En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...

Naciones Unidas convoca un comité de emergencia sobre el ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

La falta de combustible en Sudán provoca el aumento del costo y la escasez de agua y comida
...leer más...

Ha muerto la periodista marroquí María Latifi
...leer más...

Una facción rebelde de Sudán del Sur condena las amenazas de muerte del presidente contra el exjefe del ejército
...leer más...

El Real Fórum de Alta Dirección de España otorga el Master de oro al Presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema
...leer más...

Rebrote del turismo en Túnez
...leer más...

Los elevados impuestos ponen en peligro la continuidad de las radios locales y católicas en Sudán del Sur
...leer más...

Nuevos enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden en universidades de Senegal
...leer más...

Se celebra en Venezuela el Primer Encuentro Formativo sobre los Derechos Humanos de las y los Afrodescendientes.
...leer más...

Osinbajo habla sobre supuestos planes para islamizar Nigeria
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, actualmente escribe en el blog "En clave de África" en el Periódico de Catalunya" y en Periodista Digital y trabaja en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Ver más artículos del autor


"Tú no dejarás que vivan los brujos", por José Carlos Rodríguez Soto

7 de febrero de 2017.

Cuando vi el gran cartel no me lo pude creer. Me detuve para leerlo varias veces y asegurarme de que era cierto lo que mis ojos veían. “Tú no dejaras que vivan los brujos”, anunciaba un tipo con aires de estrella de Hollywood que se presentaba como obispo de una pretendida iglesia “del Águila Real”. Para rematar el espectáculo, la anunciada oración masiva prometía “plegarias agresivas”.

No pude resistirlo y saque la cámara para hacer una foto. Mi compañero Abdou, un devoto musulmán senegalés, me comento: “Lo ves como no somos solo nosotros los que tenemos terroristas?” Le respondí que el Papa Francisco ha dicho en varias ocasiones que también entre los cristianos hay extremistas. Delante de nosotros teníamos un ejemplo de lo más evidente. Me imagine la escena: miles de personas reunidas en una gran explanada escuchando al combatiente de la brujería repitiendo slogans a grito pelado y creando un ambiente hiperemocional lleno de personas que, con los ojos cerrados y alzando las manos, piden a Dios que elimine a los brujos de sus barrios para poder gozar de buena salud, conseguir un buen trabajo y tener mucho dinero. Ya sabemos que este tipo de sectas pentecostales atraen a sus adeptos con promesas de prosperidad sin límites, ligadas a que el creyente acepte sin rechistar las instrucciones del pastor de turno, que se basan en versículos bíblicos sueltos comentados con una exegesis de parvulario.

A cualquiera que haya vivido en África un tiempo suficiente y sin aislarse del mundo real le habrá llamado poderosamente la atención lo arraigada que esta la creencia en un mundo espiritual oculto que determinadas personas, identificadas como brujos, manejan con malas artes para provocar el mal a otros. A menudo, basta que alguien destaque un poco por encima de los demás construyendo una casa o prosperando con un negocio para que los vecinos le acusen de brujería y el incauto paisano tenga que poner pies en polvorosa. Recuerdo un caso que presencia en 2012 en Obo, una pequeña ciudad a más de mil kilómetros de Bangui: un anciano que había emigrado allí algunos años atrás fue acusado un buen día de ser el causante de una enfermedad que dejos postradas a varias personas de su vecindario, y en apenas unos minutos vio como una enfurecida multitud le destruyo el kiosko con el que se ganaba la vida, y la cabaña donde vivía. Después desapareció y nunca más se supo de él. Durante los días sucesivos se rumoreo que algunos de sus vecinos le llevaron a la selva y, tras matarlo, arrojaron su cadáver al rio.

En la República Centroafricana, las personas acusadas de brujería suelen ser ancianos y niños y, por alguna causa que desconozco, sobre todo las viejecitas. Basta que una mujer entrada en años empiece a mostrar un comportamiento extraño, consecuencia de una demencia senil, para que todos la señalen con el dedo y la acusen de bruja. Rara es la semana en la que no vea un informe de nuestra sección de Derechos Humanos en la que se dé cuenta de una o varias ancianas enterradas vivas por una muchedumbre que piensa así que se van a librar de todos los males que afligen a la comunidad.

En diciembre de 2016, mis compañeros que recorren todos los días los lugares de detención en comisarías y prisiones se encontraron con un niño de tres años y una niña de cinco que llevaban una semana encerrados en una celda. Ambos habían sido acusados de brujería, y lo más triste del caso es que fueron sus propios parientes los que los llevaron a la policía. Cuando los funcionarios de la ONU señalaron al comisario que aquello era intolerable y tenía que ponerlos en libertad, el jefe de la Policia se enfadó por lo que considero una interferencia indebida en asuntos internos y esgrimió como argumento que la brujería está considerada como delito en el Código Penal del país y que cuando reciben una denuncia tienen que encauzarla con los procedimientos legales en curso.

Este es uno de los elementos que agrava aún más esta locura colectiva que permite enterrar vivas a ancianas y mandar a la cárcel a niños pequeños: la tipificación de la brujería como delito. Muy a menudo, si alguien quiere destruir a su vecino o a un pariente con quien tiene alguna razón para vengarse, basta con que le ponga una denuncia por brujería y ser, por ejemplo, el causante de enfermedades o de desgracias acaecidas en su pueblo. Cualquier motivo basta. Hace pocos años, cuando en el país se hizo una reforma del Código Penal, que estuvo financiada por la Unión Europea, el representante diplomático de esta organización intento por todos los medios que el artículo que se refiere a la brujería fuera eliminado. Se encontró con una airada respuesta del gobierno, quien al final le declaro “persona non grata” y le expulso del país por supuesta injerencia en asuntos internos.

Mucho se habla de las causas de la pobreza y de la perpetuación de la violencia en un buen número de países africanos, la República Centroafricana incluida: la avaricia de quienes tienen interés en sus valiosos recursos naturales, los intereses de países extranjeros, la proliferación de armas que abastecen a grupos rebeldes, las malas políticas internacionales… Claro que sí. Pero no se puede olvidar que también hay causas internas que tiene que ver con mentalidades que impiden que la gente avance, sea libre y no viva en un estado permanente de miedo ante acusaciones de sus vecinos. Y muy poco se podrá prosperar en un país en el que hasta un niño de tres años puede acabar con sus pequeños huesos en la cárcel acusado de desatar fuerzas maléficas. Nadie le defenderá y todos buscaran su destrucción, incluidos los charlatanes que se presentan como líderes espirituales y que prometen oraciones agresivas.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios