En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Bango, el documental , por Chema Caballero

21 de noviembre de 2016.

La obra de José Ramón Bas (Madrid, 1964) nunca te deja indiferente. Puede que sea fotógrafo pero esa etiqueta se le queda corta; por eso, a él le gusta definirse como un viajero que utiliza la fotografía como una herramienta más.

Es así, viajando, como llega a África y empieza a trabajar con la fotografía “sobre todo con la memoria de mis viajes, trabajaba con cámaras analógicas, muchas veces de juguete, como hice en Zanzibar, escribía encima, dibujaba y las incluía en resina, como un objeto imperecedero, una analogía de la memoria”.

foto José Ramón Bas.

Después de diversos trabajos en otras partes de África, la Fundación Almayudacontacta con él y le propone realizar un proyecto con niños en Kinshasa y Brazzaville. El artista se fue para allá en 2011. “Pero lo curioso es que yo había hecho un tren en 2006, cuando había trabajado en Camerún, era un tren de juguete que acompañaba la serie Mukalo y lo había expuesto en Barcelona y en París… Al hacerlo pensé que un día también ese tren lo pudiesen hacer niños, que lo hiciesen niños en todo el mundo, que se fuese uniendo en distintas partes del mundo. Entonces cuando me dicen lo del proyecto yo ya tengo el proyecto del tren, que cada uno haga un vagón que se una, y empezamos con eso, luego surgieron otras cosas”, explica José Ramón.
Bas recorrió los tres centros que ayuda la Fundación en Kinshasa y los tres de Brazzaville donde inicia a distintos jóvenes en el mundo de la fotografía y construyen el tren. El fruto de esos talleres fue expuesto en Instituto francés de Brazzaville, donde los niños también acudieron a ver sus obras. Tras ello, un grupo de chicos del Espace Jarrot, uno de los centros de Brazzavillet, que habían participado en la experiencia, continuó su formación como fotógrafos durante un año con el colectivo Elili, de la misma ciudad, con el apoyo de la Fundación.

Como resultado de este primer viaje se editó un libro titulado Bango, que en lingala significa Ellos, un compendio de distintos cuadernos de artista realizados en Brazzaville y Kinshasa.

Para continuar con el proyecto a Bas se le ocurrió realizar un documental con estos chicos pero centrándose en los de uno de los centros de Brazzaville, el Espace Jarrot, que acoge a niños de la calle. Para ello contactó con Cinzia Giovanettoni (Mendrisio, Suiza, 1977). Ambos se habían conocido en la escuela de fotografía EFTI. Ella estudió Bellas Artes en Milán, y luego decidió instalarse en Madrid donde trabaja, principalmente, como editora de vídeo.

África no era desconocida para Cinzia, ya había estado varias veces allí colaborando con ONG y se había quedado “enganchada a ella”. Quería volver y este proyecto le dio la oportunidad. Ella montaba los breves vídeos con los que José Ramón documentaba las acciones y el trabajo que hacía en los dos Congos. Por eso, cuando surge la idea de hacer el documental le propuso que se uniera a él.

Juntos prepararon el proyecto para ir a Brazzaville “para montar este documental que más que un documental es una acción”, explica Bas.

“A mí lo que se me había ocurrido y había hablado con Cinzia era continuar con el trabajo de la fotografía pero de otra manera,” explica el artista. “Llevábamos cinco cámaras de vídeo para los chicos que habían acabado el curso de fotografía para que grabasen a su aire. En muchas de las imágenes que se ven [en el documental] nosotros no estamos, hacemos solo de productores. Les dimos las cámaras y una pequeñas instrucciones, prefiero que ellos vayan investigando. Ellos decían vamos a hacer una película de tal y en cual sitio y les preguntábamos qué necesitaban y nosotros se lo conseguíamos, más tarde les íbamos haciendo entrevistas. Igual que las escenas que se ven a los niños de la calle de noche, tampoco estamos nosotros ahí, están los niños grabando con el educador. Nosotros les damos libertad en ese sentido y luego montamos esas imágenes, más o menos imaginando cómo querrían los chicos que fuesen, porque es muy complicado traducir todo eso”.

Junto a esta acción, Cinzia y José Ramón montaron una segunda que consistió en que “mientras eso sucedía, nos interesaba mucho el centro de día, que estaba muy lúgubre, muy triste, queríamos hacer una acción en la que los niños transformasen el centro de diversas maneras. Compramos pintura, los niños pintaban, hicieron marcos, traje fotos que hice en el primer viaje y los niños hicieron sus propios marcos, las enmarcaron, pintaron las mesas e hicieron la instalación en la sala grande a modo de exposición permanente, llevamos los libros de Bango, que la última parte está preparada para pintar, para que los niños pintasen también con el material que Montana Colors nos había dado para el proyecto, era una manera que los niños dejasen su energía en el espacio”.

objetivo de todo esto era dar oportunidades a estos chicos para expresarse. “Lo primero que pierden los niños al vivir en la calle es la autoestima”, explica Bas, “y cuando haces cosas con tus propias manos o cambias un sitio, los niños se sienten orgullosos de lo que están haciendo. Es un cambio psicológico, tampoco vamos a conseguir grandes cambios, pero sí creo que psicológicamente es un gran cambio. Vimos que al cambiar el espacio, ellos mismos pintarlo a su gusto y decorarlo porque podían hacer sus grafitis, al sentirlo más suyo, quizás estén más a gusto acudiendo a él, lo cuiden mejor, no lo sé, esto son cosas que tú puedes aportar y luego salen de una manera u otra. También pesa que estos niños son bakongo, una etnia no muy favorecida, son invisibles dentro de los invisibles. Al llevar las cámaras y hacer una exposición en el Instituto francés, todo eso les hace sentirse un poco orgullosos y les da por sentirse como con un poco de más fuerza, incluso la gente les mira de otra manera, pequeños cambios que van sumando como el efecto mariposa. Grandes cambios son complicados”.

Sobre el documental, Cinzia añade que “al principio empezaron 14 jóvenes a estudiar fotografía y terminaron cinco y cuatro de ellos se apuntaron a esta acción que hicimos en 2014 y tenían mucho entusiasmo. Al final quedaron tres realmente, porque uno se perdió por ahí. Pero se quedaron tres y ya estaban entusiasmados, se habían acercado a un medio que era la fotografía que era algo diferente, algo importante, entre comillas, que les da una importancia diferente, pero claro se vieron con unas cámaras y ya todo cambió porque empezaron a pensar en guiones. En verdaderos guiones, en historias que habían visto y querían adaptar a su vida cotidiana, por ejemplo en el documental escuchamos a Dieuveil que dice que quiere contar lo que pasa en Congo, lo que pasa en su tierra y aunque no lo haya vivido sí que lo quiere contar para los demás y eso es una parte del documental de los niños y de lo que piensan los niños de ahí. Destin hablaba de una película de vampiros. Cada uno aporta su idea, cada uno tiene su estilo y su sueño”.

De los jóvenes que participaron en el documental destaca Blaise, “que es el chico más grande de edad y también de madurez, y es un director de cine de verdad,” continúa Cinzia, “él lo tiene dentro, él tiene todas las técnicas que nosotros podríamos haberle enseñado y que no hicimos, él las tenía. Nosotros escuchábamos que él decía ‘ahora tú vienes por ahí, esperas y cuando llega tu compañero al sitio que yo te he dicho, tú le dices algo’. Tiene la técnica del guión, todo lo que es un plano, un contraplano, punto de vista mío, punto de vista tuyo, lo sabe todo y está disfrutando y cuando nosotros hemos empezado a montar su vídeo hemos alucinado con los planos bien ordenaditos que nos había proporcionado este chico y también tiene como carisma, él era el director y todo el mundo le escuchaba”.

El documental Bango resume las dos acciones que Bas y Giovanettoni llevaron acabo en 2014: las filmaciones de los chicos y la transformación del Espace Jarrot. Es una obra llena de optimismo, de alegría, de color y de esperanza que huye del victimísmo y de las lágrimas. Hubiera sido más fácil y comercial recrearse en las historias de los niños para remover los lagrimales, pero se ha evitado caer en ello.

Este trabajo fue posible gracias al soporte de la Fundación Almayuda y también a la colaboración con material del Centro internacional de fotografía Efti, Montana Colors, Boa Musica (Kase.O y Shariff) y Lucas Garcia que compuso la música.

Este trabajo, en definitiva, visibiliza a unos niños que son los más invisibles de los invisibles y muestra su alegría y ganas de vivir. Aquí podemos ver el trailer del mismo:

BANGO - trailer español from cinzia giovanettonion Vimeo.

Original en :Blogs de el País . África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios