En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El partido marroquí PAM no dejara entrar a la prensa a su Consejo nacional extraordinario
...leer más...

La IGAD quiere nombrar a una mujer como vicepresidenta en Sudán del Sur
...leer más...

“Nos negamos a morir”, comunicado de los obispos de Bukavu
...leer más...

Protestas por la construcción de una planta de carbón en la ciudad keniana de Lamu
...leer más...

Ministros de la Unión Africana abordan el mercado del transporte aéreo
...leer más...

El presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, alerta para los importantes desafios de África
...leer más...

El líder de la protesta en el Rif en huelga de hambre en la prisión de Oukacha
...leer más...

La oposición en Zimbabue protesta por las declaraciones de los ministros sobre que el ejército no toleraría una victoria del MDC
...leer más...

Burkina Faso anuncia la ruptura de las relaciones diplomáticas con Taiwán
...leer más...

Estados Unidos y Reino Unido anuncian su apoyo en la lucha contra la epidemia de ébola
...leer más...

La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Letras de África en las venas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

El silencioso impacto de Magufuli en Burundi
29/05/2017 -

La larga espera por la gran noticia sobre el polémico acuerdo comercial entre la Comunidad del África Oriental (EAC) y la Unión Europea (UE) no terminó como se esperaba el pasado sábado. En lugar de ello, culminó con un vistazo al nuevo plan de juego regional para arreglar Burundi, el niño problemático del bloque, durante mucho tiempo un puesto avanzado de sangrientos conflictos en la Comunidad.

La resolución clave de la 18ª Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado en Dar es Salaam revela lo que podría ser la culminación de nuevos esfuerzos para hacer frente a la prolongada crisis. Aparentemente, en el centro de la misma está el presidente John Magufuli, que parece haber estado construyendo silenciosamente puentes en el bloque cada vez más dividido como parte de los esfuerzos por restablecer la paz en Burundi.

Al pasar la presidencia de la EAC a su homólogo ugandés, Yoweri Museveni, el fin de semana, Magufuli volvió a revelar un profundo deseo de poner fin al conflicto de Burundi. Citó la crisis como uno de los desafíos que no pudo terminar durante su mandato, pero esperaba que el nuevo presidente aprovechara los progresos realizados en el último año para terminar el trabajo. Al lograr reunir a los jefes de estado de la CAE y convencerles de que conviertan el estancamiento de la EPA en una herramienta para arreglar la crisis de Burundi, el Presidente Magufuli reveló su tranquila pero creciente influencia en la CAO.

Cuando asumió la presidencia rotativa de EAC hace doce meses, había pocas esperanzas de que pudiera hacer mucho para abordar el complicado conflicto desencadenado hace dos años, después de que el presidente burundés Pierre Nkurunziza decidiera postularse para un tercer mandato. Ante la ausencia de una estrategia clara y anunciada públicamente, Magufuli hizo un apasionado llamamiento a Burundi a los Jefes de Estado de la EAC. Planteó que sería un paso en falso dejar a Burundi fuera de las negociaciones de los AAE, considerando que el país ya había sido sometido a sanciones económicas debilitantes por parte de la UE. "Mi llamamiento es que en la EAC debemos apoyarnos unos a otros, cada país tiene sus propios problemas, Tanzania tiene sus propios problemas, Ruanda tiene sus propios problemas, Kenia y Uganda lo mismo", dijo el presidente Magufuli en la primera EAC en Arusha el año pasado. "Pero se supone que nos consideramos unos a otros como una familia, eso nos ayudará a avanzar como una región".

En Dar es Salaam, el sábado, emitió el mismo mensaje, excepto que esta vez, cuando anunció la decisión del bloque regional de dar a la UE la condición de levantar las sanciones contra Burundi o olvidar la EPA, era más un grito de victoria: "En nuestra reunión hemos deliberado sobre la cuestión de la EPA y hemos decidido que no podemos firmarlo sin la participación de Burundi,, que está bajo sanciones de la UE. Por supuesto, todavía hay algunos temas en el acuerdo que seguimos resolviendo, pero eliminar las sanciones podría servir como un catalizador para que podamos firmar".

El embajador de la UE en Tanzania y la EAC, Roeland van de Geer, insistieron en que "las sanciones se mantienen mientras la situación no cambie". La crisis de Burundi se apoderó de los titulares del mundo después de que 400.000 personas murieran y cientos dejaran el país en enfrentamientos violentos y ataques focalizados.

Estas actividades incluían actos de violencia, represión o incitación a la violencia y actos que, según la comunidad internacional, constituían graves violaciones a los derechos humanos.

A medida que la presión internacional se acumulaba en el gobierno burundés, acusaciones y contra-acusaciones comenzaron a volar en la EAC contra el presidente ruandés Paul Kagame, obligado a negar las denuncias de expertos de las Naciones Unidas de que su país apoyaba a los rebeldes en el país vecino.

Las autoridades burundenses acusaron a Ruanda de proporcionar capacitación, así como apoyo financiero y logístico, a los rebeldes que trataban de derrocar al presidente Nkurunziza durante el año pasado.

Kagame negó las acusaciones diciendo que los problemas en Burundi se originaron dentro del país, no en otra parte, como fue insinuado en diversos informes.

En marzo pasado, la muerte en una cárcel de Burundi de un exministro ruandés que había sido detenido por espionaje hizo más tensas las relaciones entre los dos países.

Frente a una enorme crisis de refugiados, los líderes de la EAC decidieron actuar, pero la discordia reinó haciendo que su intervención fuera débil e incapaz de detener las consecuencias. Se designó a Museveni como mediador entre el Gobierno de Burundi y la oposición en julio de 2015, pero su trabajo no ha sido fácil.

En primer lugar, los analistas han dudado en repetidas ocasiones de que tendría éxito en su mandato teniendo en cuenta la negativa de la oposición de Burundi a reconocerlo como mediador neutral. La inclusión el año pasado del expresidente de Tanzania Benjamin Mkapa podría haber ayudado a esa situación, pero no ayudó mucho. En diciembre, la oposición de Burundi le dijo a Mkapa que dimitiera como mediador porque había reconocido la legitimidad del líder burundés, el tema central del conflicto.

En segundo lugar, mientras las relaciones mejoraban con la llegada del presidente Magufuli, había habido tensiones entre Tanzania y Ruanda por las declaraciones que el entonces presidente Jakaya Kikwete hizo en mayo de 2013 instando a Uganda, Ruanda y a la República Democrática del Congo a negociar con los rebeldes en el Este de la República Democrática del Congo, las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), con el fin de resolver los conflictos armados de larga duración de la región. Kagame replicó describiendo la idea como "absurdo absoluto", provocando un conflicto diplomático que dejaría a la EAC profundamente dividida. A principios de 2015, la crisis de Burundi alcanzó su punto máximo en un momento en que Tanzania y Ruanda, los hermanos mayores del bloque, no habían enterrado completamente sus hachas diplomáticas aunque habían comenzado a reconstruir la amistad.

Sin embargo, las relaciones mejoraron poco después de que el presidente Magufuli asumiera el poder. Su estrecha relación con Ruanda podría ser lo que el médico prescribió para los burundeses.

Fuente: The Citizen.

[Traducción y edición, Fernando Martín]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- John Magufuli. ¿Un nuevo tipo de líder africano?

- El presidente electo de Tanzania, John Magufuli, implementa cambios radicales


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios