En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...

Aumenta a 46 el número de los casos del ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

Las trenzas, identidad y rebeldía afro en Panamá
...leer más...

Sudán y Qatar analizan la implementación del proyecto del puerto de Suakin
...leer más...

El BMCE Bank of Africa galardonado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
...leer más...

El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...

Naciones Unidas convoca un comité de emergencia sobre el ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

La falta de combustible en Sudán provoca el aumento del costo y la escasez de agua y comida
...leer más...

Ha muerto la periodista marroquí María Latifi
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El fotógrafo Mário Macilau explora nuevos lenguajes, por Wiriko
...leer más...
Extranjeros en su propia tierra, por Nestor Nongo
...leer más...
Inapropiados e inapropiables: ¿Puede el arte seguir siendo crítico?, por Literafricas
...leer más...
El mundo del despropósito, por Gaetan kabasha
...leer más...
Fisioterapia como alternativa a la mendicidad, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

Boicoteo a la Humanidad y las raices de esta destrucción. Ha llegado el momento de Los Pueblos
08/09/2017 -

Cuando Federico Mayor Zaragoza, presidía la UNESCO, además de crear la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCM), escribió un ensayo, titulado: “Mañana siempre es tarde”. Reclamaba un análisis riguroso de la pérdida de calidad de habitabilidad humana y natural de la Tierra.

Entre los muchos comportamientos humanos, científicos, políticos y económicos, que boicotean, marginan y destruyen la habitabilidad de la tierra, como son: el tráfico de armas, de drogas, la trata de personas, el acaparamiento de tierras y recursos, el rechazo de los refugiados, las emisiones excesivas del CO2, la corrupción de los poderosos, la gobernanza irresponsable, encontramos estos años el aumento de grupos fundamentalistas armados, como los yihadistas y otros, que pululan por todo el globo, masacrando vidas humanas inocentes y destruyen al mismo tiempo la habitabilidad de las naciones.

Los recientes zarpazos sangrientos de algunos grupos yihadistas fanáticos en Barcelona y otras ciudades europeas, africanas y globales, nos despiertan a una nueva crueldad de destrucción y odio hacia personas diferentes, y hacia el planeta.

Después de los atentados se analizan los ataques desde el punto de vista policial y de seguridad ciudadana y solo se habla de un tipo de terrorismo internacional: el causado por los grupos yihadistas o radicalizados.

Este análisis parece ser muy limitado, parcial y politizado. ¿Quién analiza las causas humanas, sociales, económicas, políticas, religiosas de tanta violencia y corrupción en nuestras familias, pueblos, partidos políticos, empresarios, bancos y gobiernos?

Constatamos una gran dosis de complicidad, e incluso de comportamiento hipócrita, en muchos políticos, gobernantes, empresarios y poderosos del mundo, cuando hablan de derechos humanos y respeto a todas las personas, y al mismo tiempo siguen favoreciendo el tráfico de armas, explotando los recursos naturales y minerales de los pueblos africanos, aun con grupos armados, acaparando riquezas sin límites a costa de los empobrecidos, la trata de personas vulnerables y levantando muros a los refugiados que buscan poder vivir con dignidad.

Luego, para lavar la imagen, lanzamos las campanas al vuelo cuando concedemos algunas “ayudas, limosnas, y donaciones”, a través de nuestras fundaciones y proyectos, y lo llaman: "ayuda al desarrollo."

La Biblia nos recuerda con frecuencia que Dios no quiere tales ofrendas, sacrificios y limosnas, sino justicia social, solidaridad real y sin tratar a los demás como quisiéramos que nos tratasen a nosotros.

Los comportamientos humanos, sean de carácter étnico, cultural, político o religioso, cuando son radicalizados y violentos, causan exclusión, división y muerte de personas, aun de una misma familia, región, país y edad.

Estas mismas dimensiones y valores pueden favorecer integración, enriquecimiento cultural y bienestar, cuando son bien asimilados y compartidos en respeto mutuo y buscando el bien común.

Mencionaré tres, entre las causas que considero fundamentales y a la raíz de estos comportamientos que boicotean y destruyen la habitabilidad y convivencia en nuestro Planeta.

La primera es: el deseo desenfrenado de poder y de acaparamiento de recursos.

Todos buscamos y trabajamos para un desarrollo integral y una vida más digna de los pueblos. La ambición de poder y de acaparamiento de recursos, a cualquier precio y por todos los medios, es quizás la raíz más profunda de tanto empobrecimiento, violencia, sufrimiento y muerte de millones de personas vulnerables y descartadas.

La segunda es: el individualismo exagerado que se olvida de la solidaridad con los demás.

Pensar que una persona puede ser feliz por si sola es irreal e imposible, porque somos seres sociales. Imaginar que los bienes, por si solo pueden hacerme feliz es falso y estresante. La autonomía responsable de cada persona va siempre unida y entrelazada con la solidaridad con los demás. No seré feliz si no me cuido las personas que viven a mi lado y de las más necesitadas. Nos necesitamos todos. Toda autonomía, personal y social deben ir unida a una real solidaridad con los demás, sin excluir a nadie.

La tercera es: la pobre calidad de la educación humana, académica, social y espiritual.

Todas las personas, sobre todo los jóvenes, necesitamos una educación integral y holística que promueva el desarrollo armonioso de todas las facultades y dimensiones de cada ser humano, como son: la dimensión humana, social, académica, emocional, y espiritual. Limitar o mutilar cualquier dimensión fundamental del ser humano, por motivos radicalizados fomentan actitudes y comportamientos fundamentalistas que causan división, exclusión y violencia hacia las personas y el mismo planeta.

Ha llegado el momento de los pueblos en África, Europa, América, Asia y Oceanía. Si algún gobernante, institución o empresa quiere boicotear la Humanidad y el Planeta, los pueblos debemos denunciar dichos comportamientos destructivos. aislar empresas explotadoras, y fomentar juntos comportamientos, líderes y cooperativas, centradas en el desarrollo integral y sostenible de cada ser humano, de todos los pueblos y del mismo planeta o casa común.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios