En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El partido marroquí PAM no dejara entrar a la prensa a su Consejo nacional extraordinario
...leer más...

La IGAD quiere nombrar a una mujer como vicepresidenta en Sudán del Sur
...leer más...

“Nos negamos a morir”, comunicado de los obispos de Bukavu
...leer más...

Protestas por la construcción de una planta de carbón en la ciudad keniana de Lamu
...leer más...

Ministros de la Unión Africana abordan el mercado del transporte aéreo
...leer más...

El presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, alerta para los importantes desafios de África
...leer más...

El líder de la protesta en el Rif en huelga de hambre en la prisión de Oukacha
...leer más...

La oposición en Zimbabue protesta por las declaraciones de los ministros sobre que el ejército no toleraría una victoria del MDC
...leer más...

Burkina Faso anuncia la ruptura de las relaciones diplomáticas con Taiwán
...leer más...

Estados Unidos y Reino Unido anuncian su apoyo en la lucha contra la epidemia de ébola
...leer más...

La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Letras de África en las venas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con la Fundación Sur, con la Fundación Fabre, para dar clases de castellano a un grupo de africanas, y forma parte del grupo Pax Romana/Solasbide.

Ver más artículos del autor

La Fiesta de la discordia , por Ramón Echeverría
13/12/2016 -

Aunque en las próximas semanas habrá cristianos que se quejen del materialismo que rodea y corrompe la Navidad, todos la celebrarán y lo harán de manera festiva. No será lo mismo cuando los musulmanes rememoren este 12 de diciembre, —para ellos 12 de Rabia al Awai del año 1438 de la Hégira—, el nacimiento de Mahoma, “Mawlid an –Nabi”. Navidad y Mawlid an-Nabi coincidieron en 2015, algo que no había ocurrido desde 1557. Escribiendo en el diario argelino El Watan el 8 de diciembre, Mohamed Kali se preguntaba si el Mawlid de este año traería para el mundo musulmán tanta controversia como el del pasado 2015. Se refería a la feroz oposición de salafistas y wahabitas a una fiesta que consideran invención chiita, celebración pagana extendida a partir de Africa del Norte, y en cierta medida imitación malsana de la Navidad cristiana.

Fiestas musulmanas canónicas son la que concluye el mes de Ramadán, Id el Fitr, “Fiesta de la Ruptura”, y la “Fiesta del sacrificio”, Id al-Adha. Ni el Corán ni la Sunna mencionan una posible fiesta del nacimiento de Mahoma. Esta parece haber sido celebrada por vez primera en 972 en El Cairo, en donde los Fatimidas chiitas festejaban los nacimientos de Mahoma, Alí, Fátima y el del califa reinante. Anulada por el visir del califa El Mustali en 1096, la celebración fue restablecida en 1207 a partir de Erbil, en el norte de Irak, para hacerse luego popular especialmente en los países del Norte de Africa.

En Marruecos Mawlid se celebra desde finales del siglo XIII, en la actualidad con dos días de fiesta. En Túnez las amas de casa preparan la “Assida Zgugu”, una crema a base piñones con la que se suele festejar el nacimiento de un niño. Mawlid es muy importante en Argelia, en donde dos peregrinaciones festivas con ocasión de Mawlid se han hecho famosas: la “Fezaa” de Beni Abbes al Sudoeste y la “Sbua” de Timimun, capital de la región de Gurara en el Sahara argelino, declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por UNESCO. También hay peregrinaciones en otros países como Mali, Senegal, y en la isla de Lamu en Kenia. En casi todas las celebraciones se leen textos celebrando la vida del Profeta, se condimentan platos especiales, se hacen regalos a los pequeños y para muchas familias es la ocasión de practicar la circuncisión de los niños varones.

En Egipto, donde las cofradías sufíes organizan por todo el país celebraciones “Mulid”, a veces bastante ruidosas, en honor del nacimiento de los diferentes santos, la del nacimiento de Mahoma tiene especial importancia. Se decoran las mezquitas, y uno de los poemas en honor del profeta más leídos es la “Qasida al-Burda” (Poema del Manto), del poeta sufí Imam al-Busiri (1211–1294). Proveniente de una familia de Marruecos, vivió en Egipto y escribió su poema en agradecimiento al Profeta tras haber sido curado de una parálisis parcial. Pero lo más llamativo del Mawlid egipcio son las montañas de dulces confeccionados para la ocasión y las muñecas “Aroset El Mulid”, “Novia del Mulid”, vendidas en ese período, y que algunos sugieren que tienen sus raíces en costumbres preislámicas y precristianas..

Ya el granadino Abu Ishaq al-Shatibi (1320-1388), jurista de la escuela malequita, se opuso a la celebración del Mawlid, lo mismo que Ibn Al-Hajj (1256-1336), que aunque nacido en Fez se hizo conocer como jurista y teólogo en Egipto. Esa oposición ha tomado fuerza en nuestros días impulsada por salafistas y wahabitas. La prensa argelina constataba esta semana pasada la aparición en las paredes de la avenida Ben M’hidi de Orán, de carteles en los que, como el año pasado, se leía “Yo soy musulmán, yo no celebro las fiestas de los paganos”, en referencia a la celebración del Mawlid este 12 de diciembre. En la misma línea se pronunciaban algunas televisiones wahabitas captadas por satélite en toda el Africa del Norte. Para Salafistas y wahabitas todo lo que no aparece en el Corán o en la Sunna es novedad, “bid-ah”, y se debe condenar. En consecuencia, no se celebra Mawlid ni en Qatar ni en Arabia Saudita, aunque la celebración no esté legalmente prohibida.

La diferencia con la tradición cristiana es curiosa. Los judíos no celebraban las fechas de los nacimientos, y los primeros escritos cristianos no mencionan la de Jesús. Se imitó también en esto la costumbre romana y ya en el siglo IV se celebraba el nacimiento de Jesús en la que desde 274, por decreto del emperador Aureliano, había sido la fiesta del nacimiento de Mithra, el sol invicto. Y aunque se ignore la fecha en la que nació Jesús, el hecho de su nacimiento es esencial para la vivencia cristiana. Las desavenencias entre cristianos se dan acerca del modo de celebrar ese nacimiento, pero no sobre el hecho de celebrarlo. Por su parte los musulmanes son unánimes en que Mahoma es para todo creyente un ejemplo de vida. Pero discuten sobre el modo concreto de imitarlo. Y el desacuerdo se hace total cuando se trata de celebrar o no la fecha de su nacimiento.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios