En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Naranjo, José

José Naranjo Noble nació en Telde (Gran Canaria) el 23 de noviembre de 1971. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 1994, ha seguido profesionalmente el fenómeno de la inmigración africana hacia Canarias, tanto desde la óptica de las Islas como desde los países de origen y tránsito de los irregulares. Así, para elaborar sus reportajes, publicados en diversos medios de comunicación, ha viajado por el sur de Marruecos, el Sahara, Argelia, Malí, Senegal, Gambia, Cabo Verde y Mauritania, donde ha recogido los testimonios de centenares de personas. Por este trabajo le fueron concedidos los premios Antonio Mompeón Motos de Periodismo 2006 y el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española 2007, en este caso junto al también periodista Nicolás Castellano.

Buena parte de su trabajo está recogido en los libros Cayucos (Editorial Debate, 2006), con el que fue finalista del Premio Debate, y en Los invisibles de Kolda (Editorial Península, 2009). Además, es coautor de los libros Inmigración en Canarias. Procesos y estrategias (Fundación Pedro García Cabrera, 2008) y Las migraciones en el mundo. Desafíos y esperanzas (Icaria, 2009).

Es redacror de la revista digital de información sobre África Guinguinbali donde tiene su blog Los Invisibles , que reproduciremos en Bitácora Africana

Ver más artículos del autor


La CPI se desangra en África, Por José Naranjo

8 de noviembre de 2016.

Primero fue Burundi, luego Sudáfrica y ahora Gambia. En apenas veinte días, tres países africanos han iniciado el proceso para retirarse de la Corte Penal Internacional (CPI), el órgano creado en 1998 mediante el Estatuto de Roma para juzgar a personas acusadas de cometer crímenes de guerra, genocidio y contra la Humanidad. En el fondo de la cuestión está el malestar que existe en el continente contra un organismo al que acusan de abrir causas sólo contra africanos, mientras crímenes cometidos en otros lugares del mundo no son sometidos a esta jurisdicción. África ya había amagado en varias ocasiones con desconectarse de la CPI,pero por primera vez la amenaza se ha concretado y se está produciendo una cascada de retiradas que supone un duro golpe para la arquitectura de la justicia internacional.

El terremoto comenzó el pasado 12 de octubre cuando el Parlamento burundés aprobó con 94 votos a favor, dos en contra y 14 abstenciones el proyecto de ley presentado por el Gobierno para iniciar el proceso de desconexión de la CPI. El gran impulsor de esta iniciativa es, sin lugar a dudas, el propio presidente Pierre Nkurunziza, cuyo régimen se encuentra en el visor de la justicia internacional después de que agentes del Estado hayan cometido (y sigan cometiendo) graves violaciones de los Derechos Humanos y posibles crímenes contra la Humanidad y genocidio, según concluyó el pasado mes de septiembre una misión de expertos de Naciones Unidas. “Estas graves violaciones son sistemáticas y constantes y la impunidad es omnipresente”, asegura el informe de la ONU. A la luz de todo ello, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ordenó la apertura de una investigación contra doce altos cargos del régimen, entre los que se encuentra el hombre fuerte de Nkurunziza, el general Alain-Guillaume Bunyoni.

Burundi, un país de África oriental de algo más de diez millones de habitantes, se sumergió en una grave crisis política en abril del pasado año 2015 después de que Nkurunziza anunciara su intención de volver a presentarse a las elecciones presidenciales pese a que ya había cumplido dos mandatos, límite recogido en la Constitución. Esta decisión provocó una inmediata reacción ciudadana y de la oposición en forma de manifestaciones que fueron duramente reprimidas por el régimen. Unos días más tarde un intento de golpe de estado fracasa y eleva, aún más, el nivel de violencia y represión que ha provocado cientos de muertos y desaparecidos. En este contexto, Nkurunziza gana las elecciones celebradas en julio con el 64% de los votos.

Según los investigadores de la ONU, “aunque la intensidad de la violencia ha disminuido en la actualidad, el nivel global de opresión y de control de la sociedad ha aumentado lo que se pone de manifiesto mediante asesinatos arbitrarios y desapariciones forzosas que se suman a relatos creíbles sobre la existencia de lugares secretos de detención, casos de tortura y otras formas de malos tratos y detenciones arbitrarias a escala masiva”. Se cree que puede haber fosas comunes en diferentes lugares del país con cientos de cadáveres en su interior. Organizaciones de la sociedad civil y medios de comunicación están sufriendo con especial virulencia esta campaña de represión orquestada por el régimen de Nkurunziza, que, como se ha visto, tiene buenos motivos para tratar de esquivar a la justicia internacional. El martes 18 de octubre la ley de retirada de la CPI era promulgada y firmada por el presidente.

Sin embargo, la decisión de Burundi no ha venido sola. El pasado día 21 nada menos que Sudáfrica, la gran potencia económica del continente y uno de los países con más peso e influencia de toda África, adoptaba la misma decisión. La tensión entre el régimen de Pretoria y la Corte Penal Internacional se había elevado notablemente a partir de junio de 2015. El presidente sudanés, Omar al Bashir, imputado por el alto tribunal por crímenes de guerra y contra la Humanidad por el conflicto de Darfur, se encontraba entonces de visita en Sudáfrica cuando un juez emite un auto por el que le prohíbe salir del país. Rápidamente, y contraviniendo esta orden judicial, el presidente Jacob Zuma toma las disposiciones necesarias para permitir que el dictador sudanés tome un avión de vuelta a casa. En los días posteriores, Sudáfrica anunció que se retiraría de la CPI. Ahora ha cumplido su amenaza mediante el envío de una carta dirigida al secretario general de la ONU, que es el procedimiento legal establecido para ello. El plazo para que se haga efectiva esta retirada es de un año.

Una vez que las amenazas africanas se han hecho realidad, sumiendo a la CPI en una de las peores crisis de legitimidad de su corta historia, la reacción no se ha hecho esperar y ha venido desde otro país africano. Hace diez días, el ministro de Justicia senegalés y actual presidente de la Asamblea de Estados Partes del Estatuto de Roma, Sidiki Kaba, lanzaba un llamamiento desde Dakar para pedir a Burundi y Sudáfrica que reconsideran su decisión, aunque entendía las razones alegadas por ambos. “No podemos despreciar las críticas y recriminaciones de los países africanos, hay que examinarlas seriamente y corregir lo que sea necesario”, dijo Kaba. Igualmente el propio Ban Ki-moon, secretario general saliente de la ONU, pedía al Gobierno sudafricano, el que sin duda más preocupa en la comunidad internacional, que diera marcha atrás en su decisión en un intento vano de evitar el contagio a otros países del continente.

Y es que el incendio se sigue propagando. Horas después, un tercer país africano anunciaba también su retirada de la CPI. Este martes 25 de octubre el ministro de Justicia de Gambia, Sheriff Bojang, lanzaba un mensaje televisado a la nación en el que acusaba a este órgano jurisdiccional de “persecución contra los africanos” mientras que, aseguró, al menos treinta países occidentales han cometido crímenes de guerra en los últimos 18 años sin que sus dirigentes hayan sido investigados o molestados. Por todo ello, Bojang anunció que Gambia había decidido seguir los pasos de Burundi y Sudáfrica e iniciar el proceso de desconexión. Se da la circunstancia de que la Fiscal General de la CPI es la gambiana Fatou Bensouda, ex ministra de Justicia de este país africano.

Gambia, que sufre una feroz dictadura controlada por el presidente Yahya Jammeh en la que periodistas críticos y opositores son perseguidos, reprimidos e incluso asesinados (este año han muerto dos dirigentes de la oposición en la cárcel) y cuyos jóvenes están protagonizando un auténtico éxodo clandestino hacia Europa, había criticado con dureza a la CPI e incluso había intentado que se investigara por crímenes contra la Humanidad a la Unión Europea por la muerte de miles de inmigrantes en el Mediterráneo. El próximo 1 de diciembre se celebran elecciones presidenciales en este pequeño país de apenas 1,8 millones de habitantes que sufre uno de los regímenes más opresivos del continente.

Las relaciones entre África y la CPI se han ido deteriorando con los años. Aunque este continente aporta 34 de los 123 países firmantes del Estatuto de Roma, del que no forman parte naciones como Rusia, China, EEUU o Israel, lo cierto es que la concentración casi en exclusiva de casos relacionados con África y las investigaciones abiertas en su mayor parte contra africanos, como el citado Omar al Bashir o el presidente keniano Uhuru Kenyatta, han acabado por agotar la paciencia de algunos dirigentes del continente. Precisamente fue Kenyatta quien en enero pasado presentó una proposición a la cumbre de la Unión Africana (UA) para considerar la aprobación de una hoja de ruta para que los países africanos abandonaran el Estatuto de Roma y, por tanto, la CPI. La propuesta fue aprobada y en la siguiente cumbre de la UA, celebrada en julio de este año en Kigali, el tema volvió a estar sobre la mesa. Sin embargo fue Senegal, un país muy respetuoso de los tratados internacionalesque acaba de juzgar al dictador chadiano Hissène Habré en aplicación de la justicia internacional, quien se opuso categóricamente a que la Unión Africana profundizara en la resolución adoptada en enero, alegando que la UA no forma parte de este organismo y depende de cada estado soberano adoptar o no esta decisión. Dicho y hecho. Lo están haciendo.

Tras Burundi, Sudáfrica y Gambia otros países podrían seguir la misma senda, entre los que se encuentran Kenia, Chad o la República Democrática del Congo.Y es que si Nkurunziza y Jammeh tienen buenos motivos para intentar desacreditar a la CPI, tampoco les faltan a Idris Déby, Uhuru Kennyata o Joseph Kabila. ¿Serán ellos los próximos? ¿Se les sumarán tiranos como Mugabe (Zimbabue), Dos Santos (Angola), Denis Sassou Nguesso (República del Congo) o Paul Biya (Camerún)? Parece claro que la Corte Penal Internacional tendría que corregir su rumbo para acallar las críticas africanas, cosa difícil mientras no se sumen al Estatuto de Roma las grandes potencias y cambie el orden mundial que se expresa, por ejemplo, en un Consejo de Seguridad concebido como un club de élite, pero también parece evidente que barrer del escenario una de las opciones de Justicia que tienen los pueblos africanos frente a sus sátrapas es un error aún mayor. Esto no es África contra La Haya, es el florido club de dictadores y genocidas africanos peleando por su propia impunidad.

Original en : Blogs de El País. África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios