En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Odinga acusa a la policia de haber asesinado a personas que fueron a acompañarle a su regreso a Kenia
...leer más...

La Amisom comienza la retirada de Somalia
...leer más...

Mugabe desafía a los zimbabuenses
...leer más...

El ZANU PF cesa a Mugabe como presidente del partido y le da de plazo para dimitir como presidente de Zimbabue hasta mediodía de hoy 20 de noviembre
...leer más...

Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Vivir aquí (1): La Tienda de Laye en Lavapiés, por Chema Caballero

16 de diciembre de 2015.

El abuelo de Laye -como todo el mundo le conoce aunque su verdadero nombre es Abdoulay Ndiaye- era sastre en Mbour, una ciudad en la región senegalesa de Thiès, a unos 80 kilómetros de Dakar, junto al mar, donde predominan los pescadores y las plantaciones de cacahuetes. Desde pequeño, al nieto le gustó el oficio familiar. Recuerda que con cinco o seis años, a la salida de la escuela corría a la sastrería y se pasaba la tarde allí. De este modo adquirió sus primeros conocimientos del arte de coser.

Más tarde, al cumplir los diecisiete años, decidió que no iba a seguir estudiando, que sería sastre. Su abuelo no quiso enseñarle más de lo que sabía, lo envió a un conocido suyo porque si se quedaba en su tienda no obedecería las ordenes y el abuelo no sería capaz de castigarle. “Si te quedas conmigo”, le decía, “vas a hacer lo que te venga en gana y así no aprenderás nunca el oficio”.

Una vez terminado el aprendizaje, y tras recibir su diploma de profesional con la licencia para coser, montó su propia sastrería.

La-tienda-de-laye-1866
Gracias a ella Laye llevaba una vida tranquila. “La verdad es que estaba muy bien allí. Tenía mi tienda y tenía gente que trabajaba para mí. No estaba mal…, normal podríamos decir”, recuerda.

Entonces, la pregunta surge casi espontánea, ¿por qué decidió dejar aquello y venirse hasta aquí? Cuando se le pregunta contesta, sin dejar su trabajo detrás de la máquina de coser en su tienda del Mercado de San Fernando, en el barrio madrileño de Lavapiés: “Por unos amigos”. Y ríe con una risa fuerte. “Por unos amigos con los que había estudiado”, repite. “Ellos también tenían sastrerías y de repente, un día me dijeron: ‘Nos vamos a España, que allí todo es mucho mejor, se gana el doble’. Y yo me lo creí y les seguí”.

Tras un silencio en el que aprovecha para poner orden en los hilos de su máquina de coser continúa: “Eso es lo que siempre te dicen en África: ‘vas a ir, va a ser genial, vas a coger el dinero en la calle’, y ese tipo de tonterías”. Vuelve la risa, pero esta vez algo nerviosa. “Pero cuando llegas aquí aprendes muy rápidamente que las cosas son muy distintas, que no se parecen en nada a lo que escuchas allí o ves en la televisión, donde sólo te enseñan todas las cosas bonitas de Europa. No piensas que hay gente que vive en la calle, que son pobres, piensas que todos son ricos”.

Vuelve a ocuparse momentáneamente de sus telas antes de apostillar: “Pero hasta que no vienes aquí no vas a saber la verdad, la realidad”.

Con 26 años, Laye siguió a sus amigos y se embarcaron en cayuco, allí mismo en su pueblo, en Mbour.

Tras 11 días en alta mar y una experiencia terrible, llegaron a Canarias donde fueron conducidos a un Centro de Internamiento de Inmigrantes (CIE). La policía le preguntó si tenía algún familiar en España, el dijo que sí, que su tío vivía en Madrid. Llamaron al tío, este confirmó los datos y después de haber pasado en el CIE alrededor de un mes y medio fue trasladado a la península. Tras unos días en Málaga llegó por fin a la capital.

Laye ya se había dado cuenta de que la realidad eran muy distinta a la que él había imaginado cuando estaba en su pueblo, “pero ya no podía hacer nada, había que luchar”, comenta.

“Como no tenía papeles empecé vendiendo música y películas falsas para sobrevivir”, recuerda Laye. “Fueron años muy duros. A veces venía la policía y te lo quitaba todo. En más de una ocasión quise volverme a Senegal porque todavía tenía mi tienda allí, pero mi tío me dijo que eso era normal y que fuera duro, que tenía que aguantar porque las cosas no son fáciles, lo que oyes en Senegal no es así en Europa. Ahora sabes la realidad y hay que luchar por salir adelante”. Esos consejos fueron los que le dieron fuerzas para continuar.

Confiesa este sastre senegalés que antes de conseguir los papeles "tenía problemas con la policía porque vendía y lo que vendía era falso, pero no lo podía dejar, porque si lo dejaba no podía pagar la habitación donde vivía y otras cosas. Después de tener los papeles no he vuelto a tener problemas con nadie, ahora tengo la residencia definitiva”.

Gracias a unos amigos Laye consiguió un empleo en una fábrica de piel que le permitió abandonar la venta callejera. Empezó trabajando sin contrato hasta que pudieron hacerle uno y así, entre una cosa y otra, consiguió sus papeles. “Cosíamos prendas de cuero, forros y fundas para las porras de la policía”. Se ríe de nuevo cuando recuerda este episodio y repite: “Cosía fundas de cuero para las porras de la policía y yo no tenía papeles”.

“Así que empecé allí”, continúa, “y empecé a ahorrar para un día poder abrir mi propio negocio”.

Finalmente, en 2009 consiguió hacer realidad su sueño: “Pude abrir mi primera tienda fuera del mercado, en los locales que dan a la plaza [de Agustín Lara]. Antes, en ese local vendía otros productos otro chico de Senegal y quería dejarlo. Mi tío se enteró y me lo dijo, animándome a que lo cogiera porque él me ayudaría a empezar. De hecho, la primera máquina de coser que tuve me la compró él. Fue así como pude empezar poco a poco”.

La-tienda-de-laye-1825

“Bueno, empresario…”, y vuelve a reír, da unas cuantas puntadas en la máquina, corta unos hilos y continúa con una gran sonrisa, “empresario… pues, como todos. Luchando estamos ahí… No puedo decir que me sobre el dinero; estoy peleando como he hecho toda mi vida”.

La sastrería va bien, reconoce su dueño: “Tengo más clientes españoles que paisanos míos y ahora que la gente me está conociendo poco a poco va mucho mejor. Además, ahora las telas africanas están de moda y a la gente le encanta. Por eso estoy contento y ojalá que sea siempre así”. Tras una pausa, en la que se para a observar el traje que está cosiendo, prosigue: “Este negocio va bien y me permite vivir, comer, pagar los gastos, lo justo… Pero no hay dinero para decir ’este lo voy a guardar para comprarme una casa u otra cosa que me pueda apetecer”.

Al ser preguntado sobre qué es eso que le apetece, responde: “Me gustaría construirme una casa en Senegal, de momento no lo estoy haciendo, pero quiero hacerlo. Ahora cuando voy a visitar a mi familia todavía me quedo en casa de mi padre”.

Laye confiesa que echa mucho de menos a su familia en Senegal y que su adaptación a España no fue fácil al principio: “Pero cuando decidí quedarme empezó a gustarme poco a poco, empecé a conocer el idioma y eso me ayudó y empezó a gustarme la gente… Y luego, ¿sabes?, las personas de aquí, muchos son amables, buenos… Cuando llegué no sabía ni lo que significaba ‘hola’ y me resultó muy complicado al principio, pero luego, poco a poco me empezó a gustar”.

Lo que nunca olvida Laye es su principal objetivo: “Soy emigrante; he venido para ganar algo para invertirlo en mi país, si tengo lo que busco volveré a mi país. Ojalá sea así, que consiga dinero para regresar”.

LA TIENDA DE LAYE

Costura y cultura de Senegal en Lavapiés. Confección de Ropa africana y occidental.

Arreglos y transformaciones. Bordados MERCADO DE SAN FERNANDO Puestos 5 y 6.

Plaza Agustín de Lara, Lavapiés, Madrid

Original en : Blogs de El País . África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios