En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Iniciativas de la iglesia en Burundi para dar asistencia a la minoría étnica Batwa, los pigmeos olvidados
...leer más...

España se asegura el suminisrtro de gas argelino para los próximos doce años
...leer más...

Ghana primer país de África subsahariana en eliminar el tracoma
...leer más...

Kakuma alberga el primer TEDx Talk en un campo de refugiados
...leer más...

El ministro de Educación de Burkina Faso urge a actuar en el sistema educativo
...leer más...

Doble asesinato en una mezquita de Sudáfrica
...leer más...

Iniciada la segunda fase de geolocalización de pesqueros senegaleses
...leer más...

La Iglesia Episcopal de Sudán del Sur pone en marcha una estación de radio en la ciudad de Bor
...leer más...

Un ugandés gana el premio África por desarrollar una prueba de malaria sin sangre
...leer más...

La policía de Maridi advierte a los ciudadanos sobre el intento de suicidio
...leer más...

Desciende la inflación en Nigeria tras dos años de alza
...leer más...

El gobierno de Tanzania impone duras condiciones a los sitios webs
...leer más...

La crisis humanitaria de Malí se agrava con la sequía y la desnutrición
...leer más...

Crisis del agua en Sudáfrica: levantado el estado de desastre natural
...leer más...

¿Argelia en transición?
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Patxi Zubizarreta ¡Corre, Kuru, corre!, por Roge Blasco
...leer más...
El fútbol ghanés al borde del colapso, por Chema Caballero
...leer más...
CAN Femenina: Clasificadas definidas, por Francisco Javier Jáuregui
...leer más...
‘Aquarius’: Una decisión con muchas aristas, por Peio M Aierbe
...leer más...
Una verdad incómoda, Pedro I el salvador y La Balsa de la Medusa, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con la Fundación Sur, con la Fundación Fabre, para dar clases de castellano a un grupo de africanas, y forma parte del grupo Pax Romana/Solasbide.

Ver más artículos del autor

Casarse con un no musulmán en Túnez
27/09/2017 -

Han pasado 23 años. Me habían invitado a una reunión de profesores en la Facultad de Letras de la universidad de Sussa en Túnez. La conversación había girado hacia la desigualdad entre hombres y mujeres. Con el Código del Estatuto Personal de 1956, tras un año de autogobierno y un año antes de la independencia formal, Bourguiba había conseguido que la mujer tunecina fuera la más libre de los países árabes: acceso total a la educación, igualdad de oportunidades políticas, prohibición de la poligamia, libertad para escoger marido y pedir el divorcio… Pero a las profesoras de la facultad no les bastaba: ¿por qué un musulmán podía casarse con una no musulmana y a ellas les estaba prohibido hacerlo con un no musulmán? ¿Por qué tenía éste que pronunciar la shahada (confesando la creencia en el Dios único y en su profeta Mohamed) y hacerse musulmán? “Es un mero trámite burocrático sin consecuencias”, respondían ellos. Pero ellas insistían, porque ya en 1994 comenzaba a ser más que un mero trámite.

Túnez había adoptado en 1959 una constitución aparentemente laica. Pero su preámbulo señalaba la “voluntad del pueblo de mantenerse fiel a las enseñanzas del islam”, y el artículo 1 definía al país como “Un Estado libre, independiente y soberano; su religión es el Islam, su lengua el árabe y su régimen la república”. Ello hacía que aunque fuera la constitución laica la que se aplicaba normalmente, en caso de duda o de vacío legal prevalecía la jurisprudencia coránica. Buen tunecino, Bourguiba manejaba bien el arte de nadar y guardar la ropa. Con argumentos coránicos procuró hacer de Túnez una república laica, pero no siempre lo consi-guió. El caso más sonado fue el del ayuno durante el Ramadán que él rompió públicamente ante las cámaras de televisión alegando que el país estaba luchando una “guerra económica por el desarrollo” y que el Corán eximía del ayuno en tiempo de guerra. No sólo no cundió su ejemplo sino que para los musulmanes más tradicionales fue la prueba de que el presidente se comportaba como un lobo con piel de cordero. En cuanto al matrimonio con un no musulmán, que la constitución no prohibía, una circular del Ministerio de Justicia del 5 de noviembre de 1973 ordenó que no fuera inscrito en el Registro de Estado Civil tunecino. Y ya en 1994, en un ambiente en el que se notaba una creciente reafirmación identitaria y un aumento de la práctica religiosa, las profesoras de la Facultad de Letras constataban que antes de la boda con un no musulmán notarios y alcaldes estaban exigiendo un certificado de conversión firmado por el mufti.

Seis años más tarde seguí de cerca el caso de “Sonia” (no es su verdadero nombre), hija de unos amigos. Él, un hombre de negocios originario de Sfax, y ella, universitaria venezolana. Su novio, un noble siciliano, estaba dispuesto a “hacer el paripé” y pronunciar la shahada. Pero Sonia no lo consideraba un paripé y convenció a su novio para que no lo hiciera. Se casaron por lo civil en Sicilia, sus padres organizaron un gran banquete en Túnez, y viven ahora en Italia. A partir de este 14 de septiembre Sonia y su marido podrán inscribir su matrimonio en el registro civil tunecino. Ese día la Presidencia del país comunicaba oficialmente la derogación de la circular de 1973 por ser contraria al artículo 6 de la nueva constitución tunecina aprobada en 2015: “El Estado protege la religión, garantiza la libertad de creencia, de conciencia y de culto. Asegura la neutralidad de las mezquitas y de los lugares de culto contra toda explotación partidista. Se compromete igualmente a prohibir e impedir toda acusación de apostasía, así como la incitación al odio y a la violencia”.

El caso de Túnez, único país en el que la primavera árabe no ha fracasado al menos de momento, es bastante peculiar. En proporción al número de habitantes, es sin duda el país árabe con más pensadores modernos, tanto laicos como musulmanes. Y es, al mismo tiempo, el país árabe en el que más jóvenes se han unido al Estado Islámico para luchar en Irak y Siria. ¡Dos Túnez diametralmente opuestos! Y sin embargo tras unos años en los que los Hermanos Musulmanes del partido Ennahdha (Renacimiento) han gobernado (bastante mal) el país, Mohamed Béji Caïd Essebsi, el anciano (cumplirá 91 años en noviembre) fundador del partido laico Nidaa Tunis (La Llamada de Túnez) preside hoy el país, gobernado por una coalición de Nidaa y Ennahdha. Evidentemente son muchos los laicos que consideran una traición la colaboración con los hermanos musulmanes. Y también los tradicionalistas musulmanes que ven con malos ojos que Ennahdha decidiera separar lo político de lo religioso en su 10º congreso en mayo de 2016. El caso es que el país, a trancas y barrancas, sigue funcionando en modo democrático, aunque siempre con la amenazante espada de Damocles de la corrupción y del deterioro económico sobre su cabeza.

En ese difícil contexto y cuando casi nadie se lo esperaba Caïd Essesbsi anunció el 13 de agosto su deseo de instaurar la igualdad entre hombres y mujeres en cuestiones de herencia (la tradición coránica prevé que el hombre herede el doble que la mujer), y de suprimir la prohibición que impedía a las musulmanas tunecinas casarse con un no musulmán. La supresión fue anunciada el 14 de septiembre. Al parecer la cuestión de la herencia no ha madurado lo suficiente. Han sido numerosas las voces que principalmente por motivos religiosos, y basándose en la interpretación del Corán, se han opuesto a ambas iniciativas. Algunos han visto en ellas el deseo de reforzar una laicidad debilitada por las divisiones internas de los partidos laicos, en particular Nidaa Tunis, ante los avances lentos pero seguros, planificados a largo plazo, de los Hermanos Musulmanes. Otros hacen notar que el anciano presidente ha aprovechado la vueta a la popularidad de Bourguiba, que el depuesto Ben Alí había intentado hacer olvidar, y de sus iniciativas en favor de la mujer. Puede que también se trate de un gran gesto de quien, por motivos de edad, sabe que no tiene mucho tiempo por delante. De todos modos las profesoras de la Facultad de Letras de Sussa y muchas otras tunecinas pueden ahora sentirse un poco más iguales que los hombres.

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Las tunecinas ahora pueden casarse con no-musulmanes

- Campaña antiacoso de mujeres en Túnez

- Túnez abraza la Corte Africana de Derechos Humanos

- Las mujeres, las grandes perdedoras de la Primavera Árabe


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios