En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


¿Y Libia?, por Rafael Muñoz Abad

27 de febrero de 2017.

Antonnella, que ya me di cuenta a mis nueve años que era elegante como un pespunte de Valentino, me hablaba de Libia en su inglés cockney de té. Doble aprendizaje por asociación dispar. [Ella] visitó el país en los años ochenta cuando era un estado hermético acusado de ser parte del eje del diablo por un tal Reagan. Sus palabras ensalzaban la amabilidad de la gente, la limpieza, la seguridad y el estado del bienestar pues recordemos que la mayor renta percápita del continente, quitando la población blanca de Sudáfrica, la tenía Libia. También me dijo Selim que sus primos libios en la vida trabajaron y que por derecho de cuna, vivienda y paga eran vitalicias; una de las muchas bondades de las rentas del crudo y de su escasa población. ¿Queréis desigualdades y problemas, crear países superpoblados?
Que Libia haya tomado el relevo de Somalia cual paradigma de estado fallido, meramente obedece al acto de irresponsabilidad de occidente a la hora de catalizar el fin de Gadafi. La segunda interpretación es que poco nos importa lo que suceda en el Cuerno de Africa pues eso está muy lejos de nuestra consciencia de sofá y emoticono.

Entender Libia es conocer la periferia del viejo Imperio romano y la rivalidad entre Cirenaica y Tripolitania; provincias de Roma que dos mil años después siguen siendo la bicefalia tribal de un país que si te alejas del bullicio costero, es ruidoso en silencios. Cuando mi reserva a Trípoli ya estaba hecha, se vio frustrada por aquella revuelta contagio de las infructuosas Primaveras árabes e ir ahora, tal vez sería un suicidio pues el país carece de jefatura más allá de una trapería de señores y milicias que gobiernan barrios por el derecho del kalashnikov donde la ley es el antojo azaroso del viento que mejor sople; aunque igual vas e…Inshallah.

Si buscan imágenes de Gadafi en su juventud, antes de ser destruido por el botox y apilar hasta cinco mil trajes, encontraran a un hombre de profundos ojos negros con ese magnetismo que sólo el beduino tiene en su silencioso mirar. Un Lawrence en uniforme arena con pose de portada para Life. Muhammad tuvo su momento para haberse coronado Kennedy del panarabismo y líder de los no alineados; inercia que no supo marinar y su trágico final ya lo conocen. El atentado en los vuelos PAN AM 103, UTA 772 o la matanza en una discoteca de Berlín, pusieron en liza su relación con el terrorismo internacional de la mano de un sinfín de excentricidades y bravuconadas que acabarían arrinconando al regimen de Trípoli. Y como no hay tirano que se precie sin catecismo, de igual manera que Mao tuvo su libro rojo, Gadafi instucionalizó su cartilla verde que se hizo extensible a la bandera nacional; un rectángulo verde, color del Islam. El “libro” lo pueden descargar gratis…y calzar una mesa.

Saber que pasa en Libia es complejo. En los despreocupados despachos presidenciales de este arrabal moral llamado Europa, las agencias de seguridad apilan informes en los que advierten que el país es caldo de cultivo de decenas de facciones relacionadas con el integrismo donde incluso el Estado Islámico tiene su embajada y barrio propio. La era pos Gadafi ha creado una bomba de relojería a una hora en avión de Italia. Libia y sus costas dan cobijo a miles de desesperados que, hacinados cual animales, esperan su turno para ser embarcados en cualquier cosa que flote e intentar ganar El Dorado europeo en pos de papeles. Es la nueva Trata donde la violencia sexual y la explotación van de la mano. Muchos de los que intenten cruzar, después de haber pagado tres mil euros por cabeza, perecerán ahogados. Las mafias de la inmigración, que también son las de las armas y las drogas, pagan su peaje al islamismo y tienen en Libia el destino final del llamado pasillo del diablo. Un corredor que atraviesa el Sahel en sentido norte donde regulan el tráfico de personas, cocaína y armas con la seguridad que el anonimato del desierto les concede. Las misiones europeas en Mali o Níger nada pueden hacer y todo es cara a la galería. Los atentados que matarán en Paris o Berlín, tendrán su gnosis en el vacío libio; sólo es cuestión de tiempo.

El caos ha generado una figura curiosa: los llamados señores del petróleo. Una vertiente más chic de los célebres Señores de la guerra. Reyezuelos respaldados por las armas que controlan una mono-boya y algún pozo de petróleo y que, directamente, con sus abogados y brokers en la city londinense – ¿van entendiendo porque al Reino Unido se la trae al pairo estar en Europa? – negocian los fletes con los armadores y hacen caja con el petróleo libio; quizás el de más calidad y fácil extracción. La costa se ha transformado en un taifarato de milicias privadas con rango de gobierno local enriquecidas a golpe de flete de petróleo y armadas hasta los dientes; recordemos que el derrocamiento de Gadafi, irresponsablemente apoyado por occidente en lo militar, vació los enormes arsenales libios y el país y sus vecinos [del sur] se han armado peligrosamente. Libia es una especie de Tatooine para los Star Wars frikis; frontera sin ley a tiro de piedra de la organizada Europa. ¿El futuro? No nos importa lo que allí pase y hasta agradecemos que nos censuren las imágenes de los cientos de ahogados y cuando toque atentado, un millón de imbéciles pondrán su banderita en el perfil del Facebook a la par que los políticos de turno balarán de lo que no saben. Es finito el tiempo de la infantil e irresponsable burbuja europea.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios