En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Fidel Castro en Africa; surrealismo y ego., por Rafael Muñoz Abad

28 de noviembre de 2016.

Cada mañana, mi perro adoptivo en Windhoek le hace un pipí al poste que soporta la señal que da nombre a la avenida Fidel Castro de la capital Namibia; después paseamos hasta la de Robert Mugabe y otra micción más, quien pudiera. ¿Qué tienen los dictadores y tiranos de izquierda que nos los imponen desde ese atril de superioridad ética y moral que los maquilla cual luchadores de la libertad? Es simple. Si los despojas de su quimérico enemigo “imperialista” que no es otro si no tu y yo – la clase media que aspira a sobrevivir - su discurso se diluye cual azucarillo; evaporándose esa romántica cantata por una libertad que todo el mundo disfruta menos los que bajo sus barbas malviven con café aguado y pan. El socialismo necesita el caldo de la miseria para sobrevivir ideológicamente ergo su élite la alimenta pero no la sufre.

Las aventuras africanas de Castro y su lacayo en rojo atado El Che, representan el más esperpéntico canto al ego de dos megalómanos idolatrados cuyas efigies sólo faltan en los Adidas vintage del Willy Toledo de turno. De estar algún tiempo tirado en Africa austral y haber callejeado Luanda, Lobito o Menongue, me llevo un zurrón de historias a cerca de los – a menudo bien preparados - médicos cubanos. Los curanderos de Fidel, que con cariño así los llama el que suscribe y a los que alguna columna dediqué, me contaron anécdotas de una guerra extraña y olvidada en la que tanto curaron como cerebros lavaron.

Disfrazado de hombre de negocios, el primero en llegar fue Ernestito Guevara. Su idea era plantar la semilla del socialismo en el enorme Congo y que [esta] se extendiera cual metástasis ideológica por el corazón del Africa central. Decía El Che que los negros eran indisciplinados y vagos; y que por eso no triunfó la aventura. El Che está en muchas camisetas de mozalbetes que ni saben quién es y hasta por un personaje de comic lo tienen y, como su padre teológico, Fidel, goza de un derecho de pernada intelectual entre la progresía de tripa agradecida que igual lo idolatra en el maletero de un Range Rover que en la funda de su IPhone; si Ernesto se despertara, ya te digo yo donde iba el cochazo…Y es que las cabezas de algunos sufren ciertas confusiones. Caso del señor Gabriel García Márquez y su crónica de Angola donde el colombiano, bien cebado a caviar y langosta en la Cuba de su amigote Fidel, se “olvida” de los veteranos que, a cambio de nada, regresaron mutilados, desquiciados y víctimas de patologías pos traumáticas a un país que entraba en la peor crisis de su convulsa historia. Una temporadita en La Habana de a píe, pasando penurias, les evacuaba el bidé mental de rojerío fashion a muchos que ni a Marx han leído y a ser progres juegan. Y les diré que, en cierta manera, “bravo” por este Quijote y su Sancho – Fidel y El Che - que al menos han sido coherentes con sus principios de austeridad e ideología queriendo arreglar – a su manera – el mundo, aunque con ello hayan arrastrado a la miseria a millones de almas. Injustificable; pero por tener ideología les respeto. No, no crean que he enloquecido; aún lo tengo claro, me gustan rubias…pero tampoco seré tan miserable de hacer leña de su muerte y al Tito Castro hay que reconocerle su peso histórico y, guste o no, muchas verdades atronadoras.

El colapso del vetusto imperio colonial portugués en Africa se sintetizó bajo la guerra de Angola y sería la invasión del país africano por fuerzas de Sudáfrica, con el objetivo de tomar Luanda y evitar así un gobierno marxista, lo que justificaría la proclama de Castro en lo relativo al deber inexcusable de ayudar al pueblo angoleño contra la invasión imperialista. Nada nuevo. El derecho divino del vanidoso. ¿Occidente pudo sobrevivir sin el comunismo pero al revés no?; ¿entonces, quién necesitó a quien para comer bien en La Habana o Moscú?

El tour africano de Castro es tan extenso como desconocido. Tapete de la guerra fría donde Sudáfrica personalizaba los intereses occidentales y Cuba los del comunismo, Angola representó el mayor esfuerzo militar [cubano] en Africa con más de cincuenta mil hombres, un millar de blindados y decenas de cazas Mig y helicópteros desplegados de manera permanente en el sur de la ex colonia lusa. El resultado fue la ruina económica de La Habana a la vez que el muro de Berlín caía y El Kremlin retiraba su apoyo logístico a los delirios expansionistas de Castro. Derivadas menores y silenciadas por la dictadura fueron la extinción de su marina mercante que centrada en el transporte logístico, no pudo abastecer la isla de muchos productos y, la más vilmente ocultada de todas; ¿cuántos jóvenes están enterrados en Angola a causa de las visiones de grandeza de Fidel? Eso no lo sabe ni Martí; sólo el diablo y dios y por cierto, la mayoría de la tropa enviada al frente fueron cubanos negros… Bissau, Congo, Etiopia y Moçambique, también serían objeto de la atención de Castro aunque siempre en menor medida que la loca cruzada angoleña.

Preñado de yo, Castro apuntó la independencia de Namibia, el fin del Apartheid en Sudáfrica y la retirada de las tropas de Africa del Sur de la citada Namibia, cual éxitos de [su] Revolución y en su foto con Neslon Mandela así lo quiso perpetuar.

De aquellos médicos, les diré que después de 1995 muchos se quedaron en Angola, Namibia y Sudáfrica. No regresaron a Cuba; ¿por qué?, en palabras de Julio:”…para pasar “mieldas” en La Havanna, las paso aquí y al menos como”. Tanta paz lleve El Caballo como miseria deja a los cubanos y ahora sí que se acabó aquella guerra fría.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS EN AFRICA

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios