En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El ZANU PF cesa a Mugabe como presidente del partido y le da de plazo para dimitir como presidente de la República hasta mediodía de hoy 20 de noviembre
...leer más...

Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


La primera vez…, por Rafael Muñoz Abad

19 de septiembre de 2016.

Invitado a un cumple de niños posh del Náutico donde todo era muy popis y la gente contaba sus románticas escapadas a Paris y Venecia, me percaté que nunca he estado en ningún sitio “limpio” y preferí cerrar el pico. Aprovechando el periodo vacacional, vamos a proponer y desaconsejar algunas escapadas africanas pero ya de entrada les recomiendo Senegal. Mucho que ver a un precio razonable. ¿Y Gambia o Marrakech, me suelen replicar?; ¿y Cabo Verde? Gambia es un [caro] invento del marketing al que le han añadido animales fuera de lugar aprovechándose de la imagen infantil y cocinada al fuego lento de Disney que la gente tiene del continente. Como sé que nunca seré cónsul en Banjul, me voy a despachar a gusto a disgusto de mi amigo Carlos, habitual de Banjul the arrabal. Cuando veo anuncios de Gambia prometiendo jirafas y leopardos me da la risa cual enfado refinado. Cabo verde sí, pero no es barato en absoluto. En destinos africanos, el equilibrio entre cartera y lo que realmente puedes o esperabas ver es complejo, pudiendo resultar en una experiencia cara y decepcionante.

Insisto, vayan a Senegal; hay vuelos desde Canarias y Dakar es una ciudad segura y a la vez caótica llena de gente amable y despreocupada donde cada esquina es un regalo a la vista. Un relajado crisol [cultural] donde sumergirse en sus bulliciosos mercados hará que te olvides de todo y, después, está la visita obligada a la Isla de Goree. Antiguo embarcadero de esclavos para Yndias que hoy da refugio a un caserío multicolor donde se reúnen muchos artesanos y artistas locales. Dakar es sin duda, en mi modesta opinión, la más recomendable visita para aquellos que busquen una primera experiencia africana real.

Marrakech es otra Africa distinta; ya no sólo en lo cultural si no también en lo orográfico. Más “estresante” con el hándicap de las limitaciones que el morerío ofrece. Una semana en plan todo incluido en un resort de Marruecos o D´jerba, Túnez, no es Africa ni de cerca. Se trata de viajar como lo hace la gente de a pie y compartir sus incomodidades en forma de transporte, comida y promiscuidad horaria; en una palabra, improvisar. Mohammed se disfraza de sultán para los turistas de extrarradio y a la vez es guía de dromedarios en las dunas adyacentes al hotel; contándole, novelescamente, a dos pedorras con mechas de Madrid que allí están de “vacas” ósea, que una vez vio un león del Atlas – extinguidos desde 1910 – en la zona…Todo sea por si la batallita del Rey León y el turbante de Sultán del Ténéré, le mete en el zurrón a Mamen o a Paloma; o a las dos. Insisto, vayan a Senegal y salgan a la calle a perderse.

Con Gambia pasa algo similar. El país es poco más que el rio que le da nombre y quince millas hacia el norte y otras tantas hacia el sur. Un pantanal lleno de moscos del tamaño de un gorrión donde los vuelos de Monarch traen a rollizas señoras británicas en busca del amor de ébano. Un paraíso sexual para las señoras british de edad Punto Roma. La Cuba de los ingleses vamos. Un aborto colonial con una precaria infraestructura turística a precio de Sheraton. Artificialmente inglesa, una antipática y angosta franja de tierra encajada en la francofonía senegalesa con demasiado islam encubierto.

Después están los grandes saltos a Kenya, Namibia o Sudáfrica; donde todo es visualmente orgásmico pero ya se requiere de más tiempo y dinero. Destinos para ver animales los que quieras y más. También es popular la opción de la “extraña” Africa insular del índico donde Mauricio o Seychelles recogen más Asia y curry que africanidad. Caras escapadas de sol y playa que esconden mucho más en su interior criollo y frondosas colinas tapizadas en té y caña de azúcar. Y fuera de carta y por experiencia propia, les propongo algo de chiflados; agarren un vuelo desde Las Palmas a Nouadhibou, Mauritania, y crucen el Sahara en una vagoneta del Tren de hierro. Una boa de dos kilómetros de carretillas que se interna al Sahel cuyo billete es gratis y te hará dormir en una zarandeante suite metálica bajo mil estrellas que no hay hotel que las tenga en su carta. Y para saciar la curiosidad de quien realmente me conoce, fui obligado a aquel evento del Náutico.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios