En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Bakwa magazine: desde Camerún al mundo, por Literafricas
...leer más...
Fallece Max Liniger-Goumaz, reconocido como máximo investigador mundial de Guinea Ecuatorial
...leer más...
South african Quijote (I), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
La ayuda al desarrollo no frena las migraciones, por Bartolomé Burgos
...leer más...
África narrada por españoles que han vivido allí décadas, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Entrevistas >

Las niñas pueden alcanzar mucho más de lo que imaginan: Entrevista con Lonah Mumelo, del Servicio de Comisión Parlamentaria de Kenia
17/09/2015 -

Lonah Mumelo es miembro de la comisión parlamentaria, se relaciona con los más altos cargos de Kenia, es posible que infunda más respeto que los mismos parlamentarios y su nivel de vida es comparable al de los Ministros. Ella insiste en que su historia no es un cuento de hadas: «estaba convencida de que había limitaciones contra las que quería luchar. Alcanzar tus sueños sólo es posible si trabajas duro».

La última vez que Lonah Mumelo sintió que algo le detenía en su camino fue hace cuatro décadas. Siendo una joven en un continente de exclusión rural, su destino era casarse en cuanto su cuerpo de niña floreciera en mujer. Ella lo sabía y había sido testigo de ello, a las niñas se les retiraba la inocencia en el lecho matrimonial de un hombre que no era de su elección. Hombre que, a cambio, recompensa a los padres con generosas cabezas de ganado. «Mi madre era analfabeta y mi padre, jefe de una aldea, tampoco había estudiado demasiado. Pude intuir que, aunque yo iba a la escuela, nunca creyeron que una niña sería capaz de acabar sus estudios», afirma Lonah. «Sin embargo, trabajé duro», asegura. Quería demostrarles que se equivocaban: en 1973 se presentó al examen Proficiency de Cambridge y obtuvo el mejor resultado, incluso superó a sus hermanos. Su padre, impresionado, decidió inscribirla en exámenes de más nivel.

Comenzó en el Instituto Lugulu de niñas, «me sentí como en el cielo. Por fin estaba en un ambiente tranquilo y agradable donde podía bucear en los libros y preocuparme menos por todo lo demás». Sus padres no lo sabían entonces, pero habían abierto la puerta al potencial de su hija, que aprobó todos los exámenes y obtuvo ayudas gubernamentales para estudiar en la Universidad de Nairobi. El resto es historia.

Su éxito no surgió de la nada, tuvo que mantenerse siempre concentrada. De entre sus compañeros, pocos eran los que lograban evitar los impulsos naturales de un adolescente. «No tenía tiempo para los chicos. Se acercaban y yo fingía no haberles oído, o ni siquiera haberles visto. Para mí lo más importante era terminar mis estudios». La primera vez que se enamoró, justo antes de empezar en la universidad, hizo un pacto con su futuro marido para lograr la libertad de acabar sus estudios sin que nada se lo impidiese. Él, Wakinina Mumelo, con quien se casó hace ahora 35 años, admira los impresionantes logros de su mujer «No le gustan las cosas regaladas. Lucha contracorriente cuando siente que es lo correcto. Tenía un sueño y dejé que lo siguiera hasta la cima».

Lonah no recuerda ningún momento de su brillante carrera en el que necesitara ayuda para lograr un empleo o ascender, «confiaba y creía en mí misma, no tengo que caer tan bajo sólo para poder ascender después». En agosto de 2013, cuando respondió a un anuncio en el periódico en el que se buscaban miembros para el Comité de Servicios Públicos, era directora del Centro de Formación de Profesores de Mombasa. Cinco meses después, en enero de 2014, su vida había seguido adelante sin cambios, pues pensaba que su solicitud se había desestimado. «Recibí una llamada para una entrevista», dice. No mucho después, unos compañeros le llamaron para ver en televisión a los miembros del Parlamento hablar sobre su solicitud. «Estaba muy sorprendida. Nunca me había entrevistado con ningún miembro del Parlamento, y ninguno de ellos había hablado en televisión sobre mí. Millie Odhiambo alabó mi currículum, me sentí halagada», recuerda.

Lo mejor estaba aún por llegar. Cuando lo hizo, Lonah sonrió durante todo el camino hacia su nueva oficina en el Gobierno Regional… y luego hacia el banco. «Sé por mi propia experiencia que ninguna mujer debe pasar por ningún medio no ortodoxo para avanzar o conseguir un trabajo», dice.

Con todo lo que ha logrado, Lonah, madre de cuatro niños y una niña, no puede tener en mayor estima el «inmenso significado con el que me ha obsequiado la maternidad: es el más preciado de mis papeles en la vida. La felicidad que me han aportado mis hijos en inmensurable. No se puede describir la satisfacción de haber hecho de un bebé un adulto con valores morales». La familia Mumelo da gracias por el tiempo que pasan juntos. El matrimonio asegura que el poder del amor verdadero hace que la chispa siga existiendo más de tres décadas después. Cuando Lonah está en casa, y no se lo impide el trabajo en la oficina, cumple con sus tareas como esposa. «Él», dice señalando a su marido, «es el cabeza de familia». «Mi trabajo como miembro de la comisión termina al pasar por la puerta», asegura con una tímida sonrisa. A cambio, Wakinina no deja de mostrarle su afecto: «nunca he cenado solo, excepto cuando mi mujer está de viaje. Espero siempre a que vuelva de trabajar».

El cariñoso marido hace todo lo posible para que su mujer avance en su carrera. Pese a los escoltas que al principio le parecía algo excesivo, Wakinina y sus hijos aprendieron rápido a adaptarse. «A mí también me costó un tiempo acostumbrarme a estar rodeada de guardaespaldas en todo momento», admite Lonah, «somos gente sencilla y no lograba entender bien por qué necesitaba protección. Con el tiempo, nos hemos acostumbrado».

Recolectó descalza los cultivos, pero en su empeño ha recorrido el mundo y visitado ciudades de todo el globo, incluso ha entrado en la Casa Blanca. «Dos veces», asegura sonriente. Lonah tiene claro que las niñas puede emerger de la oscuridad de la vida para alcanzar mucho más de lo que imaginaban. Ella es la prueba.

Gardy Chacha

Woman’s World

[Traducción, Andrea López]

[Fundación Sur]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios