En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Una organización religiosa de Malaui crea un proyecto para fomentar la no discriminación del colectivo LGBTI
...leer más...

El nuevo líder de Zimbabue, Mnangagwa , promete elecciones para el próximo año y avanza sus medidas económicas
...leer más...

Un funcionario estadounidense asegura que Sudán del Sur se arriesga a más sanciones a causa de la guerra civil en el país
...leer más...

Relación de noticias dadas en Fundación Sur sobre la crisis de los migrantes en Libia
...leer más...

Emiratos Árabes Unidos anuncia inversiones en Mozambique
...leer más...

Indignación africana por subasta de inmigrantes en Libia
...leer más...

La comunidad musulmana ahmadía de Benín hace un llamamiento a la paz y la no violencia
...leer más...

AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Golpes militares en África, por Iván Navarro
...leer más...
Agroindustria y violencia. por Chema Caballero
...leer más...
33 años cumple “Las tinieblas de tu memoria negra”…¿la has leído ya?, por LitERaFRicAs
...leer más...
La epidemia de cólera en Yemen, la de peste en Madagascar y las perspectivas del hambre para el siglo XXI, por José Antonio Barra
...leer más...
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

La cultura de lectura y el Gobierno en Kenia: la visión de un editor
16/10/2017 -

Accionistas en la industria del libro están de acuerdo en que Kenia sufre una pobre cultura lectora, y que esa situación debería ser corregida. Una de las áreas que los editores han señalado en el pasado es el controvertido 16 % de IVA que el gobierno impone sobre los libros. Un editor keniano piensa algo diferente.

"El problema es mucho más profundo que eso", dice Matunda Nyanchama, fundador de Nsemia Inc. Publishers, la editorial que está detrás de los escritores Stanley Gazemba, Moraa Gitaa y Christopher Okemwa, todos los cuales han ganado importantes premios literarios en el país. "Nuestro gobierno parece desconocer que la forma en que contamos nuestras historias nos identifica", y añade. "Tenemos un problema en entender el conocimiento como cultura. Utilizo la publicación de libros para decir a los kenianos que Estados Unidos es políticamente poderoso, pero el viaje comenzó aprovechando la cultura y cercándola con fines de ganancia económica”.

Su interés por archivar conocimientos floreció en la Universidad de Nairobi, donde había ido en 1978 para un curso de Ingeniería eléctrica. Él dice: "La Universidad me sedujo hacia la cultura. Conocí amigos como Stella Awinja Muka, una estudiante de Ingeniería eléctrica como yo, que más tarde se hizo un nombre en los círculos literarios de Kenia, y Simon Gikandi, crítico literario keniano con sede en Estados Unidos". Matunda recuerda que la universidad era entonces un centro cultural muy vibrante. Dice que los estudiantes como él tenían una cultura de lectura bien desarrollada, lo que les motivaba a leer novelas, obras de teatro y poesía, a pesar de que su área estaba en las ciencias. Dice que el gobierno necesita darse cuenta de que tiene la enorme responsabilidad de hacer que su población ame los libros, como lo hizo en los años setenta y ochenta.

Sin embargo, señala que la responsabilidad no debe dejarse solo al gobierno, ya que los kenianos deben también tomar su propia decisión de leer. Él postula que, incluso si los libros fueran gratis, todavía es discutible si todos los Kenyanos escogerían libros y los leerían. "Cuando finalmente fui en 1987 a realizar los estudios del máster en Canadá”, dice el ex vicepresidente de la Comunidad de Kenia en el Extranjero (KCA), "descubrí cómo la cultura del libro impregna la sociedad occidental y su pensamiento. Vi lo madura que es la industria editorial de Canadá. La industria está también fuertemente apoyada por filántropos y por el gobierno”.

Matunda comenta que en Canadá el sistema de bibliotecas está tan bien desarrollado que una pequeña ciudad como Kisumu tendría más de diez bibliotecas. Añade que la mayoría de las librerías de Occidente funcionan como bibliotecas y que uno puede sentarse y leer en una librería. Él observa que los editores son también más transparentes que en Kenia en la manera en que tratan con autores. Piensa que si el gobierno quiere iluminar a los kenianos acerca de los libros como cultura, entonces debe adoptar el mismo enfoque que tomó para asegurar que la telefonía móvil se extendiera a las aldeas y áreas marginadas y que fue responsable de la rápida penetración de telefonía móvil en el país. "Durante mi mandato como vicepresidente de la KCA", recuerda, "fuimos a los centros de administración de Kenia y dijimos que el servicio de telecomunicaciones como estímulo económico necesitaba ser extendido a las áreas marginadas del país a través de un fondo especial. Esta opinión fue incorporada a la nueva constitución, y actualmente el gobierno subsidia a las compañías de telefonía móvil para que difundan sus servicios a las zonas marginadas a través del Fondo de Acceso Universal (UAF). Creo que la misma idea necesita ser probada cuando se trata de libros y cultura de lectura en este país. ¿Por qué sería imposible conseguir un fondo especial para subvencionar a los editores para que difundan sus libros a lo largo y ancho del país?" Añade que tales medidas han sido tomadas en otras partes del mundo y, aunque nuestras circunstancias pueden ser ligeramente diferentes, no significa que no se puedan tomar medidas similares en Kenia.

Pero ¿cómo exactamente se convirtió Matunda en editor?

“En alguna ocasión en 2008", explica, "Moraa Gitaa se acercó a mí con un manuscrito que había estado presentando a editores kenianos durante cinco años. Traté con editores canadienses. Dijeron que era una historia magnífica, pero los lectores canadienses no pudieron identificarse con ella. Así que decidí comenzar una editorial y publicar el libro. Se convirtió en la primera novela conocida de Gitaa, Crucible for Silver & Furnace for Gold. Nunca hemos parado”.

En estos días Nsemia publica en todo el mundo. Aparte de numerosos títulos galardonados de Kenia, la estantería de Matunda contiene Till l m laid to rest, (2009) por un jamaicano; The trial of the Gods (2009), de Botswana; y Love poems, del egipcio Arif Khudairi (2011). "Publicamos contenido auténtico", dice. "Nuestra filosofía editorial gira en torno a la construcción de una situación real de la cultural". Los kenianos se obsesionan con América porque la situación real de la cultura de ese país ocupa nuestra mente. Nsemia ata la propiedad intelectual relacionada con la producción cultural, y usa esos vínculos para beneficiar a nuestra gente”.

El ingeniero eléctrico lamenta que a menudo reciben "manuscritos horribles", y a veces se ven obligados a cobrar a los autores una tarifa de edición. Exhorta a los posibles escritores a aprender el arte de la paciencia cuando se trata de una buena escritura. Comenta que, a diferencia de Occidente, donde los mitos tradicionales están casi agotados, África todavía tiene muchos mitos alrededor de los cuales puede estructurar la producción literaria. Matunda piensa que Occidente llega a África, roba mitos africanos, crea series de películas alrededor de estos mitos, y luego los patenta. Esto, dice él, nunca sucedería si los autores kenianos investigaran sus propios mitos y los publicaran en forma de libro. En ese caso, los visitantes estarían sujetos a las leyes de patentes de Kenia. Añade que el gobierno debe favorecer la industria editorial de la misma manera que lo hace con la telefonía móvil a través del Fondo de Acceso Universal. "Sin embargo, los editores tenemos que hacer más en desmitificar el proceso de publicación para que el autor pueda entender lo que realmente sucede", acepta. "Tal vez necesitamos un poco más de transparencia para fortalecer la confianza entre nuestros autores, que también deben aprender el arte de la paciencia. Lo más importante, debemos equilibrar entre el simple despliegue de libros para el programa escolar y la publicación para el objetivo más amplio de contribuir a la cultura keniana”.

Matunda, que compitió por el puesto de gobernador del condado de Nyamira en 2013, dice que la cultura del libro es la única manera de enseñar a los kenianos a elegir buenos líderes en el futuro. Nunca olvidará ese año. "Investigué lo que mi Condado de Nyamira necesitaba realmente “, explica. He hecho campaña. Después del culto de un sábado, me sorprendió que la gente viniera y dejara, al darme la mano, minúsculos papeles en mis manos. Mire y vi que eran números de teléfono móvil. Mi agente me susurró que los votantes querían dinero. Me quedé anonadado.

Abenea Ndago

* Ndago Abenea es un escritor keniata.

Fuente: African Writer

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Una librería ambulante en nuestras capitales

- Kenia legisla la protección de su patrimonio cultural

- Cultura africana, 16 curiosas tradiciones

- Kenia participará en el Smithsonian Folklife Festival en Washintong

- Una artista keniana diseña kanga revolucionaria para celebrar el amor homosexual

- La mayor Biblioteca Flotante del mundo llega a Namibia

- Fundación Sur, una biblioteca muy cercana por LitERaFRicA

- Una afroamericana recibe depués de 73 años su tarjeta de la biblioteca

- Bibliotecas africanas: donde el ingenio convive con la era digital, por LitERaFRicA

- Fotografías de "vendedores callejeros" vestidos de graduados en Zimbabue se convierten en virales


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios