En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
Etiópico, por Carolina Grandela Tortuero
...leer más...
El poder de la codicia la presión marroquí, el comercio portugués y el fin del imperio Sonray, por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...
Conferrencia : ¡Soldados a sus cuarteles! Hacia una gobernanza política en Nigeria, por Eduardo Carreño Lara
...leer más...
Etiopía una razón para entrar en África , por Alicia Moreno Cámara
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las elecciones legislativas dividen al Congo Brazzaville
...leer más...

Un huérfano zimbabuense aceptado en Oxford lucha por quedarse en el país
...leer más...

Bona Mugabe, la hija del presidente de Zimbabue, en la Comisión de Censura de espectáculos
...leer más...

Ghana y Sierra Leona ratifican un acuerdo de cooperación
...leer más...

Zambia planea construir una nueva capital en el país
...leer más...

Vietnam impulsa el comercio con Medio Oriente y África
...leer más...

La caza furtiva en Namibia enfurece al gobierno
...leer más...

Miles de peticiones llegan a Camerún pidiendo la liberación de tres jóvenes condenados por contar una broma sobre Boko Haram
...leer más...

El Gobierno de Guinea Ecuatorial detiene al Rapero Djamin por su canción a favor de los taxistas
...leer más...

Ordenación episcopal de los tres nuevos obispos de Guinea Ecuatorial
...leer más...

África administrará en 2018 la primera vacuna contra la malaria
...leer más...

El gobierno de Ghana solicitará al FMI ampliar la ayuda financiera
...leer más...

1500 profesionales de la salud ugandeses podrán trabajar en Libia
...leer más...

Un abogado gambiano exige el nombramiento de un vicepresidente en el país
...leer más...

Cosatu prohibe a Zuma hablar en sus eventos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Africans Rising, La protesta africana se hace global , por Fernando Díaz
...leer más...
Soñando con los ojos abiertos , por Leo Ramos Sierra
...leer más...
Taxis, hombres y el puré, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Una fecha para celebrar, por Chema Caballero
...leer más...
Huir hacia ningún lugar, por Gaetán Kabasha
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Por que la tensión está tan alta en las elecciones presidenciales de Kenia
16/05/2017 -

Después de las elecciones generales de 2007, Kenia experimentó la peor violencia étnica desencadenada políticamente desde la independencia. La violencia fue causada por una disputa entre los dos principales candidatos presidenciales, Raila Odinga y su partido opositor Movimiento Democrático Naranja, y Mwai Kibaki, que defendía su puesto por el Partido de la Unidad Nacional.

Pero esta no fue la primera vez que Kenia experimentó violencia alrededor de las elecciones generales. Desde la reintroducción de la política multipartidista en 1992, la violencia étnica ha levantado repetidamente su horrible cabeza cerca de las elecciones. Incluso en las elecciones que se consideraron pacíficas, como fue el caso en 2002 y 2013, la amenaza de violencia étnica y política sigue siendo real.

Es dentro de este contexto histórico de imprevisibilidad que las próximas elecciones generales, y específicamente las elecciones presidenciales, deben ser entendidas. Se espera que la carrera hacia las elecciones generales del 8 de agosto se caracterice por tensiones palpables, particularmente en la carrera por la presidencia

Este no es un fenómeno único en Kenia. En muchos países africanos las elecciones presidenciales son asuntos muy disputados. Ejemplos recientes incluyen Gambia, Ghana y Zambia. También se han llevado a cabo elecciones muy ajustadas en los EE.UU. y en Reino Unido, así como la última elección presidencial francesa.

La diferencia radica en cómo los países responden a las disputas electorales. En África, debido a la debilidad de los marcos institucionales y jurídicos, las disputas presidenciales han llevado a menudo a conflictos violentos en vez de ser resueltos, por ejemplo, por los tribunales. Este ha sido ciertamente el caso en Kenia.

La falta de confianza en el sistema judicial fue una de las cuestiones que alimentaron las tensiones y condujeron a la violencia en los comicios de 2007. Podría haber una repetición el 8 de agosto; la oposición oficial ha cuestionado a las instituciones encargadas de conducir elecciones y resolver disputas electorales. Las dos instituciones principales aquí son la judicatura del país y la agencia electoral de Kenya, la Comisión Independiente Electoral y de Límites. Tres factores adicionales están aumentando la tensión.

Para empezar, Uhuru Kenyatta quiere evitar la etiqueta de ser el primer presidente de un solo mandato de Kenia. En el otro lado, Raila Odinga, un candidato perenne de la oposición a la presidencia, está haciendo lo que se considera extensamente como su último intento a la presidencia. Las apuestas son altas para ambos candidatos.

El segundo factor tiene que ver con el "plan de sucesión" presidencial post-2017. Ni Odinga ni Kenyatta se espera que estén en las papeletas electorales de 2022. Por ley Kenyatta está obligado a dimitir después de dos mandatos y Odinga ha indicado que será un presidente de un solo mandato.

Las apuestas son por lo tanto altas no sólo para los opositores presidenciales de 2017, sino también para la carrera presidencial de 2022. Sin embargo, dada la fluidez de la política keniana y la inclinación de los partidos políticos a formar alianzas basadas en cálculos étnicos, no hay garantía de que ambos diputados, William Ruto y Stephen Kalonzo Musyoka, se enfrenten en las elecciones generales de 2022.

El cambio en las alianzas políticas puede incluso resultar en que los dos diputados trabajen juntos en 2022. De hecho, los dos principales protagonistas políticos en la carrera por la presidencia, así como sus diputados, han estado al mismo tiempo en el mismo campo.

El tercer factor tiene que ver con las dinastías. La encuesta presidencial de 2017 es probable que sea el duelo final entre las dinastías Kenyatta y Odinga. Las dos familias han dominado la política keniana durante más de medio siglo.

El padre de Uhuru, Jomo Kenyatta, fue el primer presidente de Kenia y Jaramogi Oginga Odinga, el padre de Raila, fue el primer vicepresidente de Kenia. Los dos líderes rompieron filas en 1966 después de la expulsión de Odinga del KANU por diferencias ideológicas y personales. La brecha entre las familias nunca ha sido sanada. La próxima elección puede ser interpretada como la batalla final en el arreglo de la puntuación política de larga duración entre los Odinga y los Kenyatta.

Para los kenianos ordinarios la economía es un factor clave. El bienestar económico de la mayoría de los kenianos ha empeorado a pesar de las promesas de la actual administración de reducir los precios de los productos básicos y aumentar su bienestar socioeconómico. A finales de abril de 2017 la inflación se situó en el 11,48%, según los datos de la Oficina de Estadísticas de Kenia. Eso es mucho más allá del techo de inflación del Banco Central de 7,8%.

El alto desempleo también es un problema. Según el último informe del Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Kenia, con 39,1%, tiene la tasa de desempleo más alta de la región.

La elección también puede verse afectada por la corrupción desbocada. Desde 2013, la corrupción ha sido más visible que en las administraciones anteriores. En su índice de Percepción de la Corrupción de 2016, Transparencia internacional, organismo de control mundial contra la corrupción, clasificó a Kenia en el puesto 145 de 176 países, una caída de seis posiciones desde 2015.

Aunque la constitución de 2010 abrió los gobiernos del condado como la nueva frontera para las luchas del poder político, la presidencia es sin duda el asiento electivo más codiciado de Kenia. Si las elecciones presidenciales están mal administradas, es probable que las tensiones se conviertan en violencia etnopolítica.

Para evitar una repetición de la violencia postelectoral de 2007-2008, las partes interesadas y las instituciones existentes deben estar en alerta máxima. Esto es particularmente cierto para las instituciones encargadas de asegurar unas elecciones pacíficas. La Comisión Independiente Electoral y de Límites tiene una responsabilidad particularmente grande dado que es la principal institución encargada de conducir las elecciones. Debe ganar la confianza de los actores a pesar de la división política.

En la situación actual, la oposición oficial ha expresado sus reservas sobre la neutralidad, la eficiencia y la disposición de la comisión para realizar elecciones. Estas tensiones han sido juzgadas en el Tribunal Superior. El principal argumento en la actualidad, entre el IEBC y la oposición, es el fallo de la Corte Suprema del 7 de abril que ordenaba que los distritos electorales fueran los centros finales de recuento de votantes.

Otro factor que puede hacer tropezar a la comisión es la ley electoral modificada. Esta le permite activar un sistema de respaldo manual en caso de mal funcionamiento del sistema electrónico de identificación y transmisión. La razón principal para fundamentar el sistema electrónico en la ley era prevenir las malas prácticas electorales citadas en el Informe Kriegler después de las elecciones de 2007. Recurrir a un sistema manual podría abrir la puerta para manipular los números de los votantes.

La oposición también tiene poca fe en el poder judicial. Los tribunales han asegurado reiteradamente a los kenianos que están dispuestos a manejar las peticiones de las elecciones presidenciales. Pero el escepticismo persiste.

A pesar de las tensiones, Kenia está en mejor forma que en 2007 y 2008. Pero sigue peligrosamente cerca del precipicio. Las elecciones de 2017 volverán a poner a prueba el marco legal y la capacidad institucional del país para emprender elecciones creíbles, libres, justas y pacíficas.

Si lo hace, entonces Kenia habrá continuado consolidando su futuro como democracia. Sin embargo, una elección fallida llevará obviamente al país de nuevo a su historia tradicional de ansiedad y de imprevisibilidad alrededor de cada ciclo de elecciones.

Fuente: The Conversation

[Traducción y edición, Fernando Martín]

[Fundación Sur]


Artículos Relacionados:

- Gobierno y oposición acuerdan cese de la violencia para las elecciones keniatas

- El gobierno de Kenia asegura estabilidad y limpieza para las inminentes elecciones

- Se confirman intentos de hackeo en las elecciones keniatas


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios