En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Noticias
Las elecciones legislativas dividen al Congo Brazzaville
...leer más...

Un huérfano zimbabuense aceptado en Oxford lucha por quedarse en el país
...leer más...

Bona Mugabe, la hija del presidente de Zimbabue, en la Comisión de Censura de espectáculos
...leer más...

Ghana y Sierra Leona ratifican un acuerdo de cooperación
...leer más...

Zambia planea construir una nueva capital en el país
...leer más...

Vietnam impulsa el comercio con Medio Oriente y África
...leer más...

La caza furtiva en Namibia enfurece al gobierno
...leer más...

Miles de peticiones llegan a Camerún pidiendo la liberación de tres jóvenes condenados por contar una broma sobre Boko Haram
...leer más...

El Gobierno de Guinea Ecuatorial detiene al Rapero Djamin por su canción a favor de los taxistas
...leer más...

Ordenación episcopal de los tres nuevos obispos de Guinea Ecuatorial
...leer más...

África administrará en 2018 la primera vacuna contra la malaria
...leer más...

El gobierno de Ghana solicitará al FMI ampliar la ayuda financiera
...leer más...

1500 profesionales de la salud ugandeses podrán trabajar en Libia
...leer más...

Un abogado gambiano exige el nombramiento de un vicepresidente en el país
...leer más...

Cosatu prohibe a Zuma hablar en sus eventos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Africans Rising, La protesta africana se hace global , por Fernando Díaz
...leer más...
Soñando con los ojos abiertos , por Leo Ramos Sierra
...leer más...
Taxis, hombres y el puré, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Una fecha para celebrar, por Chema Caballero
...leer más...
Huir hacia ningún lugar, por Gaetán Kabasha
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > Blog académico >
-

Freixa , Omer Nahum

Historiador y escritor argentino. Profesor y licenciado por la Universidad de Buenos Aires.

Africanista, su línea de investigación son las temáticas afro en el Río de la Plata e historia de África central. Interesado en los conflictos mundiales contemporáneos. Magíster en Diversidad Cultural con especialización en estudios afroamericanos por la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF) Su blog es OmerFreixa.com.ar y su cuenta de Twitter @OmerFreixa.

Ver más artículos del autor


[ PDF | 282.9 KB ]

A doscientos años de la gran gesta andina en el sur - participación de los afrodescendientes en la emancipación de América del Sur, por Omer Freixa

14 de marzo de 2017.

El cruce glorioso de la cordillera andina por el Ejército de los Andes, capitaneado por José de San Martín, posibilitó la liberación de Chile y Perú. No hubiera sido posible sin la participación de afrodescendientes y el momento es propicio para rescatar un aporte, por mucho tiempo invisibilizado, de los individuos de origen africano en ese capítulo de la historia patria.

Enero de 2017 recuerda el bicentenario del comienzo de una de las hazañas militares más grandes de la historia humana: el cruce de los Andes, uno de los capítulos más evocativos de la gesta de San Martín que marcó el prólogo de la independencia de Chile y más tarde del Perú, último bastión de la corona española en América del Sur.San Martín

La epopeya que catapultó al general San Martín a la gloria forma parte de un proceso de lucha más vasto que involucra al otro gran Libertador del Norte, Simón Bolívar, quien emancipó cinco naciones sudamericanas, incluida su Venezuela natal. Ambos líderes se reunieron en Guayaquil en julio de 1822 y a partir de esa recordada, pero misteriosa conferencia, San Martín comenzaría a despedirse de la aventura de liberación del dominio realista, quedando bajo la responsabilidad de Bolívar y sus allegados culminar en 1824 el esfuerzo revolucionario con las batallas de Junín y Ayacucho.

La historiografía que analiza esta época, en línea con la postura de construcción de naciones blancas y europeas de fines del siglo XIX, perdió bastante de vista la participación de los afrodescendientes en estas campañas libertarias y otros episodios bélicos. Se priorizó más bien la gesta de los grandes hombres (San Martín y Bolívar) y los acontecimientos magnánimos, como las efemérides militares.

El individuo de sangre africana se confinó al recuerdo por las actividades comerciales en la época colonial, por su alegría y sus manifestaciones culturales. Si se mencionó como soldado de la independencia fue más bien como excusa para explicar, en Argentina, el mito de su extinción y para no resaltar su gran aporte a la causa revolucionaria, el heroísmo, el sacrificio y el logro en muchos casos de la libertad.

El estudio de la participación de los afros en los ejércitos del siglo XIX se basó en análisis deficiente (Picotti: 1998, 96). Sin embargo, “Todas las acciones de armas de la epopeya de la libertad cuentan con la contribución de los morenos” (Lanuza: 1967, 67). Así lo indicó José Luis Lanuza en Morenada (Buenos Aires: Emecé, 1946) y aunque su obra ha sido superada por trabajos más recientes, contiene ideas que iluminan verdades conocidas.

Entre los afrodescendientes que combatieron en los ejércitos durante el siglo XIX argentino, algunos apenas dejaron su recuerdo o documentos que puedan constatar su acción. La mayoría vio su sangre derramada sin ningún reconocimiento póstumo, pero se pudo reconstruir las trayectorias de algunos oficiales, como el coronel Lorenzo Barcala, y de algunos militares participantes en el cruce de los Andes. San Martín comenzó a organizar esta campaña desde 1814, año de la reconquista realista de Chile; en mayo de 1816 planificó la reconquista patriótica mediante aquel cruce.

Una hazaña en las alturas

En su obra Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana (Buenos Aires: Imprenta de la Nación, 1887/88), el biógrafo más exhaustivo del general, Bartolomé Mitre, no tuvo reparo al calificar el cruce de los Andes como uno de los hechos más extraordinarios de la historia militar. El historiador y ex presidente argentino agrega que esta empresa surgió de la nada, fue admirablemente ejecutada y acabó siendo encomiada por especialistas del arte militar y los propios enemigos.

Mitre refirió que San Martín estaba animado, en el campamento de Mendoza, de “una voluntad superior, que sabía lo que quería y lo que hacía, y a la cual todos se plegaban; lo ordenaba todo, infundiendo en las almas de sus soldados la seguridad del triunfo” (Mitre: 1950, 279, 302, 309, 324). San Martín fue designado por el Congreso de Tucumán capitán general del Ejército de los Andes, como antes Manuel Belgrano del Ejército del Norte.

No fue sencillo cruzar pasos tan riesgosos con tanta tropa. Las alturas quitaban el sueño al general y le preocupaban más que el enemigo mismo. Su ejército tenía considerables dimensiones; según fuentes de la Biblioteca Central del Comando en Jefe del Ejército, contaba con más de 5 000 efectivos y entre el 40% y el 50% eran negros. Las fuerzas se desglosaban en 4 000 soldados, más 1 200 milicianos de la caballería de Cuyo en calidad de auxiliares, una brigada de 250 artilleros y personal de diversos oficios como arrieros y operarios de maestranza. Es importante destacar que 16 esclavos cedidos por su propietario en la provincia de Mendoza formaron la primera banda de música del ejército patriota (Mitre: 1950, 305, 308; Lanuza: 1979, 72, 164).

San Martín había estimado necesarios 1 millón de tiros, 1 500 caballos de pelea y más de 12 000 mulas de carga. Al cabo dispuso de 900 000 tiros de fusil y carabina, 2 000 balas de cañón, 200 cargas de metralla y 600 granadas, así como de 1 600 caballos de pelea y 10 000 mulas de silla y carga. Las provisiones incluyeron 600 reses en pie más otros insumos, como charque y queso. Al retornar ocho años después a Buenos Aires, los combatientes sumaban 159 y debieron apretarse rápidamente para la inminente guerra contra el Imperio de Brasil.

La preparación del ejército fue preocupación constante de San Martín, quien en 1816 escribió a su aliado Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata: “Desengañémonos: ese ejército (el del Perú) necesita por lo menos un año para organizarse, esto es, con todos los esfuerzos del Gobierno; de consiguiente, todo este tiempo le damos al enemigo para que nos hostilice y nos acabe” (Mitre: 1950, 283).

Del campamento de Plumerillo (Mendoza) partió el Ejército de los Andes. El comerciante británico Samuel Haigh lo visitó y dejó constancia elogiosa de los combatientes afro: “La silenciosa y sombría fiereza de los soldados, especialmente de los negros, la interpretábamos de buen augurio para la causa de la libertad”. Sobre el furor salvaje de los afrodescendientes y el deseo de fusilar al enemigo, el testigo agregó: “Vi a un negro viejo realmente llorando de rabia cuando se percató que los oficiales los protegían de su furor”.

El general Guillermo Miller luchó a las órdenes de San Martín y elogió la constancia y el valor de los guerreros negros en carta del 9 de abril de 1827 (De Estrada: 1979, 86). Según el historiador Vicente Fidel López, el médico de confianza de San Martín era un negro de Lima que había escapado a Mendoza por razones políticas. Tomás Guido, íntimo colaborador de San Martín, señaló que este médico indujo erróneamente al general a consumir opio en exceso por sus dolencias. Otro favorito del Jefe del Ejército de los Andes fue un cocinero negro con quien gustaba mucho conversar (Lanuza: 1967, 71-72).

Mitre indicó en su estudio biográfico que, entre los combatientes en Plumerillo, los preferidos del prócer eran los negros libertos, a quienes proclamaba y se ponía a su nivel. San Martín advirtió que, si los realistas ganaban, los negros serían esclavizados nuevamente y, por ende, vendidos por azúcar en las plantaciones de Perú. Enfurecidos por esta advertencia, “a cada balazo, a cada bayonetazo y golpe que dirigían a sus adversarios, en el encarnizamiento de la lucha, repetían ebrios de cólera y venganza tomá pachuca (toma por azúcar)” durante la batalla de Chacabuco. Al mes de este heroico combate y en recuerdo al esfuerzo de los combatientes afro, San Martín exclamó “¡Pobres negros!”, al visitar el terreno donde yacían enterrados muchos de los combatientes del Batallón 8, compuesto de libertos de Cuyo. (Mitre: 1950, 294, 339; de Estrada: 1979, 85-86).

Algunos “rostros de bronce” en la epopeya andina

Lorenzo Barcala, nacido en Mendoza (1795) e hijo instruido de esclavos traídos de África, fue liberado por la Asamblea del Año XIII. En 1815 solicitó alistarse en el Batallón de Cívicos Pardos de su provincia y escribió a su jefe: “Soy un pobre joven desgraciado que ha sufrido mucho a consecuencia de ser esclavo. Me han mortificado sin compasión. Quiero ingresar en el batallón para pasar los Andes con el Señor Gobernador General José de San Martín” (De Estrada: 1979, 27).

Sin embargo, su deseo no pudo ser satisfecho. San Martín le ordenó quedarse en la guarnición local para dar instrucción a los nuevos reclutas que serían reserva del Ejército de los Andes. Barcala cumplió tan bien esta tarea que recibió elogios hasta de José María Paz, muy medido en sus loas. En el campamento Plumerillo escuchó decir al Libertador que, si los realistas vencían, los negros como él serían vendidos como esclavos (De Estrada: 1979, 86; Lanuza: 1967, 71, 90-92). Luego de incorporarse a los Granaderos de Mendoza y tras varios ascensos por entre su acción en la Guerra con el Brasil, la campaña contra el indio y la participación en las luchas civiles, “El Caballero negro”, como lo llamó Lanuza, encontró la muerte tras refriega con el caudillo de Mendoza, el fraile José Félix Aldao, quien lo apresó y ordenó su ejecución el 31 de julio de 1835.

Domingo Faustino Sarmiento tuvo en alta estima a Barcala y ensalzó su figura. Al enterarse de su fusilamiento escribió: “Barcala, el virtuoso Barcala, fue fusilado por el fraile” (De Estrada: 1979, 51). Antes había puntualizado: “Barcala se sintió con fuerzas para ser un caballero y lo consiguió con una conducta intachable” (Lanuza: 1967, 90).

Quienes sí pudieron integrar el Ejército de los Andes fueron el africano Batallón y el capitán Andrés Ibáñez, nacidos en África a fines del siglo XVIII, así como el sargento José Cipriano Campana. También se puede incluir al cabo segundo Antonio Ruiz, más recordado como “Falucho” o “Negro Falucho”, aunque se discute si no es más que una invención de la historiografía mitrista. Entre las mujeres afro se conoce la historia de la aguerrida Josefa Tenorio.

Batallón entró a Buenos Aires mediante la infame Trata Atlántica. Tuvo una destacada participación en las invasiones inglesas, durante el sitio de Montevideo en 1812, y marchó a Chile en 1813 bajo las órdenes del coronel Juan Gregorio de Las Heras. Más tarde formó parte del Ejército Libertador que cruzó los Andes, como efectivo del Onceno Cuerpo de infantería de línea, por el paso Uspallata. Combatió heroicamente en el paso Los Potrerillos y en Guardia Vieja, en enero y febrero de 1817, respectivamente. Lo hizo también el 12 de febrero de 1817 en Chacabuco y en Cancha Rayada, casi un año más tarde, cuando ayudó al repliegue de las fuerzas patriotas. A principios de abril aportó su granito de arena en el combate de Maipú, que decidió la liberación de Chile.

Las grandes proezas de Las Heras trajeron su causa del arrojo de combatientes como el negro Batallón. En uno de los tantos combates se le oyó gritar: “¡Viva la patria!” (De Estrada: 1979, 74). Batallón participó también, como Barcala, en las guerras civiles y contra Brasil. Sorprendentemente fue dado de baja del ejército a los 90 años.

Ibáñez era hijo de un noble africano y fue vendido como esclavo en Buenos Aires a los 16 años. Por su desempeño militar recibió la manumisión. Acompañó a San Martín a Mendoza en 1816 y cruzó los Andes. Combatió en Chacabuco, Cancha Rayada y Maipú. Ascendió al grado de capitán y obtuvo cinco medallas de honor. En 1818 se lo llevó el general Miller; estuvo bajo su mando unos siete años. El sueño de Ibáñez era instalar una pulpería en Buenos Aires y así lo hizo tras retirarse como militar (De Estrada: 1979, 79-80).

José Campana, apodado “El Negro Campana” era un esclavo liberto de la familia homónima. Entusiasta fervoroso de San Martín, acompañó al general en el cruce andino y luchó a sus órdenes en Chacabuco, Cancha Rayada y Maipú. Por el valor demostrado en combate ascendió sargento segundo de los Granaderos a Caballo. Se dice que vivió más de 100 años y combatió en tantas batallas que no podía recordarlas todas. Tras la muerte de San Martín, rendirle honores se convirtió en costumbre asidua de Campana (De Estrada: 1979, 154-155).

En esta historia no pueden faltar mujeres. Josefa Tenorio marchó con el ejército andino en condición de esclava y en Perú fue designada abanderada por el general Las Heras en virtud de su maestría como jinete y su significativa actuación durante el sitio de los castillos de El Callao. Por sus méritos en combate solicitó su libertad a San Martín en noviembre de 1820, quien accedió a concederla. En el escrito de solicitud Tenorio aseveró: “Mi sexo no me ha sido ni será impedimento para ser útil a mi patria, y si en un varón es de toda recomendación el valor, en una mujer es extraordinario el enseñar a tenerlo” (De Estrada: 1979, 123).

De ser cierta la versión de Mitre en Falucho y el sorteo de Matucana (1897) y no ficción, como se le critica, tras haber servido al mando de Manuel Belgrano en el Ejército del Norte, Falucho se incorporó al Batallón 8 del ejército andino y se batió en Chacabuco y Maipú a las órdenes de San Martín. Según el historiador José Zapiola, los Batallones 7 y 8 estaban formados mayoritariamente por “negros africanos y criollos” e integraron en Perú el Regimiento del Río de la Plata (De Estrada: 1979, 90).

A la vuelta de tres años en Perú, el Ejército que había cruzado victoriosamente los Andes se encontró en situación angustiante. Tras más de una década fuera del hogar y con la partida de San Martín, los soldados argentinos estaban aislados, desmoralizados, sin paga y en pésimas condiciones. En la fortaleza de El Callao se respiraba un inminente clima de rebelión, que acabó por estallar a principios de febrero de 1824.

Los alzados tomaron prisioneros a varios oficiales y reclamaron el pago adeudado, además de retornar a sus hogares en Chile y Buenos Aires. El gobierno local no pudo satisfacer estas demandas y los amotinados enarbolaron el pabellón realista. Uno de los jefes de la rebelión fue el sargento Dámaso Moyano, del Batallón 11, un mulato de Mendoza que había cruzado la cordillera junto a Falucho y otros. El cabo segundo Antonio Ruiz proclamó traidores a los insumisos, quienes respondieron: “Revolucionario”. Falucho replicó: “Malo es ser revolucionario, pero peor es ser traidor”. Por ese acto de rebeldía fue fusilado. Antes de morir gritó: “¡Viva Buenos Aires!” y San Martín

En noviembre de 1826 retornaron a Buenos Aires los últimos efectivos del Ejército de los Andes. El verdugo de Falucho y otros dos sargentos fueron ejecutados por traición. Un testigo afirmó: “La justicia ha castigado al traidor, y la historia ha legado a la posteridad el nombre del granadero” (De Estrada: 1979, 121).

Conclusión

El aporte de los afrodescendientes a la lucha por la independencia no puede desestimarse. La información anterior cuestiona la presunta falta de aportes negros a la historia argentina, pero la huella y presencia afro no es exclusiva de Argentina, que se jacta de ser nación blanca y europea. Resulta incluso más marcada en Brasil y Colombia, que adolecen igualmente de prejuicios raciales. Y en la nación de Simón Bolívar, Libertador del Norte, unos 4 millones de Afro-Venezolanos constituyen el 15% de la población y, como en buena parte de América, componen el grupo social que más padece la discriminación, la marginación, la pobreza y la exclusión en las jerarquías sociales.

La presencia negra en América Latina y el Caribe, así como sus múltiples aportes, no pueden pasar inadvertidos en la historia regional. Se explica (pero se olvida muy a menudo) que América es la conjunción de tres raíces: amerindia, europea y africana.

Un genio de las letras, el escritor argentino Jorge Luis Borges, reconoció el mérito de los afrodescendientes: “Los negros de las guerras de la Independencia, eran mucho mejores soldados que los blancos” (De Estrada: 1979, 86). Sin embargo, no fueron debidamente reconocidos, a pesar de su mayor esfuerzo bélico, muchos en el flanco más vulnerable de la infantería. Aunque muchos mandaron compañías, fueron casos excepcionales quienes, como Barcala, alcanzaron alta graduación. En la década de 1850, por ejemplo, comandaron tropas los coroneles José María Morales y Domingo Sosa (Lanuza: 1967, 167).

Los esclavizados muchas veces ganaron su libertad por servir al ejército, como las dos terceras partes de los esclavos en Mendoza durante los preparativos del cruce de los Andes, siempre con fuerte resistencia de los amos (Mitre: 1950, 292). Entre 1810 y 1860 no hubo un solo batallón en suelo argentino sin soldados afros. En Buenos Aires, al menos once Afro-Argentinos alcanzaron grados de coronel o teniente coronel, pero se les negó el grado mayor de general.

La historia argentina hizo más hincapié en la ausencia y/o la denostación. Se hizo célebre la impresión de Belgrano sobre los afrodescendientes, quien escribió a San Martín: “Los negros y los mulatos son una canalla que tienen tanto de cobarde como de sanguinaria (…) Solo me consuela saber que vienen oficiales blancos” (Picotti: 1998, 97-98). Sin embargo, el sargento afrodescendiente Juan Bautista Cabral le salvó la vida a San Martín en la batalla de San Lorenzo (1813). Sin aquel sargento Mitre no pudiera haber completado su Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana. Y en definitiva hay que reescribir la historia para comenzar a reconocer, sin injurias ni tergiversaciones, el aporte afro a la construcción de la identidad argentina.

Bibliografía

DE ESTRADA, Marcos (1979): Argentinos de origen africano, Buenos Aires: Eudeba.

LANUZA, José L. (1967): Morenada. Una historia de la raza africana en el Río de la Plata, Buenos Aires: Editorial Schapire.

MITRE, Bartolomé (1950): Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana, Buenos Aires: Tor, Tomo 1, Caps. XII, XIII y XIV, Tomo 2, Cap. XLXI.

PICOTTI, Dina (1998): La presencia africana en nuestra identidad, Buenos Aires: Ediciones del Sol.

Original en : omerfreixa.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios