En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Vuelo SA204, por Rafael Muñoz Abad

31 de marzo de 2016.

Khayelitsha es un arrabal en las afueras de Ciudad del Cabo donde se apiñan casi medio millón de sudafricanos negros y un blanco que allí decidió vivir un par de años compartiendo hepatitis para después escribir un libro reflejo de que nada cambió. De manera iconográfica, la historia reciente de Sudáfrica se puede sintetizar con la
excarcelación de Nelson Mandela cambiando la celda de Robben Island por el Union Building de Pretoria; la victoria de los Springboks en la copa del mundo de rugby de 1995 con un negro vistiendo el polo verde, fetiche del blanco, y el levantamiento de las sanciones internacionales por el fin del Apartheid.

Arrimando el hombro, la nueva televisión se embarcó en un ambicioso programa de series en la órbita del telefilm norteamericano La hora de Bill Cosby. La estrategia buscaba mostrar negros exitosos que laboralmente se codeaban con los blancos. Una burguesía que triunfaba en el sueño americano donde el hombre blanco [no] era menos baas que en la embrutecida y polvorienta Sudáfrica del paternalismo afrikáner. Los sucedáneos de las series norteamericanas exhibían abogados y médicos negros que
conducían un Mercedes Benz y vestían camisas Oxford de cien dólares; o azafatas blancas que atendían a pasajeros negros en un vuelo con destino a Atlanta. Todo muy posh… Cuando te caminas Long Street o Victoria & Alfred te das cuenta que poco ha cambiado y que la vieja Sudáfrica aún goza de una salud inmejorablemente segregacionista.

Quien conoce el aeropuerto internacional de Johannesburgo Oliver Tambo, antiguo Jan Smuts, sabe que la fila de embarque del vuelo de South African Airways SA 204 con destino a Nueva York viene a sintetizar el espíritu de la falsamente
promocionada transición sudafricana pos apartheid. Una cola de negros vestidos de marca, con relojes dorados y maletines, esperan a ser llamados para el último control de acceso en el que deben quitarse los zapatos y, todos con calcetines blancos… Después
está el sudafricano white desaliñado con una trenca caqui y pelo ensortijado que no para de recriminar al sobrecargo que nada funciona; frente a ellos embarca el vuelo de Swiss con destino a Zúrich donde mil rubiales miran con hilaridad lo desenfadado que es todo
en Africa…

Centro de estudios africanos de la ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

@sprinbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios