En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La UNEAC celebró el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente
...leer más...

Una segunda prohibición amenaza la supervivencia de la industria del vino en Sudáfrica
...leer más...

La provincia del oeste de Zambia ve una reducción en los precios de las comidas
...leer más...

Tanzania incauta ocho granjas de flores abandonadas por morosidad
...leer más...

Hemetti declara que la economía de Sudán está controlada por la mafia
...leer más...

International Crisis Group aboga por el diálogo entre el Gobierno de Argelia e Hirak
...leer más...

Etiopía descontenta con el plan de Egipto para crear una base militar en Somalilandia
...leer más...

Los desplazados internos de Galkayo, en Somalia, carecen de alimentos y agua a pesar de haber recibido sus propias casas
...leer más...

Tres muertos en una explosión de gas en Nigeria
...leer más...

El presidente de Liberia asegura la igualdad religiosa
...leer más...

Ciudadanos de una localidad en Kenia hacen las paces con la policía
...leer más...

La policía de Nigeria despide a cuatro de sus agentes por extorsión y castiga a otros ocho
...leer más...

Programada sentencia judicial sobre el bloqueo de Youtube en Egipto para el 20 de septiembre
...leer más...

Sudán extiende el apoyo directo en efectivo a las zonas rurales
...leer más...

Profesores de colegios privados en Kenia son golpeados por la pandemia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


La generosidad de (algunos) pueblos, por Alberto Eisman

13 de marzo de 2017.

Recuerdo que en los años de mi niñez tuve la oportunidad de asistir a un famoso musical llamado “El diluvio que viene”, versión española del original italiano “Aggiungi un posto a tavola” que se presentó a mediados de los años 70. Ni que decir tiene que el musical me encantó, primero porque era de las primeras veces que un niño como yo tenía la oportunidad de experimentar un espectáculo así, pero también por el profundo mensaje de su trama. De ese musical se hizo muy famosa una canción que decía “Un nuevo sitio disponed / para un amigo más / un poquitín que os estrechéis / y se podrá sentar.” Desde aquellos días, esas palabras resumen para mí la esencia de la solidaridad y, ante la presente realidad de cerrazón y de mezquindad humana que vemos en muchos gobiernos europeos, me pregunto a mí mismo que qué tiene que pasar para que podamos abrir nuestras puertas a los que sufren.

Hoy mismo (13.03) Unicef da a conocer un informe en el que se afirma que los niños sirios han sufrido en 2016 los niveles históricos peores de mortalidad y de sufrimiento debido a la guerra y a la exposición a condiciones altamente traumáticas. Ante eso, Europa sigue mareando la perdiz y dando mil vueltas para cerrar lo más posible sus puertas, para evitar el “efecto llamada” y para hacer que el inquieto gallinero de los electorados a los que le toca votar este año no se revolucione aún más si los que están en el poder dejan ver que se alza la mano demasiado y son demasiado blandos en el tema de la inmigración.

Estos días he estado en Alemania, y he podido ver de primera mano la generosidad de este pueblo hacia los refugiados. Esta generosidad es mucho más de agradecer cuando el panorama político y social está plagado de grupos extremistas y xenófobos, dispuestos a dar caña (y leña) al emigrante que se despiste. Haciendo un cálculo muy por encima, sólamente el modesto municipio germano que he visitado ha recogido ya más refugiados que toda España en el año 2016 (898 en total, donde a nuestro país sólo llegó el 5% de los 17.000 acordados).

“Un poquitín que os estrechéis” decía la copla... y a uno le desespera que le digan que no hay dónde estrecharse, en un país donde hay miles y miles de viviendas vacías, donde hay pueblos que poco a poco languidecen y cuyos municipios se pelearían por tener más niños que revivieran sus guarderías y escuelas... Siempre digo que la gran lección que he aprendido de África es la solidaridad, el saber que siempre el huésped es bendición y que la olla siempre se puede ampliar un poco más... porque el corazón lo hace posible.

Mientras tanto, aquí estamos, chapoteando en nuestro egoísmo (unos) y en nuestra impotencia (otros), manteniendo el sufrimiento y la desesperación lejos de nuestros ojos, no vaya a ser que sus ojos llenos de terror nos intimiden y hagan que se nos caigan los muros que hemos construido para defender el fortín de nuestro bienestar, que tanto nos ha costado construir.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios