En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El deseo de emigrar en África Subsahariana, por Mark Hugo Lopez
...leer más...
África Subsahariana, “se compra y se vende”, marginando a sus Pueblos, por Lázaro Bustince
...leer más...
Aprendiendo para Enseñar - Caso de estudio Guinea Bissau , por Mª Auxiliadora Blázquez Rojas
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mozambique ya forma parte del Tratado sobre el comercio de armas
...leer más...

El Producto Interior Bruto de Somalia crece un 3,1% en 2018
...leer más...

China sugiere a Estados Unidos que coopere con África sin injerencias
...leer más...

Las campañas para acabar con la violencia de género en Liberia amplian sus esfuerzos
...leer más...

El embajador de Burkina en Costa de Marfil se reúne con 8 menores burkinabeses víctimas del tráfico de personas
...leer más...

La violencia en Níger por grupos terroristas desplaza a 52.000 personas
...leer más...

Actos de violencia en Costa de Marfil durante las elecciones locales parciales
...leer más...

Se le ha vuelto a exigir a Jacob Zuma devolver el dinero por sus honorarios legales ... otra vez
...leer más...

¿Cómo celebran los cristianos la Navidad en África? ¿Y los musulmanes?
...leer más...

Sudáfrica congela temporalmente las relaciones con Ruanda
...leer más...

La dirección del Museo de Robben Island acusada de corrupción y nepotismo
...leer más...

Anunciadas las nominaciones al premio de la juventud africana "2018 Africa Youth Awards"
...leer más...

Jean Ping quiere tomar las riendas de Gabón
...leer más...

El embajador ruso menciona la posibilidad de ventas militares a Marruecos
...leer más...

Somalia concede a China 31 licencias de pesca
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Sísifo no entiende de ecología, por Alberto Eisman

1ro de septiembre de 2017.

En agosto nos llegaron imágenes escalofriantes de destrucción en Freetown y en otras partes de Sierra Leona debido a las torrenciales lluvias que se han cebado con zonas montañosas llenas de construcciones ilegales, con medios de construcción precarios donde han perecido varios cientos de personas, enterrados por aludes de lodo y agua.

Éste es uno de los problemas endémicos de África que, por desgracia, se repite machaconamente sin importar de qué latitud del continente estemos hablando. En casi todos los lugares o falta una legislación o la aplicación de la legislación medioambiental existente brilla por su ausencia. La proliferación de asentamientos urbanos informales en estas zonas montañosas y en áreas sin infraestructuras de saneamiento es uno de los caldos de cultivo de estas tragedias. Además, las necesidades energéticas de estas poblaciones significan que los recursos naturales que rodean a estas poblaciones se extinguen a una velocidad vertiginosa: no hay árbol que se resista ante la necesidad imperiosa de combustible doméstico... y como consecuencia se esquilman los valles y zonas escarpadas, cuya vegetación en un principio debería ayudar a fijar el suelo e impedir que se corra la tierra...

Como un Sísifo que ignora una vez y otra las leyes de la naturaleza y que vuelve a subir la montaña una y otra vez chapoteando en un barro mortal entreverado de sangre y de destrucción... parece que este fuera el destino de muchas de las sociedades africanas, abocadas a una hecatombe periódica porque cuando enmudezcan los lamentos funerarios y se vuelva a asentar la tierra, otros desesperados vendrán y construirán de nuevo sus casas en los escombros de la tragedia, y por un tiempo incierto volverá la calma... hasta que los elementos se conjuren de nuevo y la bola de Sísifo vuelva a recorrer la trayectoria de la cima al valle en una espiral de violencia y de muerte.

¿Es esto algo propio de las sociedades africanas? En absoluto que no, porque en Europa también hay periódicos sucesos de cariz similar simplemente porque la gente, no tanto por desesperación sino más bien por especulación o por ambición urbanística, se mete a construir en zonas que históricamente forman parte de barrancos y cauces secos y que cuando se conjuran los elementos arrasan con todo lo construido... Claro, en estos casos no hablamos de grandes pérdidas materiales y humanas en comparación con lo que está pasando en Sierra Leona, pero es la prueba de que en todos los lugares cuecen habas... y que en muchas latitudes siempre hay algún pardillo que se pasa de listo intentando jugar con la naturaleza e ignorando lecciones que nos ha dado la historia.

Como siempre, son los más pobres los que pagan el pato. A este ritmo mundial en el que vamos, donde parece que nos trae al pairo que suban las temperaturas, que se deshielen los polos y que se eleve el nivel de los mares... y las primeras víctimas serán los que apenas tienen planes de contingencia y están regidos por gobiernos completamente indiferentes a las consecuencias o que incluso niegan la evidencia de que el clima se nos va de las manos. Veo a las víctimas de Freetown como una parte más de un ridículo y sangriento juego de piezas de dominó que van cayendo una detrás de otra con una precisión relojera, pero con la diferencia de que cuanto más avanza la caída de las fichas más virulencia y más energía destructiva acumula.

Por un lado estarán los episodios de inundaciones, corrimientos de tierra, aguas que se desbocan, por otro estarán las inminentes guerras del agua, los pozos que se secan, los campos que se esquilman, los rebaños que se ven desplazados y los grupos humanos que luchan por los recursos más fundamentales. Todo esto forma parte de un aterrador mosaico que hará peligrar nuestro futuro a largo plazo. El problema es que ahora las inundaciones y las tragedias en su gran mayoría afectan a las trastiendas de nuestro mundo. El día que lleguen a nuestras costas, a nuestras casas y a nuestros campos, posiblemente será ya demasiado tarde. Y mientras tanto, en España sin ir más lejos, nosotros hondamente preocupados por el futuro de la relación de Bigote Arrocet y la precaria situación marital de David Bustamante. No tenemos remedio.

Original en: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios