En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Bakwa magazine: desde Camerún al mundo, por Literafricas
...leer más...
Fallece Max Liniger-Goumaz, reconocido como máximo investigador mundial de Guinea Ecuatorial
...leer más...
South african Quijote (I), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
La ayuda al desarrollo no frena las migraciones, por Bartolomé Burgos
...leer más...
África narrada por españoles que han vivido allí décadas, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

El sistema político-económico ha sustituido la justicia por la “caridad”, en África y en todo el mundo.
31/10/2016 -

Este sistema político-económico actual, como bien analiza Iñaki Gabilondo, invade toda nuestra vida, todo el espacio público, porque los medios de comunicación así hacen también su negocio.

De hecho, la sociedad está cansada y desconcertada, por este sistema que nos esclaviza y por los medios que nos manipulan. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que el sistema capitalista actual (político-económico y medios de comunicación) nos invadan, manipulen y esclavicen?

Nuestro mundo, se vuelve muy pequeño, atrapado en los asuntos mezquinos de los partidos políticos, bancos, medios de comunicación, legalismos religiosos y de la burocracia.

Mientras tanto, los grandes desafíos, como: el paro, la desigualdad social, los pobres servicios sociales, la violencia, el trato degradante que damos a los refugiados, las guerras que provocamos para acaparar los recursos, la injusticia con la que tratamos a los países africanos, el tráfico de personas (mujeres), de armas y drogas, etc. nos pasan de largo, como si no existieran.

1966, Ken Loach rodaba para la televisión una película que rápidamente sus compatriotas colocaron entre lo mejor que habían visto en su vida. Lo más conmovedor, por emocionante, y, ya puestos, por reflejar con pulcritud la herida de una sociedad enferma. “Cathy come home”, así se tituló, es ya un clásico que habla de gente sin hogar, de los desheredados de un mundo esencialmente injusto. Pues bien, han pasado 50 años y su director nos ha entregado entre tanto una filmografía perfecta construida entre las grietas de un sistema que, admitámoslo, se desmorona.

Nos lo recuerda con frecuencia el Papa Francisco: “Esto no sucede solamente porque la inequidad provoca la reacción violenta de los excluidos del sistema, sino porque el sistema social y económico es injusto en su raíz” (E.G. nº 59)

A sus 80 años, Ken Loach regresa con “Yo, Daniel Blake”. Y lo hace con una claridad y empeño que más que soportar la prueba del tiempo, lo construye, le da sentido. Con esta historia de un hombre atrapado en el laberinto de la ineficacia de los servicios sociales, el director conquistó en mayo su segunda “Palma de Oro”. Y todo en un intento de demostrar la acritud de un mundo, que hace tiempo sustituyó la justicia por la caridad. Y para disimular o curar la mala conciencia, inventó la burocracia; una complicada herramienta de cálculo social que básicamente sirve para «recordar a los humillados que la culpa es suya», dice el director. Este sistema político-económico, que invade toda nuestra vida porque lo consentimos, es perverso.

Lo afirma claramente el Papa Francisco: “Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, solo deberían pensarse como respuestas pasajeras. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es la raíz de los males sociales” (E.G. nº 202)

Todas las Asociaciones, Fundaciones y ONG deberían tomar en serio e integrar en sus programas y actividades, estas palabras, esta visión y actitud que inculca el Papa Francisco y el Evangelio. “Justicia quiero y no sacrificios”. (Mat. 5,20). Con frecuencia, nos olvidamos de la justicia o la sustituimos con ayudas, como quiere el sistema y los poderes financieros.

Las nuevas estructuras de poder, derivadas del paradigma tecno-económico pueden arrasar no solo con la política sino también con la libertad y la justicia.

El hombre moderno no está preparado para utilizar el poder con acierto, porque el inmenso crecimiento tecnológico no estuvo acompañado de un desarrollo del ser humano en responsabilidad, valores y conciencia.” (L.Si. Nº.105)

Debemos ser los protagonistas de nuestra propia liberación de este sistema perverso. Necesitamos unir una visión de Familia, valores humanos y energía, compartida con todos los Movimientos sociales y religiosos que promueven un mundo más humano y justo, integrando a todas las personas, particularmente las más marginadas.

Estos movimientos sociales que trabajan con valentía por una democracia real y una sociedad más justa, ya operan en 32 países de los 47 de África Subsahariana y están protagonizados particularmente por las mujeres y los jóvenes.

Hoy deben colaborar con todos los Movimientos globales que trabajan por una Economía para el Bien Común, una Banca ética y una Justicia ecológica, en nuestra Casa Común.

África, y las personas descartadas por el sistema, no necesitan “limosnas” sino ser tratados con respeto, justicia y responsabilidad.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios