En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El primero de septiembre elecciones legislativas en Mauritania
...leer más...

Dimite el jefe de la policía de Gambia por la muerte a tiros de tres manifestantes en la aldea de Faraba Banta
...leer más...

19.200 toneladas de café exportadas desde Mayombe, en Congo RDC
...leer más...

16.000 desplazados desde enero por la inseguridad en la frontera entre Malí y Niger
...leer más...

Somalilandia libera a un monarca
...leer más...

Las aerolíneas africanas encabezan la nueva lista negra de la Unión Europea sobre seguridad aérea
...leer más...

La misión angoleña de Lukula-Nzenze celebra sus 125 años
...leer más...

El presidente de Costa de Marfil anuncia medidas inmediatas tras las inundaciones que causaron 20 muertos
...leer más...

La policía de Gabón arresta a 5 nigerianos que transportaban cannabis
...leer más...

Incitación a la violencia de género desde las redes sociales en Argelia
...leer más...

La Exposición Internacional de Empleos y Oficios de Burkina Faso
...leer más...

Trescientos cuarenta casas MIBA confiscadas por los jubilados de esta empresa
...leer más...

El norte de África a la vanguardia en Objetivos de Desarrollo según la UA
...leer más...

Marruecos confirma resultados de bachillerato para el 22 de junio
...leer más...

El ayuntamiento de Akanda y Airtel Gabon cooperan para difundir un mensaje en defensa del media ambiente
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes. (1) - La Concubina , por Rafael Muñoz Abad

10 de noviembre de 2016.

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes., será el título de una serie de artículos en los que Rafael Muñoz Abad nos contará acerca de El Cabo y Nambia .

Tras una década de enseñanza universitaria en el retrovisor se me cimenta la idea que un sumatorio de anécdotas decantan el delta que desemboca en el conocimiento general de un algo y, análogamente en convencimiento, me voy a la cama seducido bajo la premisa que el grado de puritanismo y prejuicio de una sociedad es directamente proporcional a los escándalos que sus alcobas esconden; pero yo no escribo para moralinas pues para eso ya hay muchos Coellos o cómo diablos se escriba.

Recién aterrizado de mi segunda casa física primer estadio en lo emocional, lo cierto es que tengo tanto por contar que no sé cómo destilarlo. Sudáfrica sigue conservando una estupenda y cruel salud racial y el negro sigue siendo negro en su peor acepción.

María Mouton no nació en Africa pero les puedo asegurar que eso bien poco importa. Su vida, la de una mujer anónima rescatada de un polvoriento archivo provincial de la colonia de El Cabo de Buena Espèranza, escenifica como las debilidades carnales pueden poner en jaque a una sociedad precaria en lo emocional ergo frágil y miedosa. Y en este país bien lo sabemos.

La vida de María es la de una chiquilla que nacida en Flandes se vio desterrada a lo que aún no era Sudáfrica pero si el fin del mundo. Su padre, analfabeto y fornicador convulsivo, le dio tantas hermanastras como gallinas criaba en su granja. También intentaba leer el Antiguo Testamento; supongo que por compensar…

Aunque los tiempos han cambiado desde la llegada de los primeros europeos allá por un 1652, lo cierto es que la vasija social de buena parte de Africa del Sur y su apéndice namibio sigue hilvanada entorno a la concepción de pueblo elegido por dios, el afrikaans que no es otra cosa sino la bastardización del holandés, la familia, incluidos los bastardos, y la religión. Afrikáners; cocidos al sol de la soledad y el temor a lo desconocido. Nada nuevo en el género humano; ¿y acaso no fueron esas las vergüenzas de los extremeños en Yndias?

María se casó pronto, a los pocos años de que su padre hubiera llegado al Cabo de Buena Esperanza y se convirtiera en lo que después serían los boers: granjeros fronterizos sin afeitar y de muy mal carácter. La guayaba madura no se aleja del árbol y María enviudó de la misma manera que su padre lo hizo; con prontitud. Enamorada en secreto de uno de los esclavos bushmen [negros] de su marido, se entregó a este cual concubina. Un salto de fe inabarcable para una sociedad cuyo angosto pasillo mental poco o nada permitía allende del matrimonio de dios y sus pulcras enaguas. Un escándalo de proporciones bíblicas nunca mejor dicho.
Acusada de adulterio, fornicación y asesinato de su [buen] esposo, se convertiría en la primera europea ejecutada en Ciudad del Cabo en una especie de garrote vil en 1713. Por ser blanca y cristiana, el tribunal fue benévolo y no maquilló su curva nariz de flandes en betún y la decapito en un poste cual advertencia a futuras correrías. Prefacio de su ejecución, aseveró a la curia sentirse enamorada y sierva de un negro; algo demasiado espinoso incluso en la cosmopolita Sudáfrica de hoy. Episodios anónimos que sustentan la historia y que nos recuerdan que de alguna manera todas las sociedades tienen un hilo común igual de sucio. Y de lo que le hicieron al moreno, mejor les ahorro la narración…

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios