En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Disturbios y agresiones tras el anuncio del resultado de las elecciones locales en Costa de Marfil
...leer más...

El Primer Ministro italiano visitó Etiopía y Eritrea tras la paz
...leer más...

Funcionarios de Abyei instan a los estudiantes a formarse en el campo de la salud
...leer más...

La doctora Fatma Gueunoune deplora la falta de voluntad de las autoridades senegalesas en la lucha contra el cancer
...leer más...

El RHDP del presidente Ouattara vence en las elecciones locales de Costa de Marfil
...leer más...

Frelimo vence las municipales de Mozambique en 44 de los 53 municipios
...leer más...

La Unión Africana analiza oportunidades y retos relacionados con nuevas tecnologías
...leer más...

El Consejo Constitucional de Camerún desestima las impugnaciones a las elecciones
...leer más...

Ethiopian Airlines reanudará los vuelos a Mogadiscio después de 41 años de interrupción
...leer más...

La OMS urge a tomar medidas sobre los trastornos mentales que afectan a los jóvenes africanos
...leer más...

La falta de fondos retrasa las conferencias de diálogo regional
...leer más...

Crisis en la educación en Guinea, el diálogo de sordos continúa entre el Estado y el sindicato de docentes
...leer más...

Violentos enfrentamientos entre el ejército y manifestantes en Comoras
...leer más...

Las diecisiete apelaciones presentadas a las presidenciales de Camerún se estudiarán hoy 16 de octubre
...leer más...

Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Ávila laurel , Juan Tomás

Juan Tomás Ávila Laurel, escritor ecuatoguineano nacido en 1966 en Malabo, de origen annobonés actualmente reside en Barcelona . Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobre África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.

En Bitácora Africana incorporamos el Blog "Malabo" que el escritor ecuatoguineano Juan Tomás Ávila Laurel escribe para la revista digital FronteraD .

Desde la Fundación Sur agradecemos a la dirección de FronteraD y al escritor Juan Tomás Ávila Laurel la oportunidad de poder contar en nuestra página web con esta colaboración.

Ver más artículos del autor


Haití, estropajo de Dios según el general Obiang, por Juan Tomás Ávila Laurel

7 de noviembre de 2016.

Siendo una persona que controla todo los resortes del poder en su país, de la boca del general-presidente Obiang han salido muchas tonterías. Por ejemplo, dijo que era dictador porque era el que dictaba las leyes, así que se merecía aquel título. Y cuando un periodista inglés le echó en cara su demencial obsesión por construir palacios mientras la población guineana sobrevivía en infames cuchitriles, espetó al periodista: ¿Quieres que viva como un pájaro? Todo lo dicho es para probar que de la boca del indoblegable corrupto puede salir la frase de que la república de Haití es el estropajo de Dios. Y es una de las maneras de relacionar otra vez a Obiang y a Dios en la producción de miseria en el mundo.

Hace unos meses la cuestión de Haití saltó a la prensa otra vez. Pues una tormenta de estas furiosas golpeó muchos países, y cuando llegó a Haití los muertos se contaron por cientos. Seguro que enchufado a la tecnología que suele negar a sus “súbditos”, se enteró de la suerte de los haitianos, pero no dijo nada. No hizo aquello de que mira, voy a mandarles unos sacos de comida y dinero en metálico, o metal directamente. ¿Pero por qué no lo hizo? Porque Haití está lejos de Guinea, y porque difícilmente la ayuda que recibieran los negros que ahí vivieran pudiera ser publicitada. Es decir, el general-presidente sabe ya que hacer donaciones es un camino para alcanzar algún tipo de gloria. O sea, Obiang puede estar creyendo que en Haití se puede estar adorando al Dios que no toca, un Dios débil, indigente y negligente. Si no, no se podría explicar que sea un país que no conoce ningún alivio a sus desastres. Bueno, no sería anormal que a los negros de Haití les tocara un Dios igual, un menesteroso, pues en el reparto de la suerte misma no han tenido suerte. Tampoco suelen tenerla las oenegés que van allá, aunque reciban falsos millones para realizar sus cometidos. Esto de los falsos millones es porque algunos necesitados de gloria efímera suelen anunciar donaciones millonarias que suelen ser fantasmadas. O bien, que reciben estos millones pero se lo reparten con alegría. Ellos mismos.

Si alguien se acercara a Haití en estos días y quisiera saber qué hacen las miles de oenegés que hay allá, vería que cada una está compuesta de un jefe, expatriado, un contable, expatriado, un logista, que también podría serlo, y un conductor, que suele ser el primer miembro nativo del país. Dicha oenegé tendrá un jefe homólogo, muchas veces impuesto por el ministerio, y cobrará como nativo, o sea, muchos miles menos que su homólogo expat. Además, para hacer papeles habrá que mojar la barba a más de un funcionario, y así se gasta el dinero que haya recibido dicha oenegé. En la sede de la oenegé habrá una moza, nativa, y cuidando de las verjas, otro, el sereno. Nada más. A eso se dedican las oeneges en los países poblados por negros y en los que mandan los corruptos. Si alguien pudiera saber más de cómo se desenvuelven tanto el jefe, como el contable, así como el logista de esta oenegé, sabría que salen mucho por la noche y saben dónde y cómo se puede allegar a sexo inocente, joven y desamparado, pues el país está lleno de jovencitos y chiquitas pasando muchísimas necesidades.

Dios y Obiang entran en estas reflexiones porque todos los jefes religiosos del mundo entero saben que el poder procede de Dios. O sea, el obispo de Malabo sabe que el poder de Obiang procede de Dios. Los imanes marroquíes creen en la divinidad del rey de Marruecos, y Saddam Hussein, a quien muchos progresistas europeos lloran con desconsuelo, impuso sus bárbaras costumbres porque era un protegido de Dios. Cuando encuentran a un malvado, todos los jerarcas de todas las religiones corren a sus pies para reconocer su origen divino. Debe haber cientos de pastores sinvergüenzas que están diciendo a los haitianos que aguanten, que su vida es la decisión de Dios, y a pesar de todas las oenegés. En Guinea salen vociferantes pastores en estas nuevas iglesias venidas del oeste y coinciden que no hay nadie que tenga poder sin que Dios lo haya permitido. Es decir, Dios no tiene nada que ver con la libertad ni con la democracia, algo que ningún partido político guineano quiere ver. Incluso muchos que ejercen la oposición, o están todo el día trajeados para que se sepa que son opositores, empiezan sus asuntos con una misa, aunque supieran que el cura elegido es un ladrón, y que obedece a un obispo que sabe que en las cárceles guineanas violan a los detenidos, si son mujeres apetecibles, y no dice nada, salvo lo repetido de que cualquier poder viene de Dios, incluso el de Obiang.

Ya lo hemos dicho todo. Ahora hemos de decir que los guineanos están con el oído atento para ver si la France, potencia colonial con derecho de pernada en muchos países de África, use su poderoso brazo para impedir que Teodoro Nguema Obiang Mangue suba al poder, y a cuenta de la dispendiosa vida que ha estado llevando en todo el mundo a costa de los dineros de Guinea. Mientras tanto, uno detrás de otro, creen que todo el poder viene de Dios, así que hay que inclinar la cabeza ante los dueños de la religión que así predica. Bueno, está claro que así no vamos a ninguna parte. Parece mentira, incluso, que Haití y la France aparezcan en el mismo artículo sin que hubiera habido intención alguna por relacionarlos. Y es que no se puede escapar de la Historia.

Ya está bien. Ya va siendo hora de que los negros inventen sus propios dioses, porque los vigentes han actuado como vulgares oenegés que van tras niñitas inocentes. Está claro que el destierro de la religión sería el primer paso para preguntar seriamente por las razones de tanto atraso, o porque unos dioses específicos pueden estar detrás del padecimiento de unos seres humanos. Hacer preguntas, ya lo saben, es ciencia, y con esto ya está dicho todo, pues no parece que pueda haber ciencia capaz de justificar los abusos que millones de personas cometen en nombre de su Dios. Mucho menos, su atraso.

Original en: FronteraD



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios