En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Bakwa magazine: desde Camerún al mundo, por Literafricas
...leer más...
Fallece Max Liniger-Goumaz, reconocido como máximo investigador mundial de Guinea Ecuatorial
...leer más...
South african Quijote (I), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
La ayuda al desarrollo no frena las migraciones, por Bartolomé Burgos
...leer más...
África narrada por españoles que han vivido allí décadas, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

Los grandes actores del desarrollo en el mundo deberían ser las organizaciones sociales y los gobiernos. La filantropía es solo una nota al pie de página.
27/02/2017 -

Estas palabras fueron pronunciadas por Bill Gates en la Conferencia Mundial de Seguridad que tuvo lugar en Múnich la semana del 12 al 19 de febrero 2017.

En esta Conferencia, Alemania dio un paso al frente para impulsar un nuevo plan para África, un intento de poner “África first”, con nuevas responsabilidades de política y desarrollo global. A ver si llega a ser algo más que una nueva declaración de intenciones.

Bill Gates se ha comprometido a invertir 5.000 millones de dólares en los próximos cinco años para el desarrollo de África. De ellos, dos tercios irán destinados a luchar contra enfermedades como el sida, la tuberculosis o la malaria.

El filántropo ya concedió la suma de 9.000 millones en 2001 para mejorar la salud en África. En 2014, también destinó 50 millones de dólares para erradicar el virus del Ebola en África occidental. Hasta la fecha, ha comprometido casi 2.000 millones de dólares en subvenciones para acabar con la malaria, una enfermedad que solo en 2015 mató 438.000 personas en África subsahariana.

B. Gates, admirador confeso de Nelson Mandela, quiere seguir apoyando a los jóvenes emprendedores africanos para que tengan la oportunidad de desarrollarse.

“Si invertimos en las cosas necesarias, como asegurarnos de cubrir sus necesidades básicas, estos jóvenes podrán cambian el futuro y la vida de ese continente. Desde mi punto de vista, los cuatro factores de los que depende el futuro de África son: salud y nutrición, educación, oportunidad económica y un buen gobierno. Las nuevas ideas y herramientas tecnológicas pueden asegurar una educación de calidad”.

“Esto nos ayudará a crear oportunidades económicas para promover el desarrollo de África. La prioridad de los gobiernos ha de ser: insistir en la propia gestión de sus redes eléctricas, para que produzcan cuanta más energía mejor. Los gobiernos deben mejorar su gestión y sus servicios a través de la tecnología digital. La contribución de los jóvenes en este campo será indispensable para el futuro de África”.

¿A dónde nos llevan esta tecnología, educación, economía y filantropía?

Analizando esta visión y ayuda filantrópica de B. Gates y otros poderes financieros, surge en primer lugar un aprecio por su compromiso en favor de una mejor salud en África. También se puede destacar su compromiso por capacitar a los jóvenes como artífices de una real transformación de África.

Me parece adecuada su evaluación de la limitada contribución que la filantropía aporta al desarrollo autentico y sostenible de África, y que finalmente deben ser los gobiernos y la sociedad los auténticos responsables.

Pero creo que la verdadera cuestión radica no tanto en el QUÉ, sino en el CÓMO.

No es suficiente afirmar que son los gobiernos y las sociedades los que deben garantizar el desarrollo de sus pueblos. Lo importante consiste en la responsabilidad e integridad de esos gobiernos y en la calidad del compromiso de cada sociedad.

Tampoco parece realista considerar que la tecnología digital es capaz de garantizar la calidad de educación, de salud y de desarrollo. Todos sabemos que la ciencia y la tecnología son vitales e indispensables para todo tipo de desarrollo sostenible, pero por si solas no pueden garantizarlo, como lo vemos en la realidad.

Esta clase de política y de economía manipula todo: educación, recursos, servicios, tecnología y hasta la mismas personas, para conseguir un mayor control y acaparamiento de recursos y servicios, privando a la mayoría de lo necesario.

Los filántropos, aportarían un auténtico servicio a la sociedad, si además de sus limosnas, trabajaran más con los gobiernos, fundaciones, y otras instituciones, para promover gobernanzas más responsables y una más justa distribución de bienes. Esta colaboración no les aportaría tantos aplausos, pero si sería más transformadora y eficaz.

Tenemos todo lo necesario para una vida digna de todos los pueblos. Lo que nos falta es respetar la dignidad humana y promover el bien común, cambiando las estructuras opresoras y el sistema financiero injusto.

La filantropía ayuda en emergencias, pero si se convierte en algo permanente, no hace más que poner “parches” a la pobreza, dejando el sistema opresor intacto, a los opresores contentos y a la mayor parte de los pueblos tirados al borde del camino.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios