En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Se aplaza la firma de pacto de paz en Mozambique entre el gobierno y la RENAMO
...leer más...

El IVA entra en el sistema tributario angoleño
...leer más...

Una aplicación para combatir el hambre y el desperdicio de alimentos
...leer más...

El presidente de Burkina Faso pide justicia para todos
...leer más...

La guerra de bandas en Ciudad del Cabo
...leer más...

Grupos armados en África Central utilizan los controles de carretera como fuente de financiación
...leer más...

Impuesto "voluntario" en Burundi para financiar las elecciones de 2020
...leer más...

Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Obiang et alii o cuando los negros aman el sado, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...
El tango, sobre blanco y negro , por Omer Freixa
...leer más...
Senegal ya presume de nuevo aeropuerto , por José Naranjo
...leer más...
Guintche llega a Madrid después de deslumbrar Barcelona, por Wiriko
...leer más...
En el corazón de las tinieblas…, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

"Inhumanos e infrahumanos"
12/12/2016 -

En nuestra sociedad global, particularmente en África, observamos una creciente desigualdad, donde una minoría se comporta de forma inhumana oprimiendo a la mayoría que viven en condiciones infrahumanas. Así unos pocos se comportan como “inhumanos” y reducen a la mayoría a unas condiciones de vida de seres “infrahumanos.”

Hablamos de economía, cuando hay producción y mercado. Desde la revolución industrial, se dispara la sociedad de mercado. Con la productividad y el mercado llegan el control de productos, las desigualdades y la humanidad se divide en: “inhumanos e infrahumanos”, como lo dijo ya san Juan Crisóstomo.

¿Por qué tanta desigualdad?

Cuando lo que importa es el “superávit”, llega la propiedad privada y la desigualdad. Esta desigualdad se dispara con la revolución industrial y las tecnologías. Lo que cuenta es el precio, no el valor de los productos, ni la dignidad del productor, ni las necesidades de los demás.

Lo que antes eran bienes: trabajo, herramientas y espacio (tierra) se convirtieron en mercancías y mercado. Y el trabajador se convirtió en herramienta. Hasta el dinero se convirtió en ocasión de lucro, al beneficiarse de la necesidad del otro.

Si siguiéramos lo que hacen en EEUU, donde muchos hijos deben devolver a sus padres la “deuda” de sus estudios, los niños que nacen. comenzarían la vida con deudas.

Con la sociedad de mercado, nace el empresario y el banquero. El mismo proceso que crea el beneficio crea también la crisis. Los poderosos banqueros no quieren pagar impuestos, para poder ayudar al Estado con el interés, y reclamarlo más tarde.

“Crea máquinas y te sacaran los ojos”. Las maquinas ni han acabado con la pobreza, ni con los trabajos más duros. Parece que somos nosotros los que trabajamos para mantener nuestras máquinas. La tecnología nos esclaviza en vez de liberarnos, y hasta promete un imposible mundo feliz. Una legión de androides trabajadores es el sueño de cualquier empresario. El empresario no quiere ni trabajadores ni que pedir préstamos.

La misma naturaleza, con sus bosques, tierra, agua y recursos, solo tiene valor de cambio para las empresas. Hasta el deporte y la música tiene valor de espectáculo con beneficio. Vale lo que genera lucro. Esta es la regla que manda, porque nos vamos deshumanizando.

La maquinación, la exclusión y la destrucción del planeta tienen una raíz común: el ídolo del lucro. Los intercambios del mercado son la principal forma de intercambio.

Se necesita pues un control democrático (político) y ético, del mercado y del dinero.

La desigualdad: Un 1% de la humanidad (70 millones de personas) poseen tanta riqueza como el 99% restante.

Pero gran parte de la sociedad, y de sus lideres, no soporta mirarse al espejo, y analizar las raíces de tanta desigualdad y violencia.

Necesitamos un tratamiento de choque, un cambio radical de visión y de valores.

Una creciente parte de la Humanidad va tomando conciencia de la grave situación de esclavitud para la mayoría y se van organizando numerosos movimientos sociales, en África y en otros continentes, así como nuevas iniciativas de economía colaborativa, por una economía del bien común, por un mercado justo, bancos éticos, etc.

Los valores humanos y cristianos deben edificar los cimientos de una sociedad que promueva la dignidad humana y la harmonía social. Se trata de discernir bien qué clase de sociedad deseamos, y qué medios vamos a tomar para alcanzar dicho objetivo.

- Todos somos iguales en dignidad y estamos llamados a vivir, compartir recursos y colaborar juntos. “Uno solo es vuestro Padre y todos sois hermanos” Mt. 23,8. Necesitamos incluir a todas las personas en nuestra sociedad. Nadie debe ser excluido y por tanto no caben las “murallas y baluartes” de los radicales, ni de un extremo ni del otro.

- Solo tenemos este Planeta tierra y es nuestra casa común. Denunciamos los monopolios y privatización de los bienes comunes. “Cuidad la tierra”. Gen 3,5

- La experiencia nos muestra que cuando el lucro máximo es el objetivo, entonces el ser humano se convierte en esclavo. “La codicia es idolatría. Es imposible servir a Dios y al dinero privado” Col 3,5 y Mt. 6,24

- La mayor esclavitud y corrupción que sufre el ser humano es la del poder y el lucro a toda costa. “La raíz de todos los males es la pasión por el dinero. 1 Tm.6

- Nuestros mayores supieron vivir felices con menos, porque las personas eran el centro y sabían compartir sus bienes. “Dichosos los pobres de espíritu”. Mt. 5

- Los seres humanos construimos barreras, categorías, clases, partidos opuestos, enemigos, guerras y violencia para controlar y dominar. “En Cristo Jesús ya no hay varón ni mujer, obrero ni patrón, creyente y no creyente” Gal.3,28

- Ser responsable, elegir lo bueno y hacer el bien, nos hace felices. “Tienes ante ti, la vida y el bien, la muerte y el mal. Tú debes elegir”. Dt. 30,15

Todos nacemos con la misma dignidad humana y capacidad de amar, y podemos madurar como el buen vino compartiendo vida, bondad, bienestar y alegría con los demás.

Deseamos y trabajamos por una sociedad, donde todos los pueblos y razas se sientan integrados, donde no haya nadie que se comporte como “inhumano” obligando a otros a vivir como seres “infrahumanos”, sino donde todas las personas puedan llegar a vivir como plenamente humanas, es decir: cuidando de los demás, con todos los recursos a nuestra disposición.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios