En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...
Guinea Ecuatorial, partidos políticos y elecciones fantasmas, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
No soy negro, soy coloured, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
El Dengue: ¡La Bella Kudugu llora sus muertos!, por Maurice Oudet
...leer más...
África, la eterna promesa , por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con la Fundación Sur, con la Fundación Fabre, para dar clases de castellano a un grupo de africanas, y forma parte del grupo Pax Romana/Solasbide.

Ver más artículos del autor

Francisco, 80 años. ¿Dimiten los papas?, por Ramón Echeverría
05/12/2016 -

Jorge Mario Bergoglio s.j., Francisco, obispo de Roma desde el 13 de marzo de 2013, cumplirá 80 años el próximo 17 de diciembre. En la Iglesia Católica, al llegar a los 75, obispos y arzobispos ofrecen su dimisión al papa, para luego continuar en sus puestos hasta que éste la acepte y nombre un sustituto. Desde que Juan Pablo II introdujera cambios en la constitución de la Curia vaticana hay una excepción: Para quienes trabajan en ella el cese al llegar a los 75 años de edad es automático e inmediato. Por otra parte los cardenales, que desde 1181 son los únicos que participan en la elección del papa, en ese año la de Lucio III, pierden esa prerrogativa al cumplir 80 años. De los 228 cardenales actuales sólo 120 participarían hoy en un hipotético cónclave. ¿Debiera entonces el papa dimitir el 17 de diciembre del mismo modo que los otros obispos y cardenales?

En Africa, en donde antes de la colonización los jefes tradicionales lo eran en general de por vida, la pregunta adquiere connotaciones particulares. En primer lugar por la avanzada edad de muchos de sus gobernantes, algunos de los cuales han conseguido que sus mandatos parezcan vitalicios. Robert Gabriel Mugabe, presidente de Zimbabue, cumplirá 93 años dentro de tres meses. El presidente tunecino Béji Baïd Essebsi celebró este 29 de noviembre su 90 aniversario. Félix Houphouet-Boigny primer presidente de Costa de Marfil se mantuvo en el poder hasta su muerte, a los 88 años de edad. Más “jóvenes”, Paul Biya, nacido en 1933 es presidente de Camerún desde 1982; y Abdelaziz Bouteflika, nacido en 1937, lo es en Argelia desde que fue elegido el 15 de abril de 1999.

En segundo lugar por la ejemplaridad en las dimisiones de aquellos presidentes a los que el pueblo habría ciertamente permitido seguir gobernando. Julius Kambarage Nyerere, nacido en 1922, primer presidente de Tanganyka, —Tanzania tras la unión con Zanzíbar—, abandonó voluntariamente el poder en 1986, retirándose a su pueblo natal, Boutiama, en donde siguió dedicándose a la promoción del Swajili. En 1992 recibiría, con Aung San Suu Kyi, el premio Simón Bolívar que UNESCO y Venezuela otorgan a quienes han contribuido a la libertad y dignidad de los pueblos favoreciendo el advenimiento de un orden internacional mejor. Nyerere murió en 1999. Nelson Rolihlahla Mandela, que fue en 1994 el primer mandatario de raza negra en Africa del Sur tras el desmantelamiento del apartheid, impulsó la nueva constitución aprobada en diciembre de 1996 que impide la gestión del presidente del país por dos períodos consecutivos. Contrariamente a otros dirigentes africanos, Mandela no intentó enmendar ese artículo y se retiró de la vida pública en marzo de 1999 con 81 años de edad. Murió el 5 de diciembre 2013.

Tras tres años y nueve meses de mandato, y aunque elegido papa a una edad parecida a la de Nelson Mandela, la situación de Francisco es, por múltiples motivos, bastante peculiar. Hoy es en el mundo uno de los personajes más apreciados. Si pudieran votar, no cabe duda de que la mayoría absoluta de los católicos lo harían en favor de que, al menos mientras se sienta con fuerzas, el papa Francisco continúe más allá de los 80 años que cumplirá este mes y prosiga ese programa de reformas que ya se adivina en sus gestos, iniciativas, y en los documentos hasta ahora publicados. Están por otra parte el ejemplo de su predecesor, el papa Benedicto, que dimitió el 28 de febrero 2013, y el de los dos últimos generales de la Compañía de Jesús, —de la que Francisco sigue siendo miembro—, Peter Hans Kolvenbach y Adolfo Nicolás Pachón que dimitieron al cumplir 80 años, el primero en 2008 y el segundo hace dos meses.

En otros tiempos, cuando la vida social y política era menos complicada, reyes, emperadores, césares, jefes tribales, papas… y los generales de los jesuitas, salvo excepción, no dimitían, morían. Y tanto o más que gobernar, lideraban a sus súbditos, los inspiraban, eran su referente moral. Llegó luego la democracia y una división más clara de poderes. Hoy algunos países profundamente democráticos como la Gran Bretaña, Holanda o Noruega, distinguen claramente la función de referencia e inspiración, encomendada a un monarca vitalicio de la de gobierno, ejercida por un presidente o ministro elegido en las urnas. En la Iglesia católica, a los papas y obispos se les ha venido exigiendo ser líderes espirituales y buenos gobernantes. Pocos han conseguido sobresalir al mismo tiempo en ambas tareas, sobre todo porque las instituciones, también las de la Iglesia, se han hecho cada día más pesadas y complejas. En 1981, hablando del Padre Arrupe, poco antes del derrame cerebral que le apartó de su cargo de General de la Compañía, un provincial jesuita me decía: “Como organizador y burócrata Arrupe deja mucho que desear. Pero es un extraordinario líder espiritual y le seguiríamos hasta donde nos lo pidiera”. Separar claramente en la Iglesia el liderazgo espiritual de la labor de gobierno no parece por el momento posible. Tal vez las renuncias del papa Benedicto y de los dos últimos generales jesuitas indican hacia dónde está evolucionando la Iglesia.

Robert Moynihan, vaticanista de prestigio y fundador de “Inside the Vatican Magazine”, escribía el 1 de agosto 2015 tras la muerte del jesuita Silvano Fausti, conocido biblista, director espiritual y confidente del Cardenal Martini: “[Silvano Fausti] desveló antes de su muerte que según el Cardenal Martini la dimisión del Papa Benedicto había sido “programada”. Martini creía que los cardenales de la curia buscaban un papa a su medida y no le querían ni a él ni a Ratzinger. Durante el cónclave Martini habría ofrecido a éste su colaboración: “Mañana, acepta el papado con mis votos. Has estado en la curia 30 años. Eres inteligente y honrado: intenta reformar la Curia, y si no, abandona”. ¿Qué hará el Papa Francisco?

En una entrevista en Televisa (Méjico) en marzo de 2015 Francisco dijo: “Tengo la sensación que mi pontificado va a ser breve, cuatro, cinco años…”. Y habló de la renuncia de su predecesor como un gesto valiente. “Por ahora nunca he pensado en dimitir”. “Me sorprendió mi elección, pero Dios me ha dado paz hasta hoy. Y es una gracia que hace que yo continúe… Aunque es cierto que soy un poco inconsciente, así que continúo”. Y añadió: “No hay que considerar a Benedicto como una excepción sino como una institución… “Se ha abierto una puerta institucional”.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios