En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Zimbabue anunciará la fecha de las elecciones a finales de mayo
...leer más...

Dos pacientes con ébola recuperados y fuera de peligro
...leer más...

El Fiscal general de Etiopía demandará a la compañía holandesa HPFI por la patente del grano de teff
...leer más...

Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...

Aumenta a 46 el número de los casos del ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

Las trenzas, identidad y rebeldía afro en Panamá
...leer más...

Sudán y Qatar analizan la implementación del proyecto del puerto de Suakin
...leer más...

El BMCE Bank of Africa galardonado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
...leer más...

El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Hawa y la lucha de las mujeres de Tombuctú , Por Chema Caballero

21 de junio de 2016.

“Hoy día, las mujeres de Tombuctú están viviendo un proceso de transformación. Están pasando de ser las mujeres que solo se ocupan de su familia a estar mucho más comprometidas en la vida asociativa, política y social. Esto ha sucedido, sobre todo, a partir de los eventos de 2012”. Quien habla así es Haidara Hawa Touré, trabajadora social y experta en nutrición que vive en esa ciudad del norte de Malí.

El 16 de enero de 2012, varios grupos insurgente lanzaron una campaña que llevó a proclamar la independencia deAzawad,la parte norte de Malí. En abril de ese año, el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA) controlaba ya toda la región y sus principales ciudades, entre ellas Tombuctú. Pronto, la lucha por la independencia del pueblo tuareg fue secuestrada por grupos yihadistas que se rápidamente se asentaron en la zona, entre ellos Ansar Dine, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO). El ejercito maliense, apoyado por tropas francesas, enseguida lanzó una contraofensiva y para julio de ese mismo año liberó las ciudades más importantes de la región.

Durante los meses en que Tombuctú estuvo sometida a los islamistas se impuso la ley islámica, o sharía. Esos fueron tiempos muy duros para las mujeres, comenta Hawa: “Las consecuencias de aquellos acontecimientos para las mujeres han sido muy graves; prohibieron nuestras tradiciones, nuestras vestimentas, nuestro modo de hacer, impusieron la sharía e impidieron que nos comportáramos siguiendo nuestra propia cultura; por ejemplo, nos prohibieron hacernos las trenzas que siempre hemos llevado. Además, también ejercieron violencia sobre las mujeres delante de los marido, delante de los hijos y eso tiene consecuencias muy graves para la autoridad parental porque los niños se dan cuenta de que los padres no son los más fuertes y se vuelven más rebeldes y lo mismo le sucede a las mujeres que confiaban en sus maridos y ahora se dan cuenta de que no las pueden ayudar ante una fuerza superior”.

Muchas personas se vieron obligadas a huir de sus casas “dejando atrás sus pertenencias y correr a los campos de refugiados, un lugar terrible. No nos gustaría terminar otra vez en un campo de refugiados porque la vida en ellos es muy dura. Allí pierdes tu dignidad y pierdes muchas cosas. Nadie se va de su casa sino es por una obligación. Las personas tienen necesidad de su intimidad, allí pierdes todo eso, no hay baños, no hay casas, sufren especialmente las mujeres y los niños, que son las víctimas, y eso es terrible”, comenta la trabajadora social.

“Los hombres también han sufrido mucho y se han sentido muy humillados porque han perdido gran parte de su poder y su dignidad. Muchos han sido asesinados o les han cortado las manos, sus mujeres han sido violadas, sus hijos han sigo pegados sin que ellos pudieran hacer nada, también muchos hijos han sido forzados a seguir a los yihadistas en su huida, y ellos no podían hacer nada para evitarlo. Por eso, hay padres que se han ido y nunca más han vuelto, de manera que las madres se han convertido en las cabezas de familia”, añade Hawa.

Una de las primeras consecuencias de esta nueva situación es que las mujeres se han dado cuenta de que tienen que ser ellas las que se defiendan y no esperar a que la ayuda les venga de fuera. “Esto ha sido un verdadero cambio”, explica la señora Touré. “Las mujeres han dicho, ‘hemos comprendido’. ‘Ahora hemos comprendido’ significa que antes no comprendían y esto se ha traducido en que las mujeres de Tombuctú y las de las aldeas cercanas han decidido organizarse para defender sus bienes, para ser ellas mismas, para atender a sus hijos porque se han dado cuenta de que los maridos no pueden oponerse con su fuerza a otra fuerza más grande y que tienen que ser ellas las que se protejan y hagan frente a la situación”.

A sus cuarenta y ocho años y después de haber criado cinco hijos, Hawa no deja de estudiar; acaba de conseguir una licenciatura en marketing y comunicación. Desde que terminó su educación secundaria ha estado trabajando con distintas ONG y organismos internacionales mientras continuaba formándose.

Su experiencia la llevó a fundar la asociación Gouna-Tiere para la promoción de la mujer cuando empezaron los primeros problemas en Tombuctú, pero no fue hasta la salida de los yihadistas de la ciudad que la organización pudo realmente empezar a funcionar. En la llamada Casa de la mujer organiza cursos de alfabetización y de formación para que estas puedan ser independientes y ganarse la vida con pequeños negocios y así ser capaces de cuidar de sus familias.
Alfabetización en la Casa de la mujer
Alfabetización en la Casa de la mujer / Foto Irene López de Castro

Es por esto mismo, que las mujeres de Tombuctú han pedido a Hawa Touré que las lidere. Desde esta posición su principal objetivo es unir a todos los grupos sociales y económicos de mujeres que existen en la zona bajo “una gran ONG femenina para ser más fuertes y poder desarrollarnos mejor”.

Otro de los sueños de Hawa es ser capaz de implementar un sistema de comunicación entre las mujeres porque la situación fuera de la ciudad y en las aldeas cercanas sigue sin ser muy segura. Los grupos armados están en las afueras. Tanto ellos como el ejército montan puestos de control en los que pueden quitar a las mujeres todas las mercancías que van a vender en el mercado, por ejemplo. “Tenemos un fuerte problema de seguridad”, comenta la asistente social, “por eso, es muy importante en este momento que exista un sistema de comunicación para la seguridad porque algo puede estar pasando en algún lugar y la persona que está cerca no lo sabe. Es muy importante que haya una buena comunicación entre las asociaciones, que las mujeres que se desplazan de las aldeas a la ciudad sepan si los caminos son seguros, que puedan protegerse. Nos hemos dado cuenta de que somos nosotras las que tenemos que protegernos, que no podemos fiarnos de nadie y que nuestra seguridad y la de nuestras familias está en nuestras manos”.

“Ahora mismo”, continúa la activista, “Tombuctú es como un cementerio por la destrucción de los yihadistas y por algunos atentados que sigue habiendo de vez en cuando, no hace mucho hubo un coche bomba, por ejemplo. Hay atentados con bastante frecuencia y los grupos armados siguen activos no muy lejos de la ciudad y la población sufre por eso, pero hay que buscar cómo vivir allí”.

Hawa ve a las mujeres de su ciudad cada vez más fuertes y con más poder de decisión. Por eso le indigna la actual representación femenina en la administración local de la zona. “Solo hay un 2 o 3 % de mujeres en los ayuntamientos, esto es un número muy pequeño comparado con el número de mujeres que hay. Además, cuando las mujeres llegan a esos puestos los hombres se las comen, nos las dejan hablar y eso es así por la autoridad que la ley maliense concede al hombre. Una o dos mujeres entre tantos hombres no tienen voz por eso hay que buscar más representación porque en este momento las mujeres hacemos política pero no estamos representadas. Por eso tenemos que seguir formándonos, preparándonos y buscando la forma de tener más voz cada día”.

Hawa Touré participó a finales de mayo en una conferencia en el Espacio Mujer Madrid, de la Fundación José María de Llanos, organizada por la pintora y gran conocedora de Malí, Irene López de Castro, la cual, junto a Sofia Hernández facilitaron esta entrevista.

Original en : Blogs de El País . África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios