En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...

El parlamento de Zimbabue se reune hoy para iniciar el proceso para adoptar una moción de censura contra Mugabe
...leer más...

La Comisión Nacional de Derechos Humanos nigeriana insta al Gobierno a cumplir su compromiso en lo relativo a las personas desaparecidas
...leer más...

La ONU extiende su misión en la República Democrática del Congo y autoriza el envío de más Cascos Azules
...leer más...

Israel deportará a 40,000 refugiados africanos sin su consentimiento.
...leer más...

El Consejo de Seguridad Nacional de Etiopía insta a los Gobiernos regionales a controlar las protestas
...leer más...

Partido gobernante de Guinea Ecuatorial gana las elecciones
...leer más...

Odinga acusa a la policia de haber asesinado a personas que fueron a acompañarle a su regreso a Kenia
...leer más...

La Amisom comienza la retirada de Somalia
...leer más...

Mugabe desafía a los zimbabuenses
...leer más...

El ZANU PF cesa a Mugabe como presidente del partido y le da de plazo para dimitir como presidente de Zimbabue hasta mediodía de hoy 20 de noviembre
...leer más...

Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Nuevas tecnologías para mejorar un poblado tradicional , Por Chema Caballero

31 de marzo de 2016.

Boma. Así es como los samburus, un grupo étnico del noroeste de Kenia, llama a sus asentamientos o poblados. Estos están construidos en círculos concéntricos. En el interior está el corral, lo más importante y por eso lo más protegido, que sirve para guardar el ganado por la noche, la principal riqueza de este pueblo. Luego las chozas de las mujeres y sus hijos, todas ellas a la misma distancia del círculo central y con una puerta en la valla de ese que permite el acceso directo al ganado propio. Finalmente una cerca de palos y espinos, con otra puerta delante de cada casa por donde entran las reses de cada familia, que sirve para proteger el poblado.

En una boma vive el jefe, sus mujeres y sus hijos varones con sus respectivas familias. Las hijas, cuando se casan abandonan el poblado familiar y se unen al de sus maridos. Cada casa, construidas con palos y barro, alberga a una mujer y a sus hijos pequeños, los hombres van rotando entre sus distintas esposas y nunca tienen un lugar fijo.

Como los samburus son seminómadas, las estructuras de sus asentamientos son muy precarias y están pensadas para ser temporales, fáciles de abandonar cuando la familia se traslada en busca de agua y pastos para el ganado. Lo importante es que el corral, donde se resguarda el ganado, esté bien protegido de posibles robos, el resto no es tan importante. Por eso las chozas tradicionales son muy bajas, hay que andar encorvado dentro de ellas, sin ventilación, llenas del humo de la lumbre donde se cocina y en ellas también duermen algunos animales como cabras u ovejas. Suelen tener solo una pequeña abertura, junto al lugar donde se hace fuego que mira directamente al corral del ganado, paro poder vigilar a este.

La boma de la familia Lengerded, en la zona de Suguta, consta de una docena de casas y es algo distinta a las que la rodean. Ha sido elegida como parte de un proyecto pionero para probar técnicas que permitan mantener las estructuras tradicionales al mismo tiempo que se mejoran las condiciones de vida de sus habitantes, con cosas tan sencillas como elevar la altura de los techos para que se pueda estar de pie dentro de la casa, abrir ventanas en las paredes para ventilarla y aportar luz, sacar los animales del interior, construcción de letrinas, introducción de mosquiteras sobre las camas para combatir la malaria, basureros o la transformación de los excrementos de los animales en abono.

La familia Lengerded se ha sedentarizado gracias a que laFundación Amref Salud África, que financia y supervisa la implementación del proyecto, ha excavado pozos en la zona que permiten el acceso al agua de las personas y el ganado.

Consecuencia directa del paso dado por esta familia, todos los niños del poblado están escolarizados lo que supone que los hombres adultos se pasen el día fuera del mismo con el ganado, actividad que tradicionalmente estaba encomendada a los más jóvenes.

Stella Ekai es una trabajadora social encargada del seguimiento de esta boma y otras vecinas. Está muy orgullosa de lo que la familia Legerded está consiguiendo. Cuando llega al poblado se reúne con los dos voluntarios que se encargan de supervisar las medidas propuestas, uno es el hijo mayor del jefe, Benson Lengerded, y la otra una de las mujeres de uno de sus hermanos, Yalaite Leshoorions, que está embarazada.

Estos voluntarios han sido formados en materia de sanidad, higiene, nutrición… y están ayudando a su grupo a conseguir una vida más sana. También se ha formado a algunas mujeres para asistir en los partos de sus compañeras para que estos se hagan de forma segura. Yalaite explica que ahora “cuando nace un niño tenemos agua limpia y conocimientos que están permitiendo que la gran mayoría de ellos sobrevivan”.

Benson comenta que “asumir los cambios no ha sido fácil ya que era ir contra la forma de vida tradicional y contra muchas tradiciones”. Cualquier decisión que se tome en la boma tiene que ser discutida en el loip, especie de asamblea donde solo participan los hombres y que tiene lugar bajo un gran árbol a la entrada del poblado, ya fuera de su cerca. “No fue fácil convencer a todos”, comenta el voluntario, “porque nos cuesta cambiar nuestra forma de ser, sobre todo a los más mayores”. La intervención del jefe, Lei Lengerded, fue decisiva en este punto. Vio la bondad de las medidas que proponían su hijo y los trabajadores sociales venidos de fuera. El jefe Lengerded es un anciano alto que pasa el día calentándose al sol, sentado de en una silla de ruedas o apoyándose en unos largos palos cuando necesita caminar, pero todavía mantiene el control sobre toda su familia.

Stella repasa las ultimas novedades de la boma con los voluntarios. Primero examinan el calendario de vacunas de los niños que viven allí y luego hacen un recorrido por las instalaciones para ver cómo se están implementando las medidas. Benson informa de que se han construido pequeñas estanterías con palos para poner a secar los utensilios de cocina y los platos de la comida en alto, y no en el suelo como se hacía antes. Stella inspecciona con especial cuidado las garrafas de plástico a las que se les ha practicado un agujero en la parte más baja, tapado con un palo, y que sirven para que las personas se laven las manos antes de comer, por ejemplo, otra novedad a la que la familia Legerded se está acostumbrando.

Los voluntarios también enseñan los gallineros que están construyendo porque han empezado a introducir gallinas en el poblado y añadir huevos a su alimentación. El corral del ganado está muy limpio y todo el excremento amontonado fuera de la cerca de la boma para ser utilizado como estiércol natural en los huertos que las mujeres de la aldea están aprendiendo a cultivar para mejorar la alimentación de sus familias. Aunque justo hoy, están todas con sus hijos pequeños en el asentamiento, esperando la visita de Stella.

Llama la atención que sobre los tejados de palos y barro de las chozas se vean placas solares, son para cargar las baterías de los móviles, escuchar la radio y tener un poco de luz por la noche dentro de la vivienda. Otra gran novedad que está revolucionando la vida del poblado.

La trabajadora social comenta que los basureros que se han cavado cerca de cada casa, al otro lado de la vaya que protege al poblado, están muy llenos a pesar de haberse quemado la basura e indica que debería ahondarse en ellos para proteger la salubridad del asentamiento.

También se acercan hasta las letrinas enclavadas a cierta distancia del poblado, se trata de un agujero excavado en el suelo y cubierto con algunos troncos, todo ello protegido por una lona naranja muy llamativa. En un árbol cercano hay un recipiente de plástico convertido en grifo para lavarse las manos. Antes las personas normalmente usaban el corral donde se guarda el ganado.instrumento de trabajo que lleva encima. Allí guarda todo lo que necesita saber y escribe sus informes, que luego envía rápidamente a la sede regional del ministerio de asuntos sociales, o al de sanidad si se trata de vacunas o datos médicos. También registra nuevos nacimientos y defunciones. Lo curioso es que el móvil utilizado no es un smartphone, este sistema no necesita wifi o datos, solo que haya cobertura de telefonía móvil, algo garantizado en casi toda Kenia hoy día.

Benson y Yalate, los voluntarios de la comunidad, pasan toda la información que tienen a Stella y están en continuo contacto con ella también a través de sus teléfonos móviles. Ellos fueron formados en un curso que duró varios meses. Pero ahora, a través de sus móviles reciben mensualmente temas para mantenerse al día. Estos están escritos y también grabados, en inglés y swahili; además ellos pueden interactuar con los formadores enviando preguntas y comentarios. “Una forma de mantenerse al día y suplir la educación que no tuvimos en su momento”, comenta Benson.

Se trata de un modelo conocido como HELP, un sistema de formación y sensibilización desarrollado por Amref. El siguiente vídeo explica cómo funciona.

Amref también ha invertido muchos esfuerzos y medios para poner en marcha un nuevo sistema de comunicación entre este tipo de comunidades y los sistemas formales de salud, se llama m-JALI. A través de la telefonía móvil, los trabajadores sociales envían información a los centros de salud para poner al día estadísticas, detectar brotes de epidemias, organizar campañas de salud… Al mismo tiempo, esta información permite a las autoridades conocer si los programas de salud diseñados están siendo realmente implementados y qué eficacia tienen.

En definitiva, tecnología puntera para mejorar las condiciones de vida de la población rural más apartada y desfavorecida.

Todas las fotos: Chema Caballero.

Original en :Blogs de el País . África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios