democrática del Congo insta a la población a trabajar para hacer frente a la crisis económica
...leer más...

La República Democrática del Congo contrató a rebeldes como medida de represión contra las protestas
...leer más...

Comienzo de las obras de rehabilitación del ferrocarril de Abiyán a Uagadugu
...leer más...

Nada definido en la carrera hacia la presidencia del ANC en Sudáfrica
...leer más...

Grace Mugabe presuntamente solicita el divorcio
...leer más...

La esposa del coronel del ejército egipcio que se declaró candidato a presidente, confirma su detención.
...leer más...

Más de 1.300 inmigrantes etíopes indocumentados expulsados ​​de Arabia Saudita
...leer más...

Los esclavos en Libia utilizados para el comercio de órganos.
...leer más...

El norte de Nigeria se beneficiará más de la reestructuración del país
...leer más...

La CEDEAO defiende los derechos de las mujeres a la tierra
...leer más...

La Comisión Europea y el Banco Africano de Desarrollo han firmado cinco acuerdos de Cofinanciación para apoyar la infraestructura vial en África Occidental
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Pasividad y compromisos de papel ante el cambio climático, por Ruth García Hernández
...leer más...
El Profesor Mbuyi Kabunda, Premio “Educación” de la Asociación de los Cameruneses en España 2017, por Flavia Garrigós Cabañero
...leer más...
José Manuel Galán prepara la misión nº 17 del proyecto Djehuty en Luxor, por Roge Blasco
...leer más...
S.O.S. La danza contemporánea senegalesa en peligro, por Wiriko
...leer más...
Mipululu o el ulular vital , por Leo Ramos Sierra
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con la Fundación Sur, con la Fundación Fabre, para dar clases de castellano a un grupo de africanas, y forma parte del grupo Pax Romana/Solasbide.

Ver más artículos del autor

Misión y dinero
23/10/2017 -

“Se valiente, la Misión te espera”. Atractivo aunque un tanto voluntarista, ese ha sido el lema escogido en España para este domingo de la Misión. Nuestra vocación, única y personal, nos precede siempre, nunca terminamos de descubrirla excepto en el momento de la muerte. Han pasado dos años desde que volví a mi tierra y observo cuánta gente anda un poco perdida, buscándole sentido a su vida, cuántos jóvenes necesitan que los acompañemos, sin atosigarlos con nuestras respuestas a preguntas de otros tiempos que ya (o todavía) no les interesan. Una vez más descubro la Misión, que también es la mía.

Como lema, prefiero el de algunas diócesis norteamericanas, “Reconociendo la Misión en el corazón de la fe cristiana”. Aunque un poco largo, recoge explícitamente el tema principal del mensaje del papa Francisco para este domingo. Aunque nos precede, la Misión no es algo que está ahí fuera esperándonos. Es ante todo la comunión personal y comunitaria con Jesús de Nazaret que no puede menos que desbordarse como Buena Nueva hacia quienes nos rodean. Allí donde vive todo cristiano es misionero. Aunque a veces preferiría no serlo, y aunque a menudo no estoy a la altura, soy, en comunión con Jesús, su Buena Nueva.

Dicho esto, dos lecturas han marcado mi vivencia de este Día de la Misión. Según el Catholic News Service, Matthew Hassan Kukah, obispo de Sokoto (Nigeria) de visita en Inglaterra, en una entrevista del 10 de octubre vino a decir que si la Iglesia Católica estaba perdiendo su influencia en Nigeria, eso era porque ya no le llegaban las ayudas económicas de una Europa cada vez menos cristiana: “Los embajadores británico, europeos y americano, miman más al Islam que al Cristianismo, porque mayoritariamente se han apartado del Cristianismo”. “No puedo acudir al embajador irlandés o al español y decirles `éstas son las necesidades de la Iglesia Católica´. No les interesa”. Sokoto (11 millones de habitantes, 32.000 católicos) es el centro espiritual del que fue en el siglo XIX el califato fulani de Sokoto. Responsable de una diminuta minoría católica en un estado masivamente musulmán, seguramente que Monseñor Kukah ha leído eso de que somos “sal de la tierra”, llamada a sazonar pero sin que se note excesivamente. Y también aquello de que “no se puede servir a dos señores, à Dios y al Dinero”. Pero juzgando por sus declaraciones parece que le resulta difícil llevarlo a la práctica. Le convendría escuchar a los obispos del Magreb donde las iglesias son espiritualmente fuertes porque han sabido aceptar su evidente fragilidad en personal y recursos. O leer la Carta pastoral que los Patriarcas Católicos de Oriente escribieron ya en 1994 sobre la coexistencia entre musulmanes y cristianos (que son hoy poco más del 6% de la población) en el mundo árabe: “Juntos delante de Dios por el bien de la persona y de la sociedad”. El título lo decía todo.

Es verdad que en defensa de Monseñor Kukah hay que reconocer que su razonamiento es parecido al que ha dominado entre los cristianos europeos que tanto han ayudado a “las misiones”: el misionero sale de su país para ayudar a los pobres, y no se puede ser misionero sin dinero. Recuerdo cómo, allá por los años ochenta, en una reunión de misioneros que trabajábamos en África, un misionero del IEME en Japón que habíamos invitado nos explicaba su sorpresa y desconcierto al oírnos hablar casi exclusivamente de dinero para proyectos de desarrollo. “Cuando llegué a Japón”, —dijo más o menos—, `me sentí `una mierdica´. Los japoneses me ganaban en cultura, en tecnología y en desarrollo. Y me di cuenta de que ser misionero consistía en compartir mi fe en Jesús crucificado, tal como la dijo San Pablo”. Algo parecido me comentó un compañero congolés misionero en el norte de Ghana. “Si se tratara prioritariamente de fomentar el desarrollo me hubiera quedado en el Congo, que está menos desarrollado que Ghana. Aquí estoy ante todo para compartir mi fe en Jesús”.

Con ocasión del domingo de la Misión he vuelto a leer la magnífica carta pastoral de los obispos de Costa de Marfil de 2013 “El Dinero y la Misión”. Tras reconocer la importancia del dinero para mantener las estructuras necesarias para el anuncio del evangelio, y en particular para la formación y manutención del clero, el documento condena con valentía las malversaciones, la mala gestión y el amor por el dinero que muchas veces hacen peligrar en la Iglesia su vida pastoral y la vida espiritual de sus responsables. Para los obispos marfileños, el dinero tiene que venir de los mismos fieles, y nunca se mencionan fuentes externas de financiación.

Tal vez porque viví en la Tanzania de Julius Kambarage Nyerere (1922-1999), gran admirador del obispo de Recife Helder Camara (muerto también en 1999) y en una iglesia todavía bajo la influencia de Joseph Blomjous, obispo de Mwanza hasta 1965, el documento de los obispos marfileños me ha producido esta vez una mezcla de admiración y desasosiego. Nyerere implantó el “ujamaa” y el “kujitegemea”, socialismo solidario a la africana y autofinanciación. Blomjous insistía para que en nuestra vida cotidiana, por respeto a la Misión, a la gente y a nosotros mismos, los misioneros nos contentásemos con lo que nos daban los fieles, sin recurrir a ayudas exteriores. El idealismo casi angélico de Nyerere llevó a su país a la ruina económica y a la corrupción. Con gran honradez Nyerere terminó reconociéndolo y dimitió de manera democrática como presidente de Tanzania en 1985 y como jefe de su partido (Chama cha Mapinduzi) en 1990. Tampoco se llevaron a cabo del todo los ideales propuestos por Joseph Blomjous. Por todo ello me parece encomiable el realismo de los obispos marfileños cuando hablan del dinero, de su necesidad y de sus peligros en el servicio de la Misión. Pero algo muy importante falta en su documento. Si la Misión está en el corazón de nuestra fe, también al utilizar nuestro dinero tenemos que pensar en los hermanos que no pertenecen a nuestra comunidad cristiana. La mayor parte del dinero que consigue en Europa, la comunidad católica de Túnez lo encamina hacia proyectos en favor de no cristianos, administrados en general por asociaciones tunecinas. Creo no equivocarme cuando pienso que esa es también la intención de la mayoría de los europeos que participan en las colectas del Domingo de la Misión.

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Misión y grandes urbes de África Oriental, por Lázaro Bustince

- El cristianismo en el continente africano

- El mito de una Iglesia africana "fiel", por José Carlos Rodríguez Soto

- Los Papas en los inicios de la Trata Negrera , Por Ildefonso Gutierrez Azopardo

- Respuesta cristiana a la visión globalizadora del hombre y de la sociedad desde la Doctrina Social de la Iglesia, Por Jerónimo González Hernando

- Tribus y naciones en la Iglesia africana

- Entrevista a Monseñor Thomas Kaboré, obispo de Kaya, Burkina Faso: “Las mujeres son muy influyentes en la Iglesia católica de Burkina Faso” (programa de radio: Africanía)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios