En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Se aplaza la firma de pacto de paz en Mozambique entre el gobierno y la RENAMO
...leer más...

El IVA entra en el sistema tributario angoleño
...leer más...

Una aplicación para combatir el hambre y el desperdicio de alimentos
...leer más...

El presidente de Burkina Faso pide justicia para todos
...leer más...

La guerra de bandas en Ciudad del Cabo
...leer más...

Grupos armados en África Central utilizan los controles de carretera como fuente de financiación
...leer más...

Impuesto "voluntario" en Burundi para financiar las elecciones de 2020
...leer más...

Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Una cubana, un bóer y congrí, por Rafael Muñoz Abad

27 de abril de 2016.

Ver y callar. Menuda sabiduría encerraba aquel metro y medio justo. Discreta y humilde, Mari era una chacha enviada por mi madre para dar atajo al caos emanante de la soltería de su primogénito. Una santa que igual planchaba o cocinaba un congrí que te mueres.

Todos tenemos en la vida un recuerdo del que huir pero ocurre que a menudo algo te arrastra a su encuentro. Inercias. Angola. Rebuscando en el Exclusive Books de Cape Town, me di de bruces con “Back to Angola”. Memorias de un recluta en las que relata sus dos años en la surrealista guerra que el ejército sudafricano libró contra la guerrilla marxista angoleña y sus aliados cubanos. Instante en el que la cicatriz de mi nalga derecha, producto de un “accidente” en Lobito, me recordó que también estuvimos en Angola aunque fuera de otra manera; pero esa es otra historia.

Bajo las proclamas de acabar con el perro rojo que husmeaba al otro lado del linde, el señor Vorster envió una generación de sudafricanos blancos a la guerra fronteriza que se libraba entre lo que entonces era el Africa del Sudoeste ocupada, hoy Namibia, y Angola. Algo así como aquel Richard Nixon narigón y su proclama en lo relativo a no sacrificar [en vano] una generación de jóvenes norteamericanos en el sudeste asiático…Pinocho-Nixon.

Paul Morris, autor de “Back to Angola”, narra su trauma vital en el conflicto del bush. Según te tragas las páginas, percibes lo arduo de ser sudafricano de habla inglesa en un ejército que veneraba la lengua afrikáans; empeorando la situación su confesión de ser poco amigo del rugby y vegetariano; dos auténticos pecados a ojos del bóer. Mejor estar muerto que diría el Pretorius o Marius de turno…

Llegado el momento, Mari me confesó su apuro pues en mi casa había no pocos indicios de existir un intenso nexo con Africa del Sur. “…Mi hermano estuvo en la guerra de Angola; era piloto de un Mig-23 y combatió en el avispero de Cuito Cuanevale…” Ahí es nada. También me señaló que en un principio se enojó, pues para ella y su familia el ejército sudafricano era el diablo imperialista con el que Fidel justificaba el deber cubano para con los angoleños ante la sombra de una nueva amenaza colonial.

Ahogados sus temores en lo relativo a que no la iba a despedir por ser cubana y que afortunadamente era imposible que yo hubiera estado en aquella guerra con la que tanto he fustigado mi córtex, nuestras conversaciones se tornaron enriquecedoras y, pese a que nunca conocí a su hermano, sí que me leyó cartas y mil fotos me mostró. Recuerdos en sepia de una generación de jóvenes cubanos empujados al precipicio de la guerra para satisfacer el ego de un entonces vanidoso Castro tornado hoy en languideciente anciano barbudo.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios