En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Trágico accidente de barco en Tanzania se cobra la vida de más de 200 personas
...leer más...

La Justicia de Kenia levanta la prohibición de la película Rafiki durante 7 días para permitirle ser nominada al Oscar.
...leer más...

El nuevo impuesto en Benín sobre el uso de las redes sociales boicoteado por los usuarios de Internet
...leer más...

Austria anuncia diálogo de la UE con África del Norte para solucionar la crisis migratoria
...leer más...

El hijo del primer presidente de Guinea acusado junto a su esposa en Estados Unidos de "conspiración, esclavitud" y "mentiras al FBI"
...leer más...

Las 10 personas más ricas de Burkina Faso en 2018
...leer más...

La gobernadora de Kharas, en Namibia, pide la preservación de la cultura local
...leer más...

Suben los impuestos a la industria del cemento en Congo Brazza
...leer más...

Renamo se conforma con la exclusión de Venâncio Mondlane en las elecciones locales de Mozambique y lo sustituye por Hermínio Morais
...leer más...

Juicio al expresidente Gbagbo previo a las elecciones en Costa de Marfil
...leer más...

Kagame advierte a Victoire Ingabire que puede regresar a prisión
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2018-09-01 / 2018-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Sudán del Sur pagará a Jartum 1.200 millones de dólares en deuda petrolera
...leer más...

Un mozambiqueño es detenido al tratar de vender 29 colmillos de marfil de elefante
...leer más...

Marruecos propone una identificación de FAN para los hinchas fanáticos
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Moreno Alcojor , Aurora

Aurora Moreno Alcojor es licenciada en Periodismo y posgrado en Relaciones Internacionales y Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como redactora en El Mundo y otros medios de comunicación y ha sido locutora en prácticas en Radio Nacional de España. Fue responsable de prensa en la Oficina Económica y Comercial de España en Johannesburgo (Sudáfrica) y, posteriormente, trabajó como coordinadora editorial en Blex Ideas. Actualmente colabora con el portal GuinGuinBali y otros medios digitales. Es editora de Porfinenafrica.com, ganador del Premio Bitácoras 2011 al mejor blog social en castellano.

Ver más artículos del autor


Derechos Humanos de las Mujeres en África, por Aurora Moreno Alcojor

19 de mayo de 2016.

¿Has oído hablar de las niñas soldado? ¿Sabes cómo es su vida en las guerrillas de las que tienen que formar parte? ¿Te imaginas el proceso de reintegración en la sociedad de estas mujeres, repudiadas en ocasiones hasta por sus propias familias y vecinos? Es una de las peores violaciones de derechos humanos pero, como buena parte de las que afectan sólo a las mujeres, son a menudo violaciones invisibles, o al menos lo han sido hasta hace muy poco.

- El caso de las niñas soldado es sólo un ejemplo concreto de por qué debemos dedicar un espacio específico a las mujeres cuando hablamos de Derechos Humanos. Pero ejemplos habría muchos, tal y como explica la jurista e investigadora María Naredo Molero, que hace unas semanas participó en el curso sobre Derechos Humanos en África organizada por el GEA en la Corrala de la UAM, en Madrid.

Porque, ¿acaso es casualidad que existan prácticas como la Mutilación Genital Femenina, extendida por países tan diversos como Mali o Somalia y no haya nada parecido para los hombres? ¿Es normal que prácticamente ningún país africano reconozca el derecho a la herencia las mujeres que cultivan la tierra, o que existan y se perpetúen leyes claramente discriminatorias sobre el divorcio, el adulterio o la custodia de los hijos? La realidad es que los derechos humanos de las mujeres son mucho menos respetados que los de los hombres, a pesar de los diversos mecanismos internacionales establecidos para luchar contra esta discriminación.

En África, la situación es especialmente preocupante, aunque en algunos aspectos puramente formales –como el de la participación política, por ejemplo-, se hayan produdico grandes avances.

Protocolo de Maputo

El Protocolo de Maputo es el nombre por el que se conoce al anexo a la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (1981) en el que se habla de los Derechos de las Mujeres. Este Protocolo, que data de 1995 (aunque no se firmó hasta 2003), es significativamente más reciente que la CEDAW – la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer, aprobada por Naciones Unidas en 1979), por lo que en muchos aspectos va más allá que la propia Convención. Así, el Protocolo de Maputo garantiza no sólo derechos genéricos y específicos para las mujeres, (especialmente en lo relativo a igualdad social y política), sino también aspectos concretos referidos a derechos sexuales y reproductivos, derecho a la tierra, al agua…

El Protocolo de Maputo es el documento más progesista y completo sobre los Derechos de las Mujeres, según afirma la SOAW, Solidarity for African Woman. Sin embargo, la aplicación en la vida real dista mucho de lo que dice el texto.

Además, cabe destacar la existenca de un amplio capítulo dedicado a las prácticas daniñas, como la Mutilación Genital Femenina; y la incorporación de un enfoque interseccional: ya no habla de ‘la mujer’ como “un todo, único y uniformado”, sino que recoge la heterogeneidad de culturas y mujeres. Sin embargo, también hay que señalar que el propio texto deja entrever determinadas tensiones entre la salvaguarda de las señas de identidad, el colonialismo, el feminismo impuesto desde fuera, las tradiciones que son o pueden ser discriminatorias…

En líneas generales, el Protocolo de Maputo establece para las mujeres igualdad en los derechos civiles y políticos (participación y representación política, derecho a la igualdad en las relaciones familiares, derecho a uana vida libre de violencia…) pero también en torno a los llamados “derechos de tercera generación”: económicos, sociales y medioambientales (desde el acceso a la propiedad de la tierra hasta la igualdad en los asuntos de familia, como la custodia de los hijos o el proceso de divorcio. )

Sin embargo, la realidad se aleja mucho de lo que podemos leer en el anexo a la denominada Carta de Bangul, [en referencia a a la capital de Gambia, donde se adoptó]. Salvando las grandes diferencias entre países (y dejando a un lado aquellos en los que la legislación se inspira directamente en la Sharía, como Somalia), se puede decir que incluso en los países más avanzados -como Ruanda, que figura entre los diez estados con mayor igualdad formal del mundo-, la realidad dista mucho de ser tal.

Se ha avanzado mucho en lo político, sí, pero apenas nada en lo privado: buen ejemplo de ello es el ‘derecho de familia”, donde persisten normas claramente discriminatorias, como la necesidad de obtener permiso del padre para casarse, la permanencia de la poligamia o la desigualdad ante el divorcio.

Y las cosas pueden llegar a ser incluso peores cuando es la fuerza de la costumbre o la tradición la que manda. Aunque existan leyes que dicen lo contario. La poligamia, por ejemplo, es claramente discriminatoria hacia la mujer y es muy dificil de gestionar en igualdad, pero cuando se hace fuera de la ley, la situación es aún más complicada para las mujeres, que quedan fuera de cualquier derecho.

Todo ello por no hablar de los derechos económicos: las mujeres producen cerca del 70% de los alimentos en África, pero son dueñas de menos del 5% de las tierras. Y lo mismo sucede cuando hablamos del acceso a la educación y la sanidad [diversos estudios han comprobado cómo el brote de ébola afectó más duramente a las mujeres por su rol social; los contagios de VIH….],la trata de personas o la esclavitud. Son asuntos que están en la agenda de exigencias de las mujeres, y en los que se ha avanzado, pero que todavía falta mucho por hacer.

"...Insto a los estados africanos a ratificar el protocolo de Maputo inmediatamente, porque los derechso humanos de las mujeres africanas no pueden esperar, igual que no pueden hacerlo los de ninguna persona". Graça Machel

Original en : Por Fin en África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios