En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...

Naciones Unidas convoca un comité de emergencia sobre el ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

La falta de combustible en Sudán provoca el aumento del costo y la escasez de agua y comida
...leer más...

Ha muerto la periodista marroquí María Latifi
...leer más...

Una facción rebelde de Sudán del Sur condena las amenazas de muerte del presidente contra el exjefe del ejército
...leer más...

El Real Fórum de Alta Dirección de España otorga el Master de oro al Presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema
...leer más...

Rebrote del turismo en Túnez
...leer más...

Los elevados impuestos ponen en peligro la continuidad de las radios locales y católicas en Sudán del Sur
...leer más...

Nuevos enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden en universidades de Senegal
...leer más...

Se celebra en Venezuela el Primer Encuentro Formativo sobre los Derechos Humanos de las y los Afrodescendientes.
...leer más...

Osinbajo habla sobre supuestos planes para islamizar Nigeria
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, actualmente escribe en el blog "En clave de África" en el Periódico de Catalunya" y en Periodista Digital y trabaja en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Ver más artículos del autor


Cuando las pancartas ocultan la realidad, por José Carlos Rodríguez Soto

5 de abril de 2017.

He perdido la cuenta de en cuantas marchas por la paz he participado durante los últimos dos años en Bangui. La última de ellas, organizada por una conocida ONG internacional, nos condujo a varios cientos de personas a lo alto de la colina que domina la capital centroafricana donde se yerguen las seis enormes letras que forman su nombre: BANGUI. Al terminar la marcha, los organizadores desplegaron una pancarta en la que se lee: “Ciudad Reconciliada”.

No pude ocultar una gran emoción durante la hora en la que subimos por el sendero que lleva al lugar desde el que se divisa una hermosa vista de los barrios de Bangui, esparcidos a la orilla del gran rio que separa Centroáfrica de la Republica Democrática del Congo. Hasta hace no muchos meses, adentrarse por el borde del bosque hubiera sido imprudente. Desde sus barrancos se lanzaron ataques a la capital por parte de milicias de diverso pelaje. Más tarde, estos parajes fueron nidos de grupos de bandidos que han encontrado en esta frondosa maleza un escondite perfecto. Hoy, con la seguridad mucho más controlada, hay hasta quien se va a lo alto de la colina de picnic el fin de semana.

Pasada la euforia de la manifestación por la paz, volví a la realidad de todos los días: visitas a barrios que aún siguen destruidos y que están vacíos de sus antiguos residentes, y también a vecindarios donde, desde finales del año pasado, muchos antiguos desplazados vuelven a sus casas e intentan reconstruirlas con los pocos medios a su alcance. Con tenacidad, sin apenas hacer ruido, y con mucho sacrificio, poco a poco barriadas que antes eran montones de escombros vuelven a la vida y por todas partes surgen casitas nuevas, familias pobres que se instalan al abrigo de una lona provisional y –como suele ocurrir en todas partes en África- tenderetes y mercadillos donde mucha gente intenta ganar algo de dinero para sobrevivir, lo cual en Centroáfrica significa comer –con suerte- una vez al día, y no muy abundantemente.

Pero cuando uno entra en los barrios donde vuelven los antiguos desplazados, uno se da cuenta de que prácticamente todos ellos son cristianos o animistas. Sectores en los que, antes de la crisis de 2013, había un 20, un 30 o incluso un 50 por ciento de musulmanes, hoy no cuentan con un solo vecino musulmán. Sus antiguos viviendas están en ruinas, o han sido ocupadas por otras personas. En el peor de los casos, antiguas casas de musulmanes son hoy vertederos de basura o lugares donde se hacen ladrillos. Para terminar de ofender a sus antiguos ocupantes, hay incluso mezquitas que fueron destruidas con saña y que hoy se han convertido en bares donde corre el alcohol hasta muy tarde por la noche. La mayor parte de los musulmanes que vivían en Bangui viven hoy como refugiados en Chad o en Camerún, o bien malviven apretujados en casas de sus parientes en el último enclave de mayoría musulmana de Bangui, conocido como el Kilometro Cinco. Todo esto tiene muy poco que ver con una "ciudad reconciliada".

En la oficina de Naciones Unidas donde trabajo en Bangui llevamos ya tres meses intentando ayudar a dialogar a los líderes municipales de los barrios donde antes había población musulmana y a representantes de los musulmanes desplazados. Se reúnen, intercambian saludos cordiales y mensajes llenos de buenas intenciones, hacen declaraciones muy bonitas sobre los buenos tiempos en los que las dos comunidades cohabitaban pacíficamente… y después cada uno se vuelve a su casa (o al lugar donde duerman por la noche, que no siempre merece ese nombre). Pero hasta la fecha ningún musulmán ha vuelto a su antiguo hogar. Siguen teniendo miedo, y con razón.

Para más inri, el gobierno central se lava las manos y hasta la fecha no ha querido implicarse para apoyar el retorno de los musulmanes. Si lo hicieron en diciembre del año pasado, cuando la Ministra de la Reconciliación y el mismo Presidente lanzaron una campaña denominada “Para Navidad, todos a casa” en la que a las familias (cristianas) le dieron una ayuda económica para abandonar los campos de desplazados y volver a instalarse en sus antiguas viviendas. Desde entonces, los musulmanes se han sentido discriminados porque vieron que esa campaña no les tuvo en cuenta. Y en una sociedad desgarrada por conflictos violentos, lo último que uno quisiera ver es una minoría (en esta caso la población musulmana) que se siente denigrada y tratada de forma injusta.

Mucho me temo que si no se toma este toro por los cuernos, esta va a ser el próximo foco de conflicto en la capital centroafricana. Las manifestaciones por la paz están muy bien, pero me gustan poco cuando ocultan la falta de voluntad de resolver los verdaderos problemas de fondo que impiden que la paz se consolide.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios