En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La oposición de Madagascar pide la dimisión del Presidente de la República
...leer más...

El Presidente de Guinea Bissau nombra nuevo gobierno
...leer más...

Seychelles instala el primer sistema solar fotovoltaico flotante de África
...leer más...

La mala gestión de los riesgos fiscales podría paralizar la economía de Costa de Marfil
...leer más...

Naciones Unidas investiga las informaciones sobre explotación sexual en Sudán del Sur
...leer más...

La sociedad civil de Sudán del Sur insta a la cobertura directa de los medios de las conversaciones de paz
...leer más...

Togo implementa un nuevo procedimiento para el carné de conducir
...leer más...

Cerca de 180 policías son entrenados para asegurar elecciones en Kisangani
...leer más...

El Gobierno de Namibia gastó más de un millón de euros en la electrificación rural durante 2017
...leer más...

La ONU se compromete a armonizar la educación africana
...leer más...

China arrebata a Uganda el mercado de la pesca de África oriental
...leer más...

La expresidenta de Malaui Joyce Banda regresa tras cuatro años de exilio
...leer más...

Togo desea proporcionar a cada persona un número de identificación biométrico único
...leer más...

Joaquim Barbosa puede llegar a ser el primer presidente negro electo de Brasil
...leer más...

Jóvenes patriotas kabilistas a favor del uso de la máquina electrónica de votación en las próximas elecciones
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

WIRIKO

“Wiriko” es una palabra perteneciente a la familia de las lenguas bantúes cuyo significado hace referencia a la idea de estar despierto. En este sentido, pretendemos despertar conciencias y romper con los tópicos y estereotipos que envuelven al continente africano en lo que a manifestaciones sociales y culturales se refiere. Wiriko está en pie y con los ojos bien abiertos, atentos a todo lo que acontece en torno a las sociedades africanas contemporáneas. Muchas veces, bebiendo e inspirándonos de los frutos del pasado, y otras, escuchando los ecos en la diáspora, pero siempre, volviendo la mirada a nuestros pies, enraizados en esta tierra que tanto tiene que decir y enseñar. www.wiriko.org

Ver más artículos del autor


Madrid ennegrece, pero aún no africaniza , por Wiriko

11 de febrero de 2016.

Autora : Gemma Solés i Coll

La coctelera tintineaba con ingredientes retros de tono tropical. Camerún, Guinea Ecuatorial, Senegal, Costa de Marfil y Guinea Conakry se reunían encima de un mismo escenario para especiar una Sala El Solllena a rebosar, con un condimento tan infalible como inflamable: James Brown. Y la receta no tenía margen de error.

Cuando el Rey del Funk desembarcara por primera vez en tierras africanas, en el año 68, Costa de Marfil lo recibió calurosamente. Allí era considerado un ídolo. Diez años después de su muerte, lo sigue siendo. Como todo afroamericano que hubiera tenido un mínimo contacto con el movimiento por los derechos civiles, ese viaje significó para Brown un retorno a las raíces que se repetiría en distintas ocasiones. Sin embargo, fue mucho más el impacto que artistas como él, Ike & Tina Turneren Ghana en el 71 o Bill Withers en el antiguo ->http://www.wiriko.org/wiriko/wiriko-participa-en-el-5o-ciclo-de-musica-negra-say-it-loud/]Zaire en el 74, causaron en el continente, que no lo que se llevaran éstos de vuelta a Estados Unidos.

Ya desde la década de los 50′, cuando el boom del R&B invadía las ondas radiofónicas, se empezaban a destilar ingredientes americanos en las radios de África. En muchos estilos populares de la primera década tras las independencias, los sonidos afroamericanos y afrocaribeños se entronizaron como señas identitarias propias. Óscar Martos, líder de Pyramid Blue, lo definía entre bambalinas: “Entre el Funk y el Afrobeat hay una conexión muy directa. De aquí surgió la idea de montar un show que los volviera a conectar. Brown tenía un combo particular, con dos baterías. Decidí sustituir una de las baterías por tres percusionistas y empezar a trabajar el espectáculo”, explica sobre el concierto que prepararon los madrileños exclusivamente para el Festival Madrid Es Negro.

Pyramid Blue, una banda que ya hace tiempo que viene investigando en los sonidos africanos modernos, supo casar bien el ethiojazz o el afrobeat con el legado del Rey del Funk. Con la inestimable ayuda de un trío de ases en la percusión, la banda mezcló instrumentos eléctricos con otros acústicos tradicionales del África Occidental: el dum-dum de Costa de Marfil, el tama o talking drums de un imponente wolof senegalés de dos metros – que deleitó con atmósferas más intimistas con Kora y Calabash- y el djembé de un guineano.

Pyramid Blue había ya trabajado con uno de los africanos con más solera de Madrid: el camerunés Justin Tchatchoua, y fue recogiendo la experiencia de otros músicos con camino recorrido en la ciudad para intentar transportar hacia África a los amantes del Funk congregados en la céntrica sala Sol. “Justin trajo a Shyla, el chico que toca la Kora. Después llegó Yussuf, el marfileño que toca el dum dum. Yo traje a Juno. Y así fue como fue creciendo la familia”, cuenta Óscar, entusiasmado por el éxito del directo.

Justin, músico y cuentacuentos que confiesa cierto repudio por la creciente y masiva moda electrónica entre los jóvenes del continente, fue seguramente el más venerado de la noche. “Yo salí de Camerún para instalarme en Nigeria, donde me dediqué a la música muchos años. Incluso conocí a Fela Kuti”, confiesa el camerunés, treinta años después de llegar a España. “Conocí a Óscar en el Festival Enclave de Agua, en Soria, y siempre me ha gustado trabajar juntos porque sabe como ir a la raíz y entiende la identidad de los sonidos”, expresa el camerunés, con una dilatada carrera a sus espaldas.

“Madrid Es Negro. Siempre ha sido negro”, decía la cantante ecuatoguineana Fani Ela Nsue, más conocida como Juno, a un variopinto público sudoroso. Con un torrente de voz que dejó boquiabierto a más de uno, Juno no dejó de bailar y animar durante toda la noche. Ella y Justin, a veces complementándose, a veces cediéndose el trono del micrófono, formaron un dúo vocal muy apetitoso, que nos hacía intuir los clásicos del Jújù con reminiscencias de Aretha Franklin. El mensaje: volver a las raíces. Reconocer la parte más africana de la multimillonaria industria musical del Funk, el Soul y el R&B.

Pero, ¿es consciente realmente la gente de este invaluable legado? “La gente tiene la imagen de que la música africana es solo lo tradicional, coros, percusión… Pero hay muchísimo más, mucho que aún no se conoce aquí. Lo que hemos enlazado esta noche, la música de Fela Kuti, el Afrobeat, fue música muy innovadora e inspiradora en su momento. Y es africana. Creo que es muy importante que se sepa, que en África hay muchos ritmos que sorprenderían a la gente”, reivindicaba Juno.

“Say it Loud, I’m Black and I’m Proud” (Dilo alto, soy negro y estoy orgulloso de ello), repetía el público incansable. Y a pesar de que el lema lleva resonando en pistas de baile, encuentros y luciendo en camisetas o festivalesespecializados en música negra, aún no se ha llegado a la verdadera raíz de lo negro. A África. “En España, como en otros países de Europa, debería haber un circuito de música de raíz africana mucho más presente. Personalmente, mi estilo intenta casar la parte tradicional con folk, jazz, pop, funk o soul porque representan mis dos mundos”, expresa la ecuatoguineana reivindicando un renacimiento cultural afropeo.

La negritud de Madrid, ciudad de acogida del 23% de extranjeros que entran en España, se hizo un poco más palpable con lo que es, tal como explicaba uno de sus organizadores, Fernando Roqueta: “la primera vez que se hace viajar Madrid Es Negro directamente hacia África”. La rica diversidad musical que ofrece el continente es casi una desconocida para la mayoría, y en gran parte, este desconocimiento viene dado por estereotipos. “La gente cree que el blues comenzó en Estados Unidos, pero si analizas de cerca, en seguida te das cuenta de que es un estilo africano. Pasa lo mismo con los instrumentos. Son todos variaciones de instrumentos africanos. Así que hay que darse cuenta de la gran riqueza sonora que hay en el continente e ir a la raíz”, atestiguaba Justin Tchatchoua.

“España es el país con menos relación con África de toda Europa. Es una pena y ésta es nuestra labor, reivindicarlo y luchar para cambiarlo”, terminaba la entrevista Óscar aún con las gafas de sol puestas. Y uniéndose a esa reivindicación y ese anhelo de hacer África y todas sus manifestaciones culturales palpable en España, Wiriko sólo espera que la próxima edición no fomente solamente un Madrid más negro, sinó también más africano.

Original en : Wiriko



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios