En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Matan en Darfur Sur a un padre y a su hijo y les roban 180 camellos
...leer más...

Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


40 años de la matanza de Soweto, Por Chema Caballero

15 de junio de 2016.

En 1974, el gobierno sudafricano promulgó un decreto por el que se imponía el estudio del afrikáner en las escuelas del país al mismo nivel que inglés. Este idioma era el mayoritario entre la minoría blanca que controlaba la política y la economía del país. Los estudiantes negros se opusieron a él con el argumento de que aunque lo aprendiesen seguirían siendo igual de discriminados que sin él. Ellos quieren estudiar en su lengua e inglés.

En el township de Soweto, en Johannesburgo los estudiantes del Instituto de Orlando West, planearon una serie de acciones contra esta ley que entró en vigor en enero de 1975. En una serie de reuniones secretas decidieron realizar manifestaciones contra ella.

El 30 de abril de 1976, los estudiantes del centro se manifestaron por las calles del barrio solo para negros. Además de la abolición del decreto pedían igual trato y condiciones que sus compañeros blancos. El resto de estudiantes del gueto se unieron a la marcha de aquel día.Tras ella los jóvenes empezaron a organizarse y a formar grupos y elegir líderes.

Los escolares recibieron el apoyo del Movimiento de Conciencia Negra (Black Consciousness Movement, BCM), el movimiento de activistas anti Apartheid que apareció en Sudáfrica a mitad de la década de los 60 del siglo pasado para cubrir el vacío político creado por el castigo a los líderes del Congreso Nacional Africano(ANC, por sus siglas en inglés) y el Congreso Panafricano, que fueron encarcelados y censurados tras la masacre de Sharpeville en 1960. También recibieron en apoyo de los profesores negros.

Se formó un Comité de Acción para organizar una gran manifestación pacífica el miércoles 16 de junio a través de las calles de Soweto, a la cual se invitó a todos los estudiantes del township y otros vecinos.

El día elegido, unos 3.000 manifestantes, entre estudiantes y profesores, empezaron a manifestarse tratando de evitar provocar a las barricadas que la policía había instalado en el berrio desde el inicio del día. Poco a poco, otras personas se fueron uniendo y se calcula que la marcha llegó a congregar unas 10.000 personas (algunas fuentes hablan de 20.000) que recorrían las calles con pancartas y lemas como “Abajo el afirkáner” y “Si aprendemos afrikáner, que Vorster aprenda zulú”.

Balthazar Johannes Vorster, conocido como John Forster o B. J. Vorster, era el primer ministro del país en aquel momento. Más tarde, en 1978 sería elegido presidente de Sudáfrica. Firme defensor de la división racial, su gobierno (1966-1978) se caracterizó por endurecer las medidas del apartheid y ser responsable, además de la matanza de Soweto de la condena a prisión y a cadena perpetua de Nelson Mandela

Los manifestantes avanzaban con cánticos, bailes y consignas pacíficamente, ante ello, la reacción de la policía fue lanzar perros de presa contra los escolares. Estos los recibieron a pedradas, lo que llevó a los agentes del orden a abrir fuego sobre la multitud. Esto provocó el estampido de los asistentes y la perdida de todo control sobre lo que allí sucedía por parte de los líderes de la manifestación. Los escolares comenzaron a tirar piedras contra los edificios públicos y a correr por todas partes buscando refugio.

El gobierno envió unos 1.700 policías más con armas de fuego de largo alcance para dispersar a tiros a la multitud y con ordenes de restablecer el orden “a cualquier precio”. Los choques entre los cuerpos de seguridad y los manifestantes se prolongaron durante todo el día y hasta bien entrada la noche. El balance oficial de aquella jornada fue de 23 escolares muertos. Sin embargo, la realidad fue muy distintas ya que los muertos que se contaron llegaron a los 700 y los heridos sobrepasaban el millar.

Hector Pierterson, un estudiante de 13 años, fue el primer manifestante en caer muerto; lo hizo en brazos de su compañero Mbuyisa Makhubu y ante la presencia de su hermana Antoinette. La fotografía de ese momento tomada por el reportero gráfico Sam Nzimase convirtió en un icono de la lucha de los estudiantes negros sudafricanos.

Aquel mismo día, el gobierno sudafricano declaró el Estado de Emergencia. Durante los 13 años en que estuvo en vigor al menos otros 750 jóvenes fueron asesinados, más de 10.000 arrestados y muchos más torturados.

Desde entonces en esta fecha se celebra el Día del niño africano, una fiesta que reivindica los derechos de todos los menores del continente.

Hoy día en el cruce donde Hector Pierterson y, posiblemente, cientos de compañeros más cayeron, se levanta un memorial.

Poco tiempo después de estos acontecimientos, el compositor sudafricano Hugh Masekelaescribió el tema “Soweto Blues”, que interpretado por la cantante Miriam Makeba, formó parte del álbum You told mama not to worry, que se publicó en 1977. La canción ayudó a dar a conocer en todo el mundo lo que aquel 16 de junio de 1976 había sucedido en Soweto. La letra dice así:

Los niños recibieron una carta del amo

que decía: no más Xhosa, Sotho, no más Zulú.

Negándose a aceptarla le enviaron una respuesta

fue entonces cuando la policía vino al rescate.

Los niños morían a balazos. Las madres gritaban y lloraban

Los padres estaban trabajando en las ciudades.

Las noticias de la tarde lo dieron a conocer:

“Un pequeño altercado en la ciudad”.

Soweto blues, Soweto blues, Soweto blues.

Benikuphi ma madoda (¿Dónde estaban los hombres)

abantwana beshaywa (cuando los niños tiraban piedras)

ngezimbokodo Mabedubula abantwana (cuando dispararon sobre los niños?)

Benikhupi na (¿Dónde estabas tú?).

Sirva esta canción Soweto Blues de Miriam Makeba como homenaje a aquellos estudiantes y su lucha.

40 años después de aquel acontecimiento, algunos analistas opinan que la lucha de los estudiantes negros que piden igualdad de oportunidades con sus compañeros blancos no ha terminado en Sudáfrica, por eso hacen un paralelismo entre los acontecimientos de Soweto y la campaña #FeesMustFall.

Esta es un protesta estudiantil que comenzó en octubre de 2015, cuando el gobierno sudafricano anunció un aumento de las tasas universitarias. Las primeras acciones tuvieron lugar en la Universidad de Witwatersrand y pronto se propagaron a la de Ciudad del Cabo, Pretoria y a la Rhodes, antes de hacerse un movimiento que abarca a todas los centros universitarios del país.

La campaña, liderada principalmente por los estudiantes negros, no solo pide que se bajen las tasas universitarias, sino que también lucha por que se destine más fondos a ayudar a los estudiantes pobres a llegar a la universidad y a políticas que ayuden a transformar la sociedad y a acabar con la brecha de desigualdad socioeconómica y racial que caracteriza a Sudáfrica desde los tiempos de la colonia.

Original en :Blogs de El País - África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios