En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Odinga acusa a la policia de haber asesinado a personas que fueron a acompañarle a su regreso a Kenia
...leer más...

La Amisom comienza la retirada de Somalia
...leer más...

Mugabe desafía a los zimbabuenses
...leer más...

El ZANU PF cesa a Mugabe como presidente del partido y le da de plazo para dimitir como presidente de Zimbabue hasta mediodía de hoy 20 de noviembre
...leer más...

Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Vivir aquí (2): Songhay, bisutería y regalo étnico , por Chema Caballero

18 de diciembre de 2015.

Abdoulaye Maiga nació a orillas del río Níger, en Gao, en el noreste de Mali, a unos 1.200 kilómetros de la capital, Bamako. Una ciudad mezcla de culturas y razas: tuaregs, songhais, bellas, árabes, peuls y turistas de todo el mundo, hasta que estalló la guerra en 2011. Pero para entonces, Maiga, como le conocen sus amigos, ya no vivía allí, solo iba de visita.

Al hablar de Gao todos piensan en los hombres del desierto, en los tuaregs, sin embargo Maiga es un songhay, heredero de uno de los imperios más grandes de África, que bajo el poder de este pueblo y con capital en Gao dominó gran parte del Sahel.

“Tuaregs y songhais hemos vivido juntos desde el tiempo de nuestros abuelos, cada familia songhay tiene otra amiga tuareg. Durante la estación seca, cuando se recoge la cosecha de arroz, los tuareg vienen y cogen el arroz que necesitan de su familia amiga, en época de lluvias yo puedo ir a donde mi familia tuareg que está en el campo pastando con sus ganados y quedarme allí y descansar una semana o lo que haga falta y beber leche y comer carne y luego volver a mi casa. Eso lo teníamos desde el principio hasta hoy mismo, por eso le gente que viene de fuera [los yihadistas] no puede triunfar de ninguna manera en esa ciudad”, explica con un atisbo de rabia en sus ojos.

Songhay-DemianOrtiz-8
Maiga tenía una tienda en su ciudad donde vendía artesanía a los turistas. Un día decidió dejar todo aquello y viajar, conocer un poco de mundo. “Tenía curiosidad por conocer otros países, otras opiniones distintas, saber cómo viven los demás, los que tienen otras costumbres distintas a las nuestras. Esta fue la única razón que en principio me impulsó a salir de mi país. Aquellos eran tiempos de paz, no como ahora que la gente tiene que huir de la guerra”, explica.

Cuenta, detrás del mostrador de su tienda de artesanía de toda África occidental, en pleno barrio madrileño de Argüelles, mientras ensarta cuentas de colores en un hilo de cuero y hace nudos, que el viaje fue largo: “en aquella época era más fácil llegar a España, cuando llegué a Marruecos era más fácil pasar a España, incluso en el ferry. Salí de mi país y fui a Argelia, de Argelia a Libia donde trabajé dos años y de ahí a Marruecos. Con lo que traía ahorrado de mi país y lo que trabajé por el camino tenía suficiente dinero para vivir en España un año sin trabajar. Tenía dólares en mis bolsillos”. Era el año 1991 cuando Maiga pisó tierras españolas por primera vez.

“En un principio, cuando llegué a España, me quedé solo para ver cómo era aquí, ver si había trabajo o no, pero al final me he acostumbrado y me he quedado, me llevo bien con los españoles. Yo hablo español muy bien, mejor que los demás. He ido a Francia, he ido a Inglaterra pero a mí España me ha gustado más que los demás países”, confiesa.

De todas formas, los inicios en España, como los de cualquier migrante, no fueron fáciles: “Antes de tener esta tienda he trabajado en varios sitios: fontanero, construcción, mantenimiento de calderas, almacén, de todo, he trabajado de todo para salir adelante”.

Por fin, en el año 2000, gracias a lo ahorrado tras muchos años de trabajo pudo abrir su propio negocio. La razón de esta opción es muy clara para Maiga: “como en mi país estaba acostumbrado a hacer negocios, pensé que es lo que mejor sabía hacer, por eso decidí arriesgarme y montar este”.

Songhay-DemianOrtiz-4

Puede resultar raro, al menos curioso, ver un establecimiento como este en un barrio que se caracteriza por otro tipo de tiendas. Cuando se le pregunta por la elección su respuesta es muy sencilla: “No tenía un lugar concreto donde quisiera poner el negocio, me daba un poco lo mismo el barrio o la zona, lo importante era que pudiera funcionar. Cuando encontré este local vi que podría ser y ya llevo aquí 15 años”.

La tienda tiene dos grandes escaparates, pero para acceder a ella hay que bajar unas escaleras que conducen a estanterías llenas de collares, pendientes y pulseras de cuentas, de hueso, de metal, muchas de ellas ensartadas por el propio Maiga que importa los materiales directamente de África para, luego, pacientemente darles forma detrás de su mostrador. También hay telas, mantas de algodón tejidas a mano, de esparto, bolsos y zapatos realizados con telas de colores, cajas y objetos de bronce… Luego, si hay suerte, puede que al visitante se le muestre la habitación interior donde se exhiben máscaras o estatuas de madera, estas representado a divinidades locales o escenas cotidianas. Otras veces se puede encontrar una auténtica cama tuareg, transportada pieza a pieza hasta allí, o cualquier otra sorpresa.

Songhay-DemianOrtiz-10
La mayoría de los objetos proceden de Malí, pero no solo de allí, Maiga los consigue en diversos países. De vez en cuando viaja para comprar su mercancía y aprovecha, también para visitar a los suyos: “yo tengo familia en muchas partes de África: además de Malí, en Ghana, Níger, Nigeria, Burkina Faso, Costa de Marfil y Senegal”. Otras veces, si necesita algo específico o materiales que estén a punto de terminar, llama a sus familiares y amigos y estos los hacen llegar hasta Malí y desde allí a España.

Cuando se le pregunta si el negocio funciona sonríe antes de contestar: “Las cosas no son fáciles, es todo un poco difícil. Podría decir que a veces sí y a veces no, pero la verdad es que es un poco difícil. En mi caso mi mujer trabaja y entre los dos conseguimos mantener a la familia. Estoy casado con una española y tenemos dos hijas, una de nueve años y la otra de ocho”.

Son muchos los años que Maiga lleva en España, y como comenta está casado y tiene dos hijas que lleva al colegio todos los días antes de abrir la tienda. Luego, su mujer las recoge por la tarde. “Hay que repartirse las tareas del hogar para poder salir adelante como familia”, comenta.

Songhay

Bisutería y Regalo Étnico

c/ Fernández de los Ríos, 66.

28015 Madrid

Original en : Blogs de El País. África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios