En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Aproximación ideológica sobre lo afrovenezolano en la historiografía venezolana : una mirada antropológica por Meyby Ugueto-Ponce
...leer más...
Ocupación del espacio y Usos de los recursos naturales en el Alto Atlás marroquí : el caso de los agro-pastores bereberes Aït Ikkis y el agdal del Yagour. por Pablo Domínguez
...leer más...
Ruanda: Las causas profundas que dificultan el relanzamiento de la agricultura, por Charles Ndereyehe
...leer más...
El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
Etiópico, por Carolina Grandela Tortuero
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Gran manifestación en Alhucemas
...leer más...

El primer ministro de Senegal visita una nueva central eléctrica en la campaña electoral
...leer más...

PP Y PSOE invitados como observadores a las elecciones generales de Angola
...leer más...

El Presidente de Burundi viaja a Tanzania para reforzar la cooperación
...leer más...

Mozambique no es país para viejos .. ni para niños
...leer más...

Piden en Ghana dar poderes a los jefes tradicionales para gestionar los proyectos de desarrollo
...leer más...

La policia sudanesa bloquea a estudiantes de Darfur a las afueras de Jartum y detiene a líderes de la oposición
...leer más...

El partido Alianza Democrática pide la dimisión del ministro de finanzas de Sudáfrica por su relación con la familia Gupta
...leer más...

Condenados a duras penas los saharauis acusados por Marruecos de la muerte de 11 policias en los sucesos de Gdeim Izik
...leer más...

África pide en la ONU un mayor protagonismo en la prevención y solución de sus conflictos
...leer más...

El Presidente de Gambia , Barrow, condena la propuesta de celebración del aniversario del golpe de Jammeh
...leer más...

La Unión Europea afirma que el marco territorial de los acuerdos de asociación con Marruecos no incluye el Sáhara Occidental
...leer más...

Bienes mal adquiridos . Brazzaville denuncia a Transparencia Internacional
...leer más...

Firmados once acuerdos en el TAC 2017 , Tratado de Amistad y Cooperación entre Burkina Faso y Costa de Marfil
...leer más...

Matrimonio homosexual: «Cualquier preocupación de los caboverdianos debe estar en la agenda de cualquier Gobierno»
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Globalización de la indiferencia, por Federico Mayor Zaragoza
...leer más...
Idoia Moreno Olabuenaga, una enfermera en Kivu Sur, por Roge Blasco
...leer más...
Tráfico y abuso a migrantes indocumentados en tránsito , por Ika Oliva Corado
...leer más...
África en los festivales de cine, por Afribuku
...leer más...
Casas y almas de senegaleses en Madrid, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Tener casa propia en sudáfrica
12/05/2017 -

Un número creciente de mujeres está comprando, heredando o construyendo viviendas privadas en Sudáfrica. Este breve ensayo se centra en las mujeres africanas y su enfoque de poseer propiedades residenciales. A través de entrevistas en profundidad, ilumina una práctica de adquisición de propiedad residencial que está significativamente moldeada por concepciones de dignidad.

"Poseer su propia casa" o "ho ba la ha hao" no es meramente status o posición social, sino una trayectoria de hacerse y conocerse a sí mismo como humano. La misma fraseología "poseer su propia casa" significa también salir de casa y comenzar su propia familia, o establecerse en otro lugar como un adulto autónomo.

Las narrativas de honor exploradas a continuación son un segmento de una conversación más amplia entre los africanos en la Sudáfrica postapartheid. Ellos revelan una hebra en una malla fina de reglas sociales disputadas alrededor de la acumulación de bienes -en otras palabras, consumo- en la sociedad africana.

Estas narraciones en particular abogan por la autoayuda, que uno debe tirar de sí mismo por el arranque y, al mismo tiempo, crear una base de la seguridad social para los que están en la parte inferior de la escala económica.

Las personas invierten mucho dinero en las casas precisamente porque sienten que tienen muy poco, y que lo que tienen puede, en cualquier caso, perderse en cualquier momento.

La propiedad de viviendas en este contexto habla con mucha fuerza a los sentimientos de inseguridad e incertidumbre sobre el futuro. Más importante aún, las cuestiones de clase,no sólo porque delimita las posiciones socioeconómicas vividas sino porque la clase configura las estrategias rutinarias a través de las cuales se navegan los roles sociales y cómo las mujeres pueden comprar o construir hogares.

La posesión de viviendas, especialmente cuando se adquiere mediante la compra, es claramente parte de una sociedad de consumo en expansión. Los sudafricanos negros, que en gran parte estaban excluidos de estas rutas de acumulación durante la era del apartheid, pueden ahora participar como ciudadanos plenos en la esfera económica y política; actualmente están involucrados, en partes de Johannesburgo, así como de Soweto, en un próspero mercado inmobiliario.

Sin embargo, yo estoy escribiendo sobre una zona mucho más pobre, lejos del corazón de este mercado en las fronteras de Sudáfrica y Lesotho, en lugares como Blikana, Sterkspruit y en las afueras de Maseru. Pero aquí también, y en muchas zonas rurales y periurbanas, los africanos están construyendo y comprando casas, no simplemente infiltrándose en áreas residenciales que antes eran conservadas para los blancos, sino construyendo nuevas viviendas.

Áreas como Herschel han sido interesantes para los académicos en gran medida debido a su pobreza y a su papel en la producción de migrantes no calificados. Sin embargo, hay otras historias de migración. Profesionales negros, maestros, enfermeras y miembros del clero, funcionarios, policías, han estado viajando entre estas periferias remotas y metrópolis más grandes como Johannesburgo y Ciudad del Cabo.

Las mujeres con las que hablé en 2016 pertenecen a esta categoría. Quería construir "biografías de la propiedad". Con esto me refiero a las narrativas a través de las cuales la gente describe su viaje a convertirse en propietario de la propiedad, y su experiencia, así como los significados que dicha propiedad tiene para ellos.

Cada una de estas mujeres era propietaria y residía en una casa "moderna", es decir, una estructura de ladrillo dividida en habitaciones: una cocina, al menos tres dormitorios, una sala de estar, cubierta con azotea, con jardín y rodeada de una valla.

La noción de "propiedad" en este contexto es en sí misma una práctica complicada, porque no todas las propiedades de propiedad se mantienen bajo el título privado. Es en estos modos ambivalentes de propiedad, los significados asociados a ellos y las vias que albergan, a los que nos dirigimos ahora.

Cada uno de ellas me contaba historias muy diferentes sobre el hogar, pero cada uno describió una experiencia de agotamiento, de necesitar un lugar para descansar, buscar un sitio para "esconderse" y elegir un sitio adecuado. ’Me A’ tiene título privado para su casa, que compró con su esposo en Zastron a principios de los años noventa.

En sus palabras, "aquí el zapato que suena es mío" (mona seeta ho ’la sa ka). Este es un lenguaje común que expresa tanto la idea de la propiedad y también que ella tiene la capacidad para decidir lo que sucede en su casa. Ella ve la casa como ’mi [lugar de] refugio (setshabelo) .... Y de mi familia ... Aquí es donde celebramos nuestra alegría, es donde nos consolamos cuando hay tristeza y así sucesivamente. Es mi refugio del mundo porque vivo bajo su techo. Este lenguaje también sorprendentemente se hace eco de un pasaje bíblico en Salmos - el sentido de Dios como refugio y lugar de descanso. Tenían una casa anterior en Sterkspruit, que anteriormente formaba parte de Transkei, donde la tierra estaba en una forma de tenencia habitual. Habían planeado vender la propiedad para recuperar parte de sus costos. Esto, sin embargo, fracasó. El jefe local dijo que la propiedad ya había sido tomada. No insistieron más en el asunto. «Si esto no hubiera sucedido», concluye, «no habríamos comprado una casa en Zastron». La propiedad en Zastron, una ciudad en el Estado Libre, es libre y no sujeto a las autoridades políticas locales.

’Me D’ creció en fincas de propiedad blanca donde su abuelo construyó casas con barro, techado con paja. "No queda nada allí", dice, "sólo quedan las ruinas (dithaka), sólo quedan las tumbas". ’Me D’ no tiene apego a ese lugar desamparado. No es su herencia, no un lugar al que pueda regresar. La aspiración de tener su propia casa es una inversión en el futuro para los niños y nietos cuyo futuro en el mundo no está claro. "Siempre ha sido mi objetivo en la vida de tener mi propia casa para que mis hijos puedan tener su propia casa, para el futuro de los hijos de mis hijos. Cuando tienes tu propia casa tienes tus ojos. Vi en mi propia vida cómo sufría por no tener mi propio lugar. Mis hijos pueden progresar (tsoelopele). Vivo aquí, necesito una casa aquí, necesitas esa estabilidad (botsitso)."

No es raro que las mujeres pasen sus años de jubilación construyendo o mejorando sus hogares. Cerca de Maseru, la anciana madre de "Me B" sigue apoyando a su hijo, que no pudo obtener fondos para la educación terciaria o para asegurar el empleo. Explica además que "tenía prisa en dejar el alquiler porque me estaba quitando el dinero de mi bolsillo, el dinero del alquiler está ahora cambiando algunas de las cosas en la casa". En sus palabras, "mi propio lugar es un activo, un activo valioso". Podrían haber comprado propiedades en la zona donde creció su marido, que está un poco más lejos de la ciudad, pero señala que "invertir en propiedad en la ciudad es más valioso". La escuela, los servicios y otras instalaciones también son mejores en la ciudad.

Sin embargo, la zona no es de ninguna manera exclusiva. Hay una mezcla de estructuras porque algunas de las áreas alrededor de Maseru fueron asignadas previamente . Los precios de las propiedades están aumentando y hay un incentivo para que las familias más pobres vendan a los recién llegados más ricos, pero algunos desean permanecer en las modestas estructuras de una y dos habitaciones que poseen.

La moderna casa de "Me B", encerrada en una valla de seguridad, está a tiro de piedra de otros de su clase. Sin embargo, ella también vive cara a cara con los que tienen menos medios, los que poseen casas de dos o tres habitaciones.

Sus vecinos inmediatos están alquilando habitaciones individuales, comúnmente conocido como "malaene", literalmente "las líneas", para indicar la fila de cuatro a seis habitaciones contiguas en cada uno de los cuales típicamente reside una familia. Hay un grifo comunitario para compartir en la propiedad y dos baños para todos.

"Me B" se siente incómodo con estos vecinos a quienes ella piensa que tienen poca concepción de "mantener su propio lugar" (ho hlokomela) y que son "adictos a la pobreza" (ba tloaetse tsotleho).

"Me C" tiene alrededor de treinta y tantos años. Ella no está casada, no tiene hijos y ha vivido en su propia casa por más de seis años, desde que tenía veintiocho años. Ella tiene un buen puesto como empleado del gobierno en Pretoria y viaja al extranjero con frecuencia, representando su oficina en muchas partes de África y Asia. Posee un piso de soltero en un suburbio nuevo y complejo de Pretoria Este. Después de mudarse de un municipio, primero alquiló un piso en Sunnyside, pero encontró que tenía "demasiados nigerianos" y que el vecindario estaba "fuera de control". Su suerte fue encontrar a alguien que alquilaba un apartamento en Pretoria Este a través de un agente inmobiliario. Así es como se mudó a Aladdis Park.

Era un grupo de dúplex, propiedad en su mayoría de parejas blancas jubiladas. "No era mi espacio", dice, "pero estaba estructurado". Ella vivía lo suficientemente cerca de Pretoria para que los amigos vinieran a recogerla y salir con ellos a cenar sin preocuparse por conducir al municipio. "Me C" también vivió cerca de un centro comerical de mejor calidad. La decisión de comprar su propia casa en un nuevo y remoto complejo en Pretoria Este fue en su mente el siguiente paso en una trayectoria de "supervivencia". "Mis padres no pudieron construir una casa para nosotros, pero tal vez pueda hacer algo por mí misma. No tenía casa donde ir, casi como un chico de la calle; Tal vez es exagerado, pero tenía la sensación de que era mi habitación y siempre estaba allí. No tiene que ser una estructura física. Todo se reduce a la seguridad, supongo, un sentimiento de pertenencia". El hogar es donde la búsqueda ha terminado, en sus palabras, "permanencia". Ella dice de su apartamento de soltera, "puede ser pequeño pero es mío, sí, la hipoteca es del banco, pero el es mío".

’Me E’ dice, en inglés, que tener un hogar propio, "significa el mundo entero". Ciertamente ocupa gran parte de su tiempo y consume las energías que aún tiene, siendo una profesora jubilada de mediados de los ochenta. Aunque era sudafricana, desarrolló su hogar en Lesotho en el período del apartheid. Su primera casa era una casa de cuatro habitaciones en Bensonvale: un dormitorio, un comedor, una sala de estar y una cocina. Ellos buscaron una asignación de tierras del jefe local, en presencia de testigos (banna ba lekhotla). Ella y su marido eligieron la propiedad cerca del camino, no lejos de la misión metodista donde trabajaron. Tuvieron que vender sus propiedades y trasladarse a Lesotho en 1958, cruzar la frontera y establecerse en Morija, otra estación misionera, hasta que finalmente pudieron conseguir otra "colocación" en HaTsosane, Maseru.

Khumisho Moguerane

Fuente: AllAfrica

[Traducción y edición, Fernando Martín]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Estas son las mujeres africanas del 2016

- Derechos Humanos de las Mujeres en África

- ¿Por qué las mujeres en África, están tan mal protegidas?


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios