En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Coronel Gebregziabher Alemseged ’Gebre Dilla’ arrestado en Etiopía
...leer más...

El cambio climático amenaza dos tercios de las ciudades africanas
...leer más...

Así se celebrará la Jornada Mundial de los Pobres en Uagadugú, Burkina Faso
...leer más...

La justicia ugandesa acelera las audiencias de las víctimas de violación
...leer más...

Las agencias de empleo en Uganda participan en la trata de personas
...leer más...

Libia pospone la fecha de las elecciones de París
...leer más...

La conferencia de Palermo sobre Libia, clave para la estabilidad mediterránea
...leer más...

El Papa Francisco visitará Marruecos para mejorar la relación con el Islam
...leer más...

La semana del petróleo de África 2018 optimista de cara al futruro
...leer más...

ACNUR pide a los Estados medidas más decisivas contra la apatridia
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU levanta las sanciones contra Eritrea
...leer más...

Sudán invita a empresas rusas a participar en la licitación para proyectos petroleros
...leer más...

Encuentro en Ankorondrano: se dieron a conocer las anomalías de la primera ronda de las presidenciales de Madagascar
...leer más...

Doce muertos en enfrentamientos étnicos entre oromos y somalíes en Moyale al sur de Etiopía
...leer más...

Nigeria trata que Alison-Madueke sea extraditada del Reino Unido para enfrentarse a cargos de corrupción
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Jurisprudencia callejera en Ghana, por Bartolomé Burgos
...leer más...
“La República fantástica de Annobón” o la imposición de una utopía, por Literafricas
...leer más...
Chema Caballero informa como actúa Boko Haran en los montes Mandara en Camerún, por Roge Blasco
...leer más...
Presencia africana en la Champions, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Por qué hoy se celebra el Día de la Afroargentinidad, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Testimonios de mujeres sin techo en Durban
24/05/2017 -


Las mujeres sin hogar que viven en albergues están entre las más vulnerables de la sociedad. No tienen muros para protegerse de la violencia, los puñetazos o las miradas no deseadas, pero hacen lo que pueden para sobrevivir en las calles. El Daily Vox preguntó a algunas mujeres que pasan la mayor parte de su día a día en las calles de Durban si se sienten seguras.

Joanne Posthumus (57), Durban central

Me paso todo el tiempo fuera de aquí. Te sientas y esperas que alguien se ocupe de ti, los hombres y todo el mundo. A veces siento que hay peligro, a veces hay personas que se drogan y todo se vuelve peligroso. Tengo miedo de que me violen.

Cuando hay dinero, vivo en el albergue. Cuando no lo hay, dormimos fuera. Nos sentimos seguras porque siempre hay alguien que te cuida, tal vez esa persona que se sienta a tu lado o tal vez la policía. Nunca dormiría sola. Definitivamente tengo miedo de los hombres, porque hoy en día no puedes confiar en ninguno.

Trisha Pillay (31), playa del norte

Llevo un año y medio viviendo en el albergue. A veces siento que estoy en peligro cuando estoy aquí hasta tarde, como cuando no ganamos dinero para el albergue y tengo que quedarme aquí, depende del día. Es muy arriesgado estar aquí fuera, sabes cómo pasan las cosas en este mundo, que no puedes confiar en nadie. Así que mientras estoy aquí estoy pensando en si llevo algo de dinero encima, yendo de arriba a abajo por la zona donde nos quedamos. La zona donde nos quedamos es peligrosa, ya sabes cómo son los chicos de hoy. Hay muchos aquí y se quedan hasta tarde. Roban a cualquiera si saben que tienes algo encima, quieren atacarte y quedarse el dinero. Así que a veces es peligroso.

Otras veces sólo quieren molestar a las mujeres, tocarlas donde quieran. Tengo miedo de que esto me pase a mí. No puedo hacer nada para protegerme, sólo evito estar cerca de los hombres. Si veo a chicos por ahí no me acerco a ellos, ni siquiera les hablo. Simplemente me mantengo alejada, pasando sin que se den cuenta.

Kayroon Melak (60), Durban CBD

Llevo en el albergue unos 10 años. Es muy, muy peligroso. No a veces, todos los días es peligroso. Los chicos están fumando whoonga y bebiendo alcohol, y tenemos que pasar a través de ellos para entrar en nuestro edificio.

Tengo miedo de caminar sola, tengo que estar con mi esposo. Tratamos de evitar ir hacia ellos. Caminamos por los lados donde casi no hay chicos. Cuando vemos un grupo, no vamos hacia ese lugar. Confío en Dios, él es el único proveedor.

Joan (63), Durban central

He estado viviendo aquí casi cuatro meses. No me siento vulnerable en la calle porque siempre hay gente. Saben que estás aquí y te echan un ojo, por la noche también.

No siempre estoy con alguien. A veces, pero no siempre. Estoy sola. Los fines de semana, cuando la gente viene de los clubes, están borrachos y se drogan, y no pueden dejarte sola. Quieren robarme, cogerme las muletas y esas cosas. Hay veces en que tengo miedo a los hombres, no quiero involucrarme con ninguno. Me gusta estar sola. Hubo un puñado de hombres que me molestaron, pero no intentaron nada. Siempre estoy cerca de la seguridad para protegerme. Simplemente los aparto de mi lado o me alejo de ellos.

Busisiwe Mpotahane (60), los puertos

Me quedo de pie cerca de las máquinas para conseguir unas monedas y pagar el autobus a casa algunas veces. Paso la mayor parte del tiempo aquí y no estoy a salvo. Mi hija solía trabajar en Cambridge, pero perdió su trabajo. Cuando consigo suficiente dinero me voy a casa, de lo contrario tengo que quedarme aquí. Tengo que cuidar a mi nieto también, pero si los policías vienen no se preocupan por mí y no me echan. Nadie me molesta porque soy vieja.

Pretty Tlisa (46) Springfield

He vivido en un jondol (un albergue informal) durante 20 años. Soy trabajadora doméstica, pero sólo dos días a la semana. Cuando no estoy en el trabajo recojo cartón. A algunas personas no les gusta esto, pero a otras no les importa. No puedo estar fuera porque tengo miedo de algunos skotten (tsotsis*). Tengo que confiar en Dios. Mis hijas tienen que volver a casa temprano después de la escuela para que no se haga tarde. También yo tengo que volver a casa antes de que oscurezca, y cuando llego tarde tengo que caminar con alguien. Cualquiera puede venir y romper la puerta, vivimos con miedo.

Rumana Akoob

* Tsotsis es una especie de gangster o criminal local

Fuente: The Daily Vox

[Traducción y edición, Mario Villalba]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- En solidaridad con todas las mujeres que se atreven a hablar alto y claro

- La violación: auténtica pesadilla en Suráfrica

- Una jueza sudafricana blanca afirmó que "la violación es parte de la cultura de los hombres negros"

- Sudáfrica se posiciona en contra de la violencia y el abuso a mujeres y niños

- Progresos y retos para las mujeres en Sudáfrica


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios