En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Ávila laurel , Juan Tomás

Juan Tomás Ávila Laurel, escritor ecuatoguineano nacido en 1966 en Malabo, de origen annobonés actualmente reside en Barcelona . Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobre África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.

En Bitácora Africana incorporamos el Blog "Malabo" que el escritor ecuatoguineano Juan Tomás Ávila Laurel escribe para la revista digital FronteraD .

Desde la Fundación Sur agradecemos a la dirección de FronteraD y al escritor Juan Tomás Ávila Laurel la oportunidad de poder contar en nuestra página web con esta colaboración.

Ver más artículos del autor


Cárcel, caca, dibujante , por Juan Tomás Ávila Laurel.

22 de septiembre de 2017.

Son tiempos de ir al grano. Desde que Guinea asumió la independencia, subió al poder Macías, el tercero o cuarto en discordia, y tras demostrar que no tenía idea sobre cómo gobernar un país, no sólo no convocó a los guineanos para ver qué se podía hacer, sino que acabó declarándose vitalicio, precisamente cuando su incapacidad era manifiesta. Y cerró el país, impidiendo que la gente fuera testigo de su profunda ignorancia. Y llamó a los que eran tan mentirosos, tontos y criminales como él, gente que no se había opuesto nunca al colonialismo, y empezaron a matar a los demás, a los otros, con acusaciones infantiles.

En aquel tiempo obscuro y tenebroso emergieron las figuras de Ondo Ela y Cayo Ondo. Eran los que mandaban en la tétrica cárcel de Blay Beach, conocida por Black Beach, por aquella connotación negativa de la palabra negro. Ahí “saludaban” a los presos, que eran inocentes, todos, con porras o barras de hierro en la espalda. Ya estaban espiritualmente tan enfermos que no podían vivir sin torturar. Y tanto mataban como obligaban a los presos a hacerlo para aliviarse. En Blay Beach no se daba de comer, así que las mujeres que bajaban allá, para ser violadas si era el deseo de los malvados aquellos, apenas sabían si su comida se tiraba o la comían otros, porque no veían a sus familiares presos. Fue incomprensible que aquella cárcel no fuera echada abajo cuando el gran jefe Obiang llegó al poder. Ondo Ela murió de viejo, bajo la malvada soberanía de Obiang, y Cayo murió anteayer, de viejo y mala persona, sin ser juzgado.

Si no hubiera sido por la presión internacional la situación de los presos no hubiera cambiado, y hoy dan de comer allá a duras penas. Pero por lo que sabemos, cuando llegan allá abajo los presos a los que consideran enemigos suyos, que son personas que han sido críticas con su malvada forma de tratar el tema del poder, hacen juramentos de que lo tienen que pasar mal. Ahora corre la noticia de que a estos “enemigos”, siendo hombres, los violan para consumar la humillación. En el caso de las mujeres la violación ya era moneda de curso legal. Pues resulta que a este sitio han llevado a Ramón Esono, y porque, como dibujante que es, ha estado haciendo caricaturas de los que están el poder. Entonces llega a Guinea y fabrican una mentira y ahora se frotan las manos. Ah, estando en vida, y sin desconocer todo esto, se permitió que la Guinea de Obiang se hiciera miembra no permanente del consejo de seguridad de la onu, todo con letras minúsculas. Se me olvidó la caca. Es que en Blay Beach los que estaba en las celdas, y he conocido a más de uno, se cagaban encima y ya se lavaban cuando se les daba por abrirles el que les tocara de guardián. Esto es lo que tenemos.

Original en : Fronterad



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios