En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África Subsahariana, “se compra y se vende”, marginando a sus Pueblos, por Lázaro Bustince
...leer más...
Aprendiendo para Enseñar - Caso de estudio Guinea Bissau , por Mª Auxiliadora Blázquez Rojas
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Increíble pero mentira: Un avión de Tunisair despega sin retraso
...leer más...

La ONU considera posible lograr una solución pacífica al problema de Sáhara Occidental
...leer más...

42 niños rescatados de la esclavitud en Ghana
...leer más...

Mhamad Jadad: “ hay claro apoyo de EE.UU a los esfuerzos de Horst Kohler en la búsqueda de una solución en el Sahara Occidental”
...leer más...

¿El Presidente de Senegal Macky Sall confiscó la tarjeta de identidad de Karim Wade?
...leer más...

Silas Siakor, de Liberia, Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2018
...leer más...

África es la región más afectada por el SIDA en el mundo
...leer más...

"Conoce tu estado" el lema del Día Mundial de la lucha contra el SIDA de 2018
...leer más...

Africités 2018: un compromiso con un África sostenible
...leer más...

El expresidente Boni Yayi aclamado en el norte de Benín a meses de las legislativas
...leer más...

Los jóvenes de Gambia piden que se rebaje a 25 años la edad para poder ser presidente
...leer más...

Diez meses después de la apertura de los cielos africanos comunes, 28 países aún se niegan a firmar
...leer más...

La necesidad de Zimbabue de abordar el matrimonio infantil desde varios ángulos
...leer más...

El gobierno corrupto de Malí y los yihadistas
...leer más...

23 millones de niñas son víctimas del matrimonio infantil en Nigeria
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Las freganchinas rollizas., por Rafael Muñoz Abad

6 de mayo de 2016.

La vida es como la mecánica monzónica. Reversible. Estadísticamente es muy posible que recojas lo que siembres. El monzón es el responsable de que el islam no se extendiera más al sur de Tanzania pues si los navegantes árabes ganaban mucha latitud al sur del ecuador, ya no tenían como virar al norte por falta de vientos.

Fenómeno que indirectamente afecta a Durban envolviéndola en una tórrida atmósfera de humedad. La llamada California sudafricana, donde el sol marinó el áspero carácter del afrikáner volviéndolo estival, es el mayor puerto de Africa y ostenta una comunidad hindú que supera el millón, lo cual la convierte en el mayor Indian quarter fuera de la propia India. Un añadido más al complejísimo crisol social de Africa del Sur.

Aquella noche de junio de 1995 no llovía en Durban; diluviaba. Y tanto lo hizo que la semifinal de la Copa del mundo de rugby entre los Springboks y Francia a punto estuvo de no jugarse. El King´s Park era un estanque cuyo césped ya no drenaba más agua. El rabo del monzón zurraba. La solución vino a la sudafricana. No podía ser de otra manera. El apartheid acababa de derrumbarse pero, si ya con más de dos décadas en el retrovisor de la historia, la vieja mentalidad racial aún goza de plena salud, ¿qué podíamos esperar al cabo de un puñado de meses de la excarcelación de Mandela? Si algo abundaba eran negros sin cualificar y con ansias de ganarse unos rands. Exactamente igual que hoy en día.

Alguien reclutó una legión de freganchinas rollizas; todas negras. Una cuadrilla de señoras vestidas a lo Mahotella Queens que armadas con estopas y palos comenzaron a empujar [rítmicamente] la marea contra las esquinas del campo. Y como la crueldad humana no deja escapar la menor oportunidad, ocurrió lo que en semejante situación irremediablemente sólo en Sudáfrica podía pasar. La grada, repleta de blancos vistiendo el polo verde de los Boks y posiblemente ahogados en cerveza, empezó a “jalear” a las pobres señoras que no paraban de achicar. Somos un país cruelmente entendible. Como mínimo bipolar. Los negros preparan el césped para que los chicos blancos jueguen al rugby; imagino que esa sería la frase de un tal Bikko si aún viviera y, lejos de faltarle razón, viene a definir un siglo de historia. Si van a Durban lleven paraguas sí o sí.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios