En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Bakwa magazine: desde Camerún al mundo, por Literafricas
...leer más...
Fallece Max Liniger-Goumaz, reconocido como máximo investigador mundial de Guinea Ecuatorial
...leer más...
South african Quijote (I), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
La ayuda al desarrollo no frena las migraciones, por Bartolomé Burgos
...leer más...
África narrada por españoles que han vivido allí décadas, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

La ONU es necesaria en África y en nuestro mundo globalizado, pero esta ONU es irrelevante.
25/09/2017 -

La mayoría de los políticos, economistas y agentes sociales están de acuerdo en que un mundo globalizado requiere una Institución gestora y coordinadora de las Naciones, que sea también global.

Al mismo tiempo constatamos regularmente que esta ONU es ineficaz para resolver los grandes retos de la humanidad, irrelevante porque depende enteramente de la contribución de los poderosos y hasta perjudicial porque encubre las injusticias de tantos dictadores en África y en el mundo, conlleva un gasto desproporcionado ($ 5.500 millones anuales) y sus fuerzas de paz en África han perpetrado toda clase de abusos de la dignidad y derechos humanos, particularmente en las regiones del Kivu, donde cuenta con 10.000 soldados. Ha perdido su credibilidad.

La ONU debería ser una Organización de empoderamiento para líderes y sociedades globales, con una identidad y comportamiento ético ejemplar, con un liderazgo responsable y una inspiración para todos los gobernantes e instituciones tanto culturales, políticas como financieras.

¿Dónde está la ONU, cuando los dictadores se perpetúan en el poder, oprimen y empobrecen a sus propios pueblos en tantos países africanos, cuando tantos millones de migrantes buscan un lugar seguro y son saqueados y torturados por tierra y mar, cuando tantos millones de jóvenes no encuentran oportunidades de vida digna en su propio país y se ven obligados a buscar refugio, cuando tantos gobiernos siguen acaparando tierras fértiles y ricas en recursos por toda África, cuando aumenta el tráfico de personas vulnerables, de armas y de drogas, etc.?

Resulta indignante que la Asamblea General de la ONU invite a dictadores, africanos o de otros continentes, para hablar sobre el Desarrollo Sostenible de los pueblos, Democracia y el Bien Común, cuando se están convirtiendo en presidentes vitalicios, contra la voluntad de sus pueblos, se hacen dueños absolutos de las tierras y recursos naturales de su país, condenando la mayoría de sus ciudadanos a la miseria.

Gobiernan a sus países como si fueran propiedad privada de su familia y de su clan, y tienen la desfachatez de pronunciar discursos sobre la dignidad y derechos humanos. ¿Cómo puede la ONU ser un cómplice irresponsable y tolerar tales discursos sobre el desarrollo sostenible y Derechos Humanos?

Mientras tanto, más del 80% de los jóvenes no encuentran trabajo ni oportunidades para una vida digna, y se ven obligados o forzados a emigrar a países como Arabia Saudí, Irak,…con las promesas de un buen trabajo, para encontrarse en una degradante esclavitud.

Conozco enfermeras y trabadoras ugandesas, que fueron exportadas a Arabia Saudí, con halagadoras promesas, para encontrarse con salarios de miseria y una explotación brutal, que les obligó a pedir auxilio al gobierno ugandés.

A Hasifa Walugambire, de Jinja en Uganda, le prometieron un trabajo en un banco de Oran. Ganaría 690 USD al mes. A través de Kenia llegó a Oran, donde sus primeros seis meses fueron un infierno. Volvió a casa con las manos vacías, según Evelyn Litri.

Miles de ugandesas abandonan su país para marcharse todos los años a Arabia Saudita y Qatar, para trabar como niñeras, cocineras y asistentas de hogar. Pero la explotación y el abuso están a la orden del día y terminan siendo víctimas de la trata de personas y de graves abusos. “Los empleadores nos desnudaban y nos pegaban a diario, diciéndonos que regresáramos a nuestro trabajo. Debido a las paliza y a los males tratos, algunas de las chicas enloquecieron,” dice Hasifa. Contactó con su familia de Uganda y pudo regresar a su familia.

A finales de 2015, Arabia Saudita y Uganda firmaron un acuerdo que podría haber creado hasta dos millones de puestos de trabajo para los ugandeses-as en esta nación del Golfo, rica en petróleo. En enero 2016, el acuerdo fue anulado después de que el Parlamento ugandés prohibiera el tránsito de trabajadores migrantes a Sarabia Saudita tras unas escandalosas revelaciones de abuso y torturas.

Según el informe de Janat Mkwaya, ministra ugandesa de Género y Asuntos Sociales, ante el Parlamento, esta prohibición oficial no impide que los jóvenes sigan saliendo para buscar trabajo. Con cerca de 59.000 ugandesas-es trabajando actualmente en Oriente Medio, según el Ministerio de Trabajo, Uganda recibe cada mes cerca de 6 millones de USD en concepto de remesas. Todos se aprovechan de las personas más vulnerables.

El gobierno ugandés busca firmar acuerdos de trabajo para ugandeses, con Arabia Saudí, Jordania, Kuwait, Katar etc. La experiencia hasta ahora ha sido degradante.

Sin embargo la Confederación Sindical Internacional (CSI) así como Human Rights Watch desean abolir estos acuerdos que no ofrecen ninguna garantía, y exigen al gobierno ugandés que tome como prioridad la creación de puestos de trabajo digno para sus jóvenes, en el propio país.

Para coordinar la denuncia de tales abusos e injusticias, para la trasformación de tantos conflictos violentos y para la promoción de una gobernanza responsable y de nuevas oportunidades, trabajo digno especialmente para los jóvenes y un desarrollo sostenible en todos los países africanos y del mundo, necesitamos una Institución Global: una ONU de los Pueblos, representativa, eficaz, responsable y profética.

Necesitamos, no una ONU renovada, sino radicalmente nueva, que sea representativa de todos los Pueblos y gobiernos, que sea eficaz en la promoción de gobiernos y poderes (legislativos, ejecutivos y judiciales) centrados en el desarrollo sostenible y ecológico de los ciudadanos, y que sea ética potenciando una distribución justa y equitativa de los recursos, buscando el bien común en todos sus compromisos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios