En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...

Blog Académico

Noticias
“Liberad al Padre Maccalli”: llamamiento de los líderes musulmanes de Níger
...leer más...

Las mujeres continúan haciendo que Botsuana se sienta orgullosa
...leer más...

Sudáfrica adopta medidas urgentes para impulsar su economía
...leer más...

El presidente de la Asociación de Economía de Zambia pide nacionalizar las minas
...leer más...

Un informe de EE. UU. considera que Sudán es socio en la lucha contra el terrorismo, pero lo mantiene en la lista negra
...leer más...

Trump quiere que España construya un muro en el Sahara
...leer más...

Amnistía Internacional etiqueta a Egipto como una prisión al aire libre para críticos
...leer más...

Las próximas elecciones presidenciales y el uso de las redes sociales de Camerún
...leer más...

Trágico accidente de barco en Tanzania se cobra la vida de más de 200 personas
...leer más...

La Justicia de Kenia levanta la prohibición de la película Rafiki durante 7 días para permitirle ser nominada al Oscar.
...leer más...

El nuevo impuesto en Benín sobre el uso de las redes sociales boicoteado por los usuarios de Internet
...leer más...

Austria anuncia diálogo de la UE con África del Norte para solucionar la crisis migratoria
...leer más...

El hijo del primer presidente de Guinea acusado junto a su esposa en Estados Unidos de "conspiración, esclavitud" y "mentiras al FBI"
...leer más...

Las 10 personas más ricas de Burkina Faso en 2018
...leer más...

La gobernadora de Kharas, en Namibia, pide la preservación de la cultura local
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Arcos y flechas contra los Kalashnikovs de Boko Haram, por Chema Caballero
...leer más...
A las semis de la Confederation Cup, por Pancho Jaúregui
...leer más...
El volcán de Camerún (parte 2), por Gaetan Kabasha
...leer más...
Nuevo comercio de esclavos en África, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Día 15 de septiembre, Día Internacional de la Democracia
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

-

Publiquen lo que pagan (PLQP)

Publica Lo Que Pagas (PWYP en sus siglas inglesas) es una red mundial de organizaciones de la sociedad civil, unidas en su defensa de un sector extractivo abierto y responsable, para que los ingresos procedentes del petróleo, el gas y la minería mejoren la vida de las mujeres, los hombres y los jóvenes en los países ricos en recursos.

Nuestra red mundial está compuesta por más de 800 organizaciones socias de todo el mundo, como organizaciones de derechos humanos, desarrollo, medioambientales y organizaciones religiosas.

Las organizaciones pueden ser socias a título individual. Sin embargo, en varios países (más de 40), los socios de la red han unido sus fuerzas para crear coaliciones nacionales. Los socios también colaboran a nivel regional, como es el caso por ejemplo en Europa y África.

Todos nuestros socios y nuestras coaliciones tienen que suscribir los principios y las normas de Publica Lo Que Pagas.

Nos guiamos por la creencia de que la coordinación eficaz de las acciones, capacidades e intereses colectivos de diversas coaliciones de organizaciones de la sociedad civil es la manera más efectiva de influir en los principales interesados y de impulsar el cambio político y práctico en las industrias extractivas y el sector gubernamental.

http://www.publishwhatyoupay.org/es

@PWYPtweets

https://www.facebook.com/PublishWhatYouPay

Ver más artículos del autor

Legislen, no negocien. ¿Son los recursos naturales la riqueza del capital de Zambia?
06/10/2015 -

Igual que en muchos otros países, los impuestos en Zambia son la mayor de las fuentes de ingresos domésticos, lo que hace que lo relativo a la tributación sea algo de vital importancia para el gobierno y el desarrollo de nuestro país. Esto es algo que nunca se destacará lo suficiente, teniendo en cuenta que las políticas sobre los impuestos es lo que lleva a los mandatarios a la toma de posesión del poder, y es al mismo tiempo lo que hace que su popularidad caiga en picado cuando fracasan en el cumplimiento de sus iniciales promesas.

La minería en Zambia es una actividad que se lleva desarrollando más de cien años, y las regalías deberían constituir una de las mayores fuentes de ingresos domésticos; se esperaba que contribuyese en un 12,7 % al total del presupuesto del año 2015. La realidad es, sin embargo, muy distinta. Zambia es uno de los países africanos más pobres, alrededor del 63 % de la población se sitúa en el umbral de la pobreza, y 7 de cada 10 zambianos están por debajo (menos de dos dólares diarios). Una legislación adecuada y un mejor sistema de tributación sobre los recursos mineros deberían haber constituido una fuente de ingresos estable, como pasa en Botsuana, donde el progreso económico llegó gracias a la confianza en su producción de recursos naturales. En su lugar, la resistencia de las compañías mineras a pagar el 20 % de regalías por las minas a cielo abierto y el 9 % por las minas subterráneas ha obligado al gobierno zambiano a dejarlo en el 9 % para ambas y a establecer el impuesto de ingresos corporativos en el 30 % de la recaudación, lo que ha dejado al gobierno con déficit presupuestario.

Los minerales no son renovables y no pueden reponerse tras su extracción. Una vez que en Zambia el cobre, cobalto, carbón, manganeso, oro, uranio y esmeraldas se hayan agotado, refinado y exportado, la riqueza del capital del país terminará por descender. Por este motivo, resulta de vital importancia que se recupere el auténtico valor de los recursos extraídos y que los ingresos que procedan de la minería se inviertan en un sector sostenible a la par que productivo, pues de lo contrario la extracción de recursos empobrecería aún más al país. Si no se lleva a cabo con precaución, la extracción minera traerá consigo dos formas de agotamiento de la riqueza del capital: agotamiento de los depósitos de reservas minerales, y también de los activos ambientales de la superficie. Todo esto, unido al hecho de que la minería causa inevitablemente problemas medioambientales y de salud pública, nos hace preguntarnos: ¿compensan los beneficios de la extracción minera lo disparatado de sus costes?

Las compañías mineras suelen pagar impuestos en relación con los costes de operación de sus actividades, y no con el valor final del mineral en sí. Determinar cuál debería ser el coste operacional es complicado y suele estar contaminado por los propios informes y datos de la empresa. En un país como Zambia, dominado por empresas multinacionales, tributar resulta un problema aún mayor por los diferentes métodos que emplean las compañías para pagar menos impuestos. En lugar de pagar impuestos por sus ingresos globales, muchas empresas lo hacen según las actividades que tengan en distintas jurisdicciones fiscales.

Para ellos, es mucho más sencillo constatar pérdidas y altos costes de producción, mientras la empresa conserva su rentabilidad, porque sus operaciones de comercio consisten en el intercambio de gran cantidad de bienes y servicios entre distintas unidades de operación dentro de organismos internacionales. Si venden bienes y servicios de una unidad de operaciones dentro de una jurisdicción fiscal en la que los impuestos son bajos a una que esté en una jurisdicción con mayores cargos fiscales a un precio de coste relativamente alto, las empresas pueden reducir la cantidad total de impuestos que tiene que pagar, y esto se añade a la ya de por sí difícil tarea de las administraciones fiscales.

Otro modo de las minas para evitar el pago de tantos impuestos es declarar un valor de la producción por debajo del valor real de mercado. Puede hacerse en el volumen real de producción o en el calibre del mineral, o pueden no declarar otros minerales que puedan formar parte del mineral original. Por ejemplo, minerales como el oro o la plata surgen a veces dentro del cobre de Zambia. Comprobar la calidad y contenido de toda la producción, no sólo en las minas, sino también en las fundiciones, supone grandes problemas para los gobiernos. Sin el establecimiento de los procesos adecuados ni el personal cualificado necesario para llevarlos a cabo, declarar una producción menor o de menor calidad puede costarle al gobierno considerables ingresos fiscales.

Para enfrentarse a esta situación, el gobierno zambiano creó un proyecto de control de la cadena de valor de los minerales en 2014. Lo lleva a cabo la autoridad de ingresos de Zambia y su objetivo es proporcionar datos e información precisos y de fiar sobre el sector minero para así contribuir a la creación de políticas eficaces y mejorar la administración fiscal y la supervisión del sector minero. Si se demuestra que esto es efectivo, supondrá un hito para la transparencia en la industria extractiva, no sólo en Zambia, sino también en el resto del continente. Al mismo tiempo, y como complemento, se está llevando a cabo un proyecto de apoyo al control de la producción mineral respaldado por la Unión Europea, bajo la supervisión del ministerio de minas, energía y desarrollo del agua, para que el control de las actividades mineras sea efectivo en Zambia y para compartir esta información con otras agencia gubernamentales relevantes con el objetivo de facilitar la movilización de los niveles adecuados de ingresos domésticos.

Pese a todo, resulta también preocupante la falta de un método claro de las autoridades fiscales para controlar los bienes y servicios con los que comercian diferentes unidades de operación dentro de multinacionales. Esto sigue suponiendo un desafío para determinar el verdadero coste operacional de las actividades mineras. Las provisiones de precios de transferencias zambianas las dicta el acta de ingresos fiscales de Zambia. Sin embargo, no existe una reglamentación detallada sobre los precios de transferencias en Zambia, ni tampoco una definición clara de lo que supondría una sanción, un vacío del que algunas empresas han sacado provecho. Por ejemplo, hay compañías registradas en Suiza que extraen cobre en Zambia, cobre que luego se vuelve a vender a Suiza a través de una filial por un precio inferior al precio de mercado. La compañía helvética vende luego el cobre a precios globales como si se hubiese originado en Suiza, y el total de la diferencia de precio son beneficios, mientras que en Zambia crecen las pérdidas. Es irónico que Suiza se haya convertido en un «gran exportador de cobre» pese a que el mineral en realidad se origina en Zambia.

Zambia sólo obtendrá beneficios de sus actividades mineras cuando se definan los verdaderos costes de producción y el «cargo fiscal justo», cosa que sólo puede pasar si se establecen medidas eficientes y se declaran datos precisos. Ahora es el momento de maximizar beneficios y la llamada de emergencia de nuestra coalición en Zambia de Publiquen lo que Pagan es: «legislen, no negocien».

Publish What You Pay - Mtwalo Msoni

[Traducción, Andrea López]

[Fundación Sur]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios