En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Nuevo apagón eléctrico en Sudáfrica
...leer más...

Jacob Zuma, expresidente de Sudáfrica, deberá comparecer ante los tribunales por corrupción
...leer más...

El Banco Mundial pide a Sudán que pague 16 billones de dólares de deuda
...leer más...

EE.UU. advierte de sanciones si no se forma gobierno de unidad en Sudán del Sur para la fecha límite de noviembre
...leer más...

Los ruandeses celebran el lanzamiento de los primeros Smart Phones "Made in Africa”
...leer más...

Crece el número de niños que vive en la calle en Abyei
...leer más...

Los residentes extanjeros en Botsuana podran acceder de forma gratuita al tratamiento del VIH
...leer más...

La billonaria inversión china en África
...leer más...

El documental de la BBC "sexo a cambio de notas" no aporta pruebas suficientes contra los profesores de la Universidad de Ghana
...leer más...

Uganda desplegará trabajadores de salud en la frontera con Tanzania como respuesta al brote de ébola
...leer más...

Alta tensión en las elecciones de Mozambique
...leer más...

Uganda niega la pena de muerte para los homosexuales
...leer más...

El gobierno de Uganda presiona para imponer la Pena de muerte para los homosexuales
...leer más...

La AMISOM rehabilitará carreteras de Somalia para fortalecer el sumnistro y la seguridad
...leer más...

El proyecto “Minha Terra” garantiza más de 3.000 títulos de propiedad en Angola
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Naranjo, José

José Naranjo Noble nació en Telde (Gran Canaria) el 23 de noviembre de 1971. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 1994, ha seguido profesionalmente el fenómeno de la inmigración africana hacia Canarias, tanto desde la óptica de las Islas como desde los países de origen y tránsito de los irregulares. Así, para elaborar sus reportajes, publicados en diversos medios de comunicación, ha viajado por el sur de Marruecos, el Sahara, Argelia, Malí, Senegal, Gambia, Cabo Verde y Mauritania, donde ha recogido los testimonios de centenares de personas. Por este trabajo le fueron concedidos los premios Antonio Mompeón Motos de Periodismo 2006 y el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española 2007, en este caso junto al también periodista Nicolás Castellano.

Buena parte de su trabajo está recogido en los libros Cayucos (Editorial Debate, 2006), con el que fue finalista del Premio Debate, y en Los invisibles de Kolda (Editorial Península, 2009). Además, es coautor de los libros Inmigración en Canarias. Procesos y estrategias (Fundación Pedro García Cabrera, 2008) y Las migraciones en el mundo. Desafíos y esperanzas (Icaria, 2009).

Es redacror de la revista digital de información sobre África Guinguinbali donde tiene su blog Los Invisibles , que reproduciremos en Bitácora Africana

Ver más artículos del autor


Cuando el fútbol es magia, por José Naranjo

26 de enero de 2017.

La competición más popular de Senegal combina deporte, hechicería y sueños de barrio

Es casi medianoche. Tras varias horas de prolegómenos y espera, los jugadores de la Asociación Deportiva y Cultural Fann Hock saltan por fin al campo. La grada del estadio Demba Diop de Dakar estalla de júbilo. A modo de sombreros llevan calabazas sobre sus cabezas y, de esta guisa, dan la vuelta al campo. A nadie parece extrañarle el atuendo. Así es la navetane, la liga de fútbol de barrios que apasiona a Senegal más incluso que la competición profesional. En esta noche vive la final de la zona 2 de Dakar entre Fann Hock y Fann Residence, un caliente torneo en el que se mezcla el deporte con la brujería. El espectáculo es vibrante, desbordante, imprevisible. En el césped, pero sobre todo entre el público.

Desde hace días, las calles de Fann Hock están engalanadas para la ocasión. Los vecinos han pintado de azul y blanco, los colores del equipo, farolas, árboles, asfalto y paredes. En los muros se representan las camisetas de los jugadores, con su dorsal y su nombre, y hasta una especie de altar pagano, con una radio y un televisor, preside el jardín que nuclea el barrio. Imposible ignorar que han llegado a la final. Djibril Niang es el capitán, pero no podrá jugar porque se fracturó la tibia en la semifinal. Pese a todo, allí estará. “Esto es un sentimiento, apenas ganamos nada jugando la navetane. A algunos les pagan el transporte si vienen de otros barrios o un poco más si han sido fichados de otro club, pero los que somos de la zona lo hacemos por defender nuestros colores”, asegura.

foto José Naranjo

Hoy es día de entrenamiento. La cita es en el pequeño campo de césped artificial de Magic Land. Nala Sall, uno de los directivos del ASC Fann Hock se encarga de coordinar el asunto. “Si ganamos el partido de mañana, jugaremos la final departamental. Tenemos un buen equipo formado por 18 jugadores de entre 19 y 28 años. Todo esto cuesta dinero, gracias a los patrocinadores particulares podemos salir adelante”, explica. La navetane nació como una competición de asociaciones deportivas de barrio para animar la época estival o de lluvias, conocida aquí como el hivernage. Sin embargo, las finales se prolongan hasta bien entrado el año.

Libas Camara es el entrenador. “Muchos son estudiantes o gente que hace pequeños trabajos. Así y todo casi siempre llegamos al menos a las semifinales. No tenemos muchos medios materiales, pero aquí hay talento. Si todo va bien en dos años nos podremos convertir en un club deportivo y jugar la liga profesional”, explica. Sólo en Dakar hay 54 zonas con una decena de equipos cada uno. Pero la competición se extiende por el país, miles de equipos que representan el orgullo de los barrios que representan compitiendo entre sí. Los jugadores que son buenos pasan de uno a otro, como un mercado de fichajes a nivel semiprofesional, pero casi todos lo hacen por el viejo sueño de mostrarse, de asomar la cabeza, de triunfar.

Moustapha Nguer tiene 23 años y es una de las estrellas del equipo, un centrocampista que lidera a sus compañeros en el terreno de juego. Vecino del barrio, combina su pasión con la venta de equipajes deportivos como forma de ganarse la vida. “Yo jugué en la competición profesional con el Niari Tally y el Port Autonome, ganaba unos 100 euros de salario, pero esto lo hago por fidelidad al lugar donde nací”. Igual que Daouda Ndiaye, delantero de 22 años y también natural del barrio que llegó a competir en la Tercera División y que sueña con emular a Benzema. “El problema de Senegal es que no hay suficiente estructura, aquí aprendemos en la arena. Si alguien se lesiona nadie se ocupa”.

Con la Copa de África Total 2017, que se disputa este mes de enero en Gabón, es inevitable hablar de las estrellas nacionales que triunfan en Europa y que juegan en la selección nacional. Entre ellas destacan el jugador del Liverpool Sadio Mané, Gana Gueye del Everton, Cheikhou Kouyaté del West Ham o Sangone Sarr, del Zürich, que salió de clubs modestos de Dakar como el HLM-Fass y el Diamono de Plateau. “Sólo quiero jugar al fútbol y triunfar”, remata Ndiaye. “Muchos observadores de clubes europeos acuden a los partidos de la navetane para ver a estos chicos, es un plus de motivación”, añade Libas Camara.

El día de la final, los chicos tienen cita a las diez de la mañana en la zona de la Universidad con un marabú, una especie de brujo que les explica los hechizos y rituales que deben hacer antes y durante el partido para asegurarse la victoria. Al igual que en la lucha senegalesa el papel de estos personajes a caballo entre la religión y la adivinación es clave: conjuros, amuletos, baños con líquidos especiales, versículos del Corán… todo es válido para ganar. Entre la directiva del ASC Fann Hock hay una persona responsable de la comisión mística que coordina este importante aspecto de la competición.

El partido tenía que comenzar a las diez de la noche, pero lo hace a las doce. Los controles a la entrada son exhaustivos, los partidos de la navetane suelen degenerar en enfrentamientos en los que se acaba con apuñalamientos y lanzamiento de piedras entre aficiones rivales. En la previa, los cadetes del barrio caen derrotados en la final a los penaltis y muchos rompen a llorar desconsolados. Sin embargo, nada va a aguar la fiesta de los seniors. En los prolegómenos, el imam de la mezquita de Fann Hock les da las bendiciones mientras el público ruge en las gradas. Sidi y Gaby, dos amigos del barrio, llevan ya tres horas esperando que comience. Huele a marihuana que tira para atrás y pese a que el alcohol está prohibido, Cheikh está como en trance y no tarda en caer. Los tambores resuenan sin parar.

n el campo suena el pitido inicial. Tras los primeros intercambios el marcador no se inmuta. De repente, un jugador de Fann Hock aprovecha un descuido de la zaga local y sale corriendo hacia la portería rival. Aunque no lleva el balón en los pies todos intentan detenerle sin éxito. Al llegar a la raya de cal arroja con todas sus fuerzas un huevo contra las redes. Otro artimaña del marabú. El portero se lamenta como si le hubieran metido un gol e increpa a sus defensas para que no vuelva a ocurrir. Se llega al descanso cero a cero. Sin embargo, en la reanudación, Fann Hock sale dispuesto a todo.

Los aficionados lanzan bolsitas de agua al césped siguiendo la consigna mágica, todo un lateral del campo se llena pronto de plástico. Y, en un segundo, estalla la locura. Gol de Fann Hock. Cantos y bailes se suceden en una grada que parece estar más pendiente de celebrar que de seguir el juego. Cae el segundo gol. El desfase es ya total. Aparecen las primeras bengalas. A Cheikh lo tienen que agarrar entre tres mientras todo el mundo se tira agua. Sidi salta y Gaby recorre los asientos de cemento como poseído, con una sonrisa de oreja a oreja. El partido acaba con un brillante cuatro a cero y la fiesta se prolonga luego en el barrio. Afortunadamente esta vez no hay que lamentar muertos ni heridos. Fann Hock pasa a la siguiente ronda.

Original en Blogs de El País . África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios