En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...
Aproximación ideológica sobre lo afrovenezolano en la historiografía venezolana : una mirada antropológica por Meyby Ugueto-Ponce
...leer más...
Ocupación del espacio y Usos de los recursos naturales en el Alto Atlás marroquí : el caso de los agro-pastores bereberes Aït Ikkis y el agdal del Yagour. por Pablo Domínguez
...leer más...
Ruanda: Las causas profundas que dificultan el relanzamiento de la agricultura, por Charles Ndereyehe
...leer más...
El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...

Blog Académico

Noticias
EE.UU. no dará mas visados a los funcionarios de Guinea
...leer más...

Namibia aclara su voto sobre el ’R2P’ - Responsabilidad de Proteger - en Naciones Unidas .
...leer más...

La basura tecnológica de los países desarrollados infecta la sangre africana
...leer más...

La Comisión Nacional de Derechos Humanos condena la deportación arbitraria de los presos políticos saharauis de Gdeim Izik
...leer más...

La ONU organiza una cumbre de alto nivel contra los abusos y la explotación sexual
...leer más...

25 universidades africanas entre las 1000 mejores del mundo
...leer más...

Museveni habla en la Asamblea de la ONU el martes: 19.9.2017
...leer más...

Los obispos de Togo piden volver a la Constitución de 1992 para resolver la crisis
...leer más...

Los países donantes desvían una parte creciente de la ayuda al desarrollo para los refugiados
...leer más...

Especulación con los medicamentos en Madagascar ante los casos de peste
...leer más...

RD Congo entre la violencia y el cólera
...leer más...

El artista Nse Ramón detenido en Malabo
...leer más...

ACNUR elogia la hospitalidad de Angola con los refugiados de la RD Congo que huyen de la violencia en su país
...leer más...

Zuma : la oposición carece de políticas para derrocar al ANC en las elecciones en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Sudán del Sur dice que el secularismo fue parte de la guerra de liberación
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
1 de septiembre de 1961: comienza la Guerra de Independencia Eritrea, por Mario Lozano Alonso
...leer más...
El dibujante Ramón Esono, detenido en Guinea Ecuatorial, por José Naranjo
...leer más...
Lucia Asué Mbomio Rubio reflexiona sobre las mujeres pioneras que se casaron con negros y la identidad mestiza, por Roge Blasco
...leer más...
Nambowa Malua: “Las redes sociales están influenciando enormemente museos y galerías”, por Wiriko
...leer más...
Yo, escritor, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

Boicoteo a la Humanidad y las raices de esta destrucción. Ha llegado el momento de Los Pueblos
08/09/2017 -

Cuando Federico Mayor Zaragoza, presidía la UNESCO, además de crear la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCM), escribió un ensayo, titulado: “Mañana siempre es tarde”. Reclamaba un análisis riguroso de la pérdida de calidad de habitabilidad humana y natural de la Tierra.

Entre los muchos comportamientos humanos, científicos, políticos y económicos, que boicotean, marginan y destruyen la habitabilidad de la tierra, como son: el tráfico de armas, de drogas, la trata de personas, el acaparamiento de tierras y recursos, el rechazo de los refugiados, las emisiones excesivas del CO2, la corrupción de los poderosos, la gobernanza irresponsable, encontramos estos años el aumento de grupos fundamentalistas armados, como los yihadistas y otros, que pululan por todo el globo, masacrando vidas humanas inocentes y destruyen al mismo tiempo la habitabilidad de las naciones.

Los recientes zarpazos sangrientos de algunos grupos yihadistas fanáticos en Barcelona y otras ciudades europeas, africanas y globales, nos despiertan a una nueva crueldad de destrucción y odio hacia personas diferentes, y hacia el planeta.

Después de los atentados se analizan los ataques desde el punto de vista policial y de seguridad ciudadana y solo se habla de un tipo de terrorismo internacional: el causado por los grupos yihadistas o radicalizados.

Este análisis parece ser muy limitado, parcial y politizado. ¿Quién analiza las causas humanas, sociales, económicas, políticas, religiosas de tanta violencia y corrupción en nuestras familias, pueblos, partidos políticos, empresarios, bancos y gobiernos?

Constatamos una gran dosis de complicidad, e incluso de comportamiento hipócrita, en muchos políticos, gobernantes, empresarios y poderosos del mundo, cuando hablan de derechos humanos y respeto a todas las personas, y al mismo tiempo siguen favoreciendo el tráfico de armas, explotando los recursos naturales y minerales de los pueblos africanos, aun con grupos armados, acaparando riquezas sin límites a costa de los empobrecidos, la trata de personas vulnerables y levantando muros a los refugiados que buscan poder vivir con dignidad.

Luego, para lavar la imagen, lanzamos las campanas al vuelo cuando concedemos algunas “ayudas, limosnas, y donaciones”, a través de nuestras fundaciones y proyectos, y lo llaman: "ayuda al desarrollo."

La Biblia nos recuerda con frecuencia que Dios no quiere tales ofrendas, sacrificios y limosnas, sino justicia social, solidaridad real y sin tratar a los demás como quisiéramos que nos tratasen a nosotros.

Los comportamientos humanos, sean de carácter étnico, cultural, político o religioso, cuando son radicalizados y violentos, causan exclusión, división y muerte de personas, aun de una misma familia, región, país y edad.

Estas mismas dimensiones y valores pueden favorecer integración, enriquecimiento cultural y bienestar, cuando son bien asimilados y compartidos en respeto mutuo y buscando el bien común.

Mencionaré tres, entre las causas que considero fundamentales y a la raíz de estos comportamientos que boicotean y destruyen la habitabilidad y convivencia en nuestro Planeta.

La primera es: el deseo desenfrenado de poder y de acaparamiento de recursos.

Todos buscamos y trabajamos para un desarrollo integral y una vida más digna de los pueblos. La ambición de poder y de acaparamiento de recursos, a cualquier precio y por todos los medios, es quizás la raíz más profunda de tanto empobrecimiento, violencia, sufrimiento y muerte de millones de personas vulnerables y descartadas.

La segunda es: el individualismo exagerado que se olvida de la solidaridad con los demás.

Pensar que una persona puede ser feliz por si sola es irreal e imposible, porque somos seres sociales. Imaginar que los bienes, por si solo pueden hacerme feliz es falso y estresante. La autonomía responsable de cada persona va siempre unida y entrelazada con la solidaridad con los demás. No seré feliz si no me cuido las personas que viven a mi lado y de las más necesitadas. Nos necesitamos todos. Toda autonomía, personal y social deben ir unida a una real solidaridad con los demás, sin excluir a nadie.

La tercera es: la pobre calidad de la educación humana, académica, social y espiritual.

Todas las personas, sobre todo los jóvenes, necesitamos una educación integral y holística que promueva el desarrollo armonioso de todas las facultades y dimensiones de cada ser humano, como son: la dimensión humana, social, académica, emocional, y espiritual. Limitar o mutilar cualquier dimensión fundamental del ser humano, por motivos radicalizados fomentan actitudes y comportamientos fundamentalistas que causan división, exclusión y violencia hacia las personas y el mismo planeta.

Ha llegado el momento de los pueblos en África, Europa, América, Asia y Oceanía. Si algún gobernante, institución o empresa quiere boicotear la Humanidad y el Planeta, los pueblos debemos denunciar dichos comportamientos destructivos. aislar empresas explotadoras, y fomentar juntos comportamientos, líderes y cooperativas, centradas en el desarrollo integral y sostenible de cada ser humano, de todos los pueblos y del mismo planeta o casa común.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios