En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...

Blog Académico

Noticias
14.000 mujeres ya se benefician de los partos gratuitos en Gabón
...leer más...

La alianza alrededor del presidente de Nigeria se desmorona
...leer más...

Nueva Ley de partidos políticos en Benín
...leer más...

El plan antihepatitis de Senegal
...leer más...

37 nuevos motoristas de Policía Nacional en Malí
...leer más...

El Samu gabonés obtiene una incubadora móvil para salvar a los recién nacidos
...leer más...

Representantes electos de Vgayet creen que las visitas ministeriales son negativas para la región
...leer más...

El Presidente de Benín obliga a los médicos a elegir entre el sector público o el privado
...leer más...

Crisis de los medios de información públicos en Senegal
...leer más...

1700 agentes de seguridad penitenciaria sin sueldo durante 3 años en Gabón
...leer más...

Los responsables de salud de Guinea tratan el tema de la resistencia microbiana
...leer más...

Seminario para primeras damas sobre la Lucha contra el cáncer en agosto en Uagadugú
...leer más...

Asesinado el obispo copto ortodoxo Epiphanius, abad del monasterio de San Macario en Egipto
...leer más...

El Gobierno recibe a 159 repatriados malienses provenientes de Libia
...leer más...

El presidente de Burkina Faso Kaboré se despide de la representante en el país del FMI
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Esta historia es verdadera desde que la inventé, por Literafricas
...leer más...
Karlos Zurutuza tierra adentro en Libia, por Roge Blasco
...leer más...
Ecos, por Ushindi
...leer más...
El Imán que salvó la misión Católica, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Por qué Mandela es un héroe global, por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Noticias >

Los desplazados de la República Centroafricana esperan los resultados de las elecciones para volver a casa
19 de febrero de 2016

"Dologuélé… Touadéra…, Dios decidirá". Al igual que a muchos centroafricanos desplazados en el campamento de M’Poko en Bangui, poco le importa el nombre del futuro presidente. Marcelin lo primero que quiere hacer es salir de la chatarra en la que lleva dos años viviendo y volver casa.

Eran miles de ellos los que el domingo pasado se trasladaron cerca del campamento para votar en unas elecciones destinadas a sacar al país de tres años de violencia intercomunitaria. La segunda vuelta de la elección presidencial, cuyos resultados se están haciendo esperar, enfrenta a dos ex primeros ministros, Anicet Georges Dologuélé y Faustin Archange Touadéra.

El campamento de desplazados de M’poko, uno de los más grandes del país, acoge todavía a 28.000 personas, frente a las 100.000 de 2013, cuando el país se sumió en el caos. Pero a medida que iban acercando las elecciones, varios cientos de familias desplazadas han regresado “buscando refugio, en caso de que pase algo", dijo un trabajador humanitario.

En los callejones polvorientos de la zona 13, una zona del campamento, Francis Clothaire Himelet lleva todavía una camiseta con la imagen de Martin Ziguélé su candidato preferido eliminado en la primera ronda el 30 de diciembre. "Para mí, este es mi presidente", explica el joven.

A pesar de la presencia en el campamento de numerosos jóvenes pertenecientes a las milicias armadas anti-Balaka, la votación se llevó a cabo de manera pacífica.

Marcelin no encontró a su nombre en la lista y fue enviado de colegio electoral en colegio electoral durante toda la mañana, para volver finalmente con las manos vacías. "No es grave, está bien, por lo menos mi esposa votó", dijo en tono conciliador. "Ahora solamente esperamos el anuncio de los resultados para irnos, si la seguridad está asegurada nos vamos a casa."

Bajo la tienda de Nadège, donde el calor es sofocante en plena estación seca, la familia M’Boma repite a coro que sólo piensan en volver a su vida anterior. Para dormir diez personas se aglomeran en un solo colchón: Nadège y su marido, sus seis hijos y los sobrinos que acogieron cuando sus padres fueron asesinados por “los musulmanes”.

La gran mayoría de los desplazados en M’poko son cristianos, muchos de los cuales vivían en el distrito 3 de la capital, cerca del enclave musulmán que fue durante meses el epicentro de la violencia que causó miles de muertes en Bangui.

Empezar desde cero

Sus casas fueron destruidas o saqueadas, al igual que las escuelas, por lo tanto, hay que empezar de cero.

"Quiero volver, pero todavía tengo miedo, reconoce Dieu Béni. El nuevo presidente debe desarmar a las milicias, de lo contrario no me moveré de aquí. Creemos que la paz ha vuelto pero las armas siguen ahí escondidas por todas partes en las casas".

Llegó uno de los primeros, durante uno de los días más sangrientos de la crisis de la RCA: el 5 de diciembre de 2013. Ha vivido las falsas esperanzas de volver, apenas unas semanas después de haber recuperar su casa, la ciudad estaba de nuevo en llamas en cuestión de minutos.

Dieu Béni no cuenta el número de veces que ha tenido que regresar a toda prisa, al campo cercano a las bases de soldados franceses de Sangaris y de cascos azules de la Minusca desplegados como fuerzas de mantenimiento de la paz.

Pero es cierto que desde hace varios meses, las balas ya no silban por encima de las tiendas de campaña y chozas de hojalata. La vida se ha reanudado entre el ir y venir de los comerciantes que se abastecen en los mercados de la capital, los golpes de martillo de los carpinteros y los niños corriendo por todos lados.

Para matar el aburrimiento de los más ociosos la ONG “Première urgence”, administradora del campamento, organiza juegos y un concurso de cultura general en los que se anima a los participantes a responder animados por cientos de personas y niños reunidos bajo el sol.

"Antes los jóvenes anti-Balaka venían a estos juegos con las armas en la mano. Ahora vienen con las manos en los bolsillos, que ya es un gran paso".

slateafrique.com

Fundación Sur


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios