En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Uganda
...leer más...
Impacto de la ayuda oficial para el “desarrollo” en África: ¿Habrá luz al final del túnel?, por Jesús Carabali
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : República Democrática del Congo
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Senegal llora la muerte de Golbert Diagne
...leer más...

Senegal informa de 12 nuevos casos del COVID-19 y 11 pacientes curados
...leer más...

El Consejo Constitucional de Camerún proclamará los resultados de las elecciones parciales legislativas el 7 de abril
...leer más...

El arzobispo de Uagadugú da positivo al COVID-19
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2020-03-16 / 2020-03-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

La UE lanza la "Operación IRINI" para vigilar el embargo de armas a Libia
...leer más...

El aumento del nivel de agua del lago Victoria desplaza a cientos de familias
...leer más...

El ministro de Transporte de Egipto visitó las obras del proyecto del tren New Capital
...leer más...

Nuevo proyecto de electrificación de Nigeria
...leer más...

Proyecto de descongestión en la capital de Zambia
...leer más...

10.000 alumnos se beneficiarán del programa de alimentación en Zambia
...leer más...

Quince terroristas neutralizados en Burkina Faso
...leer más...

Ha fallecido Joseph Lowery, activista estadounidense de los derechos civiles
...leer más...

Chad despliega un nuevo contingente de fuerzas en Níger y Nigeria
...leer más...

El actor Richard Mofe-Damijo solicita a la Aduana de Nigeria que distribuya alimentos incautados
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Nuno Cobre

Sin que nadie le preguntase si estaba de acuerdo, a Nuno Cobre lo trajeron al mundo un día soleado del Siglo XX. Y ya que estaba por aquí, al hombre le dio por eso que llaman vivir.

Sin embargo, durante mucho tiempo creyó Nuno que el mundo era sólo eso, sólo eso que se presentaba de manera circular y hermética ante sus ojos. Se asfixiaba. A veces. Pero algunos viernes o lunes por la mañana, una vocecita fresca y lejana le decía que habían otras cosas por ahí, que debían haber otras cosas por ahí.

Y un día Nuno Cobre salió y se fue a la Universidad, y un día siguió viajando y al otro también, y al otro, mientras iba conociendo a gente variopinta y devorando libros sin parar… Entonces descubrió con un cierto alivio que no estaba solo. Que habían más. Cuando llegó la hora de elegir, Cobre decidió convertirse entonces en viajero sólido y juntaletras constante, pero quería más, un más que venía del Sur. Y fue así como el latido africano empezó a morderle tan fuerte que una noche abrió la puerta del avión y se bajó en un país tropical. África.

Los temores. Llegó con cierto temor a África influenciado por la amarilla información occidental ávida de espectáculos cruentos y de enfermedades terminales. Y resultó que en lugar de agitarse, a Cobre se le olvidó la palabra nervios a la que empezó a confundir con un primo lejano. Y así fue como se llenó de paz, tiempo y vida.

Tras varios años en África, Nuno Cobre sólo aspira a lo imposible: vivir todas las experiencias mientras le da a la tecla, a los botoncitos negros del ordenador que milagrosamente le proyectan un nuevo horizonte cada día.

Ver más artículos del autor


Caminando por el infierno de Monrovia, capital de Liberia - (10) de (14), “Totalmente hecho polvo en Bushrod Island“, por Nuno Cobre

10 de noviembre de 2015.

La ruta en realidad empezaba al cruzar el puente que me dejaría en Bushrod Island. He pasado por la zona de Johnson Street y he cruzado el río Mesuradopor el puente con Providence Islanddebajo. A propósito del río Mesurado, sobre sus verdes y sucias aguas se deslizaba una hombre remando sobre su piragua al que no dudé en fotografiar. Iba realmente rápido.

He cruzado a la isla a pie como hice una vez hace unos buenos meses ya, aunque en aquella ocasión tan solo me acerqué al borde y luego me di la vuelta, también porque empezaba a llover.

Si te dijera que esto es más de lo mismo no exageraría… Bushrod Island es el almacén deMonrovia,me ha amenazado diciéndome que no se me ocurriese sacar una foto, foto que no hice esta vez, por cierto. En la calle de vez en cuando te encontrabas con sambos, manera liberiana de decir sign-board o cartel. En uno, un guaperitas que debía ser famoso decía que él confiaba en el banco LBDI, en otro una mujer saltaba de alegría dentro de un anuncio de Maggiy en otro, en el anuncio más reluciente de todos se anuncia la futura extracción de petróleo como símbolo de progreso y bienestar para Liberia. Vale. Mientras, el tráfico, los coches pasando sin parar. De vez en cuando coches de la ONU u otro tipo de vehículos transportando algún blanco que me miraba incómodamente. Es duro caminar por aquí, sólo se escucha el ruido del motor de los coches o de las motos, los cláxones, voceríos, iiioooo, o alguien diciendo “socha socha”, para decir salchichas, sausages. Da la impresión de que a un lado de la isla se mueve más la industria, mientras que el otro se reserva para los liberianos que se buscan la vida. Es difícil ver algo, concentrarse, porque están pasando tantas cosas, se están desarrollando tantos micro mundos que uno se pierde. Veo sí, veo una foto preciosa a cada minuto, como un niño que juega con una especie de destornillador o esos rostros que se quedan como fijos, pensativos, respirando de hipnosis. Pero no puedo sacar esas fotos. Son demasiado ofensivas, demasiado claras. Puedo intuir los problemas que acarrearía apretar el botoncito de la Canon G 12 por aquí… Es duro caminar por Bushrod Island, de vez en cuando te ataca un aire polvoriento, o te asfixia un humo traicionero. A pesar de todo, por fin hago una buena foto, un hombre adentrándose en el humo como visitando el final del fin. A veces tengo que respirar con la boca para evitar esnifarme ese humo, ese olor a gasolina dudosa, ese aire viciado y envenenado. -] de Liberia, el enclave industrial de la capital, del país. En la isla el tráfico loco avanzaba a duras penas. Todo el mundo tocaba el claxon, la pita. Ríos de gente por aquí y por allá. Se trataba como siempre de vender y por ejemplo me he encontrado a la derecha con un montón de mochilas de colegio colocadas en fila, unas tras de otra. Al ir avanzando me iba encontrando con muchas ferreterías o tiendas de repuestos de coches casi siempre dirigidas por un libanés y a veces también por un indio.

Otros locales, otros establecimientos eran más oscuros, más sucios, donde parecía que las máquinas y los hombres se hacinaban cubiertos por una capa negra y carbonizada. Muchas tiendas también por aquí como de al por mayor, en grandes cantidades, tres por uno y todo eso. Y es que no hay que olvidar que estamos al lado del puerto y por ende en los primeros sitios donde se descarga la mercancía. Todo estaba como dejado, desbordado y bajo un ritmo constante. Las edificaciones, los inmuebles se superponen de nuevo sin ningún tipo de rigor y armonía, donde el muro, la tapia, es norma y un protagonista que oculta lo que pasa del compound hacia dentro. Porque toda Monrovia, gran parte de Monrovia, ocurre de un compound hacia dentro, como desde el que estoy escribiendo yo ahora mismo.

He seguido caminando y he visto como un tipo se escanciaba una bebida extraña que podría ser vino de palma. Justo ahí me he puesto a revisar alguna fotografía que he sacado y el mismo tipo del vino de palmame ha amenazado diciéndome que no se me ocurriese sacar una foto, foto que no hice esta vez, por cierto.

En la calle de vez en cuando te encontrabas con sambos, manera liberiana de decir sign-board o cartel. En uno, un guaperitas que debía ser famoso decía que él confiaba en el banco LBDI, en otro una mujer saltaba de alegría dentro de un anuncio de Maggiy en otro, en el anuncio más reluciente de todos se anuncia la futura extracción de petróleo como símbolo de progreso y bienestar para Liberia. Vale. Mientras, el tráfico, los coches pasando sin parar. De vez en cuando coches de la ONU u otro tipo de vehículos transportando algún blanco que me miraba incómodamente.

Es duro caminar por aquí, sólo se escucha el ruido del motor de los coches o de las motos, los cláxones, voceríos, iiioooo, o alguien diciendo “socha socha”, para decir salchichas, sausages.

Da la impresión de que a un lado de la isla se mueve más la industria, mientras que el otro se reserva para los liberianos que se buscan la vida. Es difícil ver algo, concentrarse, porque están pasando tantas cosas, se están desarrollando tantos micro mundos que uno se pierde. Veo sí, veo una foto preciosa a cada minuto, como un niño que juega con una especie de destornillador o esos rostros que se quedan como fijos, pensativos, respirando de hipnosis. Pero no puedo sacar esas fotos. Son demasiado ofensivas, demasiado claras. Puedo intuir los problemas que acarrearía apretar el botoncito de la Canon G 12 por aquí…

Es duro caminar por Bushrod Island, de vez en cuando te ataca un aire polvoriento, o te asfixia un humo traicionero. A pesar de todo, por fin hago una buena foto, un hombre adentrándose en el humo como visitando el final del fin. A veces tengo que respirar con la boca para evitar esnifarme ese humo, ese olor a gasolina dudosa, ese aire viciado y envenenado.
- 

Original en :Las Palmeras Mienten



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios